Recomendación: SNACK ATTACK

Los snacks son casi tan importantes como las comidas para los niños pequeños. Ayuda a tus hijos a entender la responsabilidad de elegir bien dejándolos que te ayuden a comprar, preparar. Haz snacks nutritivos y accesibles para que encontrarlos y comerlos sea muy fácil y delicioso.

En sólo minutos, puedes preparar snacks nutritivos que tu hijo amará! Si le ofreces una amplia variedad de opciones los ayudarás a recibir las vitaminas y minerales que necesitan. Recuerda NO USAR productos bajos en grasa, light, refinados, escoge productos integrales y naturales.

Te damos algunas opciones rápidas, fáciles y saludables:

FRUTA FRESCA: No hay nada mejor, llena de color, dulce, jugosa, llena de vitaminas, minerales y fibra. Rebanada, en gajos, en bowl. Los niños aman comer con las manos, es buen momento de aprovechar.

FRUTA DESHIDRATADA O HECHA PURE: Ofréceles un puñito de chabacanos, duraznos, ciruelas pasa o puré de manzana (casera para que no contenga azúcar añadida.

 DIPS: Dale a tus hijos la opción de mezclar, combinar y embarrar su comida favorita (frijoles, aguacate, yoghurt, moras, etc), te sorprenderán con las combinaciones que se les ocurrirán, déjalo explorar al mismo tiempo que se da cuenta de lo maravillosa que es la comida, sin darse cuenta del beneficios que esta recibiendo.

 QUESO COTTAGE: Sírveselos en un platito con fruta fresca o con chícharos y zanahorias picaditas como confetti.

 HUEVO:  Porque es muy bueno y no sólo para el desayuno. Puedes tener huevos duras ya preparados y pedirles a tus hijos que te ayuden a pelarlos o hacer figuras.

 MINI PIZZAS: corta un pan árabe o utiliza un english muffin junto con algo de salsa de jitomate, verduras picaditas y queso rallado. Pónselos a tus hijos como actividad de media tarde

 PARFAIT DE YOGHURT: haz capas de yoghurt natural endulzado con miel de abeja y unas gotitas de vainilla, seguido por fruta echa puré y finalmente granola.

 VEGETALES: Déjale una muy buena costumbre al darle siempre la opción de verduras frescas, palitos de zanahoria o apio, arbolitos de brócoli, que además van muy bien con los dips que se hagan. Chips de papa, camote, betabel. Kale deshidratada es una forma deliciosa y crujiente.

 NUECES: Aún y cuando siguen teniendo una mala reputación, es necesario decir que aun cuando tienen mucha grasa es del tipo buena para el corazón y arterias como el aceite de oliva, excepto las macadamias que son altas en grasas saturadas. Además están cargadas de proteínas  y vitaminas esenciales. Son ideales para un snack portátil y mas si añades algo de pasitas (sin azucares añadidas)

 SEMILLAS DE GIRASOL: alto en fibra y proteína, son ideales para un niño en crecimiento.

 BARRAS DE FRUTA CONGELADA: son tan fáciles como juntar jugo de fruta natural y pedacitos de fruta picada y luego congelarlos o poner uvas en el congelador y pueden resultarles maravillosamente refrescantes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PASITAS: cargadas de antioxidantes y carbohidratos (fuente inmediata de energía) las pasitas también están llenas de fibra y hierro. Puedes hacer cajitas o bolsitas individuales para tenerlas a la mano. Lee la etiqueta para asegurarte de comprar las que estén deshidratadas únicamente y no adicionadas con azúcar.

 

LICUADOS DE FRUTAS: pon un plátano, un poco de leche  unas cuantas moras un puñito de espinacas tiernas, una cucharadita de yoghurt y tienes un snack super saludable y balanceado, lleno de sabor, proteína y calcio.

 

GRANITA DE SANDIA: licua con una taza o dos de hielos, ajusta el sabor con tu endulzante preferido.

 

BOLITAS DE ENERGÍA: combina quinoa inflada con crema de la nuez de tu preferencia y forma bolitas.

 

 

Recuerda buscar siempre los mejores ingredientes para tener, como resultado final, unos bocaditos de salud.

 

No te pierdas nuestra próxima clase de LUNCH SALUDABLE.