Tendencia: Yoga, más que un ejercicio para el cuerpo.

yoga-stretch

Fuente: WEIL / Andrew Weil, M. D.

El Yoga hace mucho más por el cuerpo que sólo estirar los músculos, pero para la mayoría de los principiantes experimentar la sensación de estiramiento es el objetivo principal de la yoga. En la India, esta antigua ciencia es un sistema filosófico-religioso para la unidad de la conciencia. El aspecto físico de la misma, conocido como hatha yoga, incluye una serie de asanas o posturas. Estos son lo que la mayoría de nosotros pensamos cuando oímos la palabra yoga, y estos son los que la mayoría de los instructores de yoga en Occidente enseñan. En el contexto más amplio, las asanas tienen como objetivo facilitar la concentración y la meditación para calmar al cuerpo y al sistema nervioso. No están destinadas únicamente al fin de perfeccionar las posturas, ya que es posible llegar a ser muy competente, sin hacer ningún progreso en el trabajo más importante de aprender a calmar la mente.

Puedes aprender de los libros de yoga, pero es más fácil aprender de un maestro. Las clases están ampliamente disponibles a través de clubes de salud, centros comunitarios y universidades. La puedes practicar por tu cuenta una vez que aprendas los conceptos básicos, y no necesitas hacerla en una cantidad de tiempo especifica.

Mirándola sólo como una forma muy estructurada de ejercicios de estiramiento no aeróbicos, el yoga te ofrece una serie de ventajas. Es un excelente tonificador muscular que equilibra todas las partes del cuerpo. Aumenta la flexibilidad y es una buena práctica para cualquier persona con dolor de espalda crónico. Además de promover la salud muscular, el yoga tiene efectos beneficiosos definitivos sobre el sistema nervioso. Te lleva a una profunda relajación y es un potente reductor de la tensión y se usa como una técnica de relajación. Puedes aprender a hacer yoga a cualquier edad. Los niños que acuden a clases pueden ser fácilmente tan hábiles como los adultos. Para las personas mayores es un gran acondicionador no aeróbico. Cualquiera tipo de yoga es un complemento maravilloso para las rutinas aeróbicas que he descrito anteriormente.

He visto algunos casos de problemas en las articulaciones debido a la excesiva práctica del yoga. Ciertas posturas pueden estresar al cuello, rodillas, espalda baja, sobre todo si se hacen demasiado fuerte o se mantienen por mucho tiempo, especialmente cuando no se tiene mucha flexibilidad o se está trabajando lentamente a través de la práctica gradual. Un hombre que regresó de una estancia con un maestro de yoga en la India compartió que su maestro lo forzaba a hacer asanas difíciles, apoyándose sobre él con todo su peso para aumentar la tensión mientras hacía las posturas. Estas técnicas le causaron una gran cantidad de dolor en el momento y después de que salió de la India. Con el yoga, al igual que con cualquier forma de ejercicio, hay que escuchar a tu cuerpo. Si notas que una postura te está dando dolor persistente, deja de hacerla.

Recientemente han aparecido algunas formas inusuales de yoga en Occidente que son mucho más dinámicas y vigorosas que el hatha yoga. Kundalini y ashtanga yoga resaltan los movimientos vigorosos, así como posturas difíciles. Son más estimulantes que relajantes, y que, en mi opinión, no son para principiantes. Iyengar yoga, utiliza apoyos para ayudar en el mantenimiento de posturas, es muy popular, como es el yoga Bikram, que se hace en habitaciones con calefacción para hacer a los músculos más elásticos.

El yoga ha penetrado definitivamente en nuestra sociedad. Está en todas partes, lo hacen personas de todas las edades y procedencias. Estoy encantado por este desarrollo. El yoga es una de las mejores formas de ejercicio no aeróbico que puede mejorar el tono muscular, la flexibilidad y el equilibrio. Y si la gente va a por ello o no, también les ayuda a estar más tranquilos y equilibrados emocionalmente y espiritualmente.