Tendencias: ¿Debemos tomar líquidos durante las comidas?

CFL_TENDENCIAS_tomar_liquidos

Fuente: DIETSAGE

Para obtener un resultado saludable y confortable, la digestión depende de muchos factores. Comer en exceso o comer demasiada grasa en una comida pueden afectar negativamente la digestión ¿Alguna vez te haz preguntado en cómo podría afectar a tu digestión lo que bebes o cuánto beber durante una comida?

Si alguna vez haz investigado acerca de si beber o no beber líquidos con las comidas, entonces podrías estar confundida acerca de cómo hacerlo!

Muchas personas creen que el consumo de líquidos con las comidas perturbarán el proceso de digestión y provocar molestias tales como indigestión, acidez en el estómago, irritabilidad, distensión abdominal, letargo, dolores de cabeza, y antojos.

Algunos líquidos son vitales para los procesos digestivos. La boca crea la saliva, contiene enzimas digestivas, y ellas ayudan a descomponer los alimentos. El estómago contiene jugos gástricos que ayudan en la digestión y son importantes para matar las bacterias que podríamos consumir en los alimentos. Estos jugos son importantes cuando funcionan correctamente, ya que ayudan a descomponer los alimentos y a permitir que el estómago pueda aplastar la comida y empujarla hacia el intestino delgado.

Los nutrientes de los alimentos que comemos se envían a través del torrente sanguíneo hasta el hígado. El hígado envía los nutrientes a diferentes áreas del cuerpo, decide qué guardar para más adelante y lo que debe usar de forma inmediata. El hígado requiere una cantidad suficiente de agua para funcionar y hacer su trabajo correctamente.

Por lo tanto, es beneficioso beber líquidos mientras se come? La respuesta a esa pregunta depende de ti y cómo te hace sentir.

Sin embargo, hay algunas cosas que deben evitarse.

No bebas agua fría con tus comidas.

Una idea que ganó popularidad hace algunos unos años era que al beber agua fría se aceleraba tu metabolismo, lo que en teoría era beber agua fría durante todo el día y bajar de peso! Qué pensamiento tan emocionante! Sin embargo, esto no es del todo cierto! Beber agua fría acelera un poco tu metabolismo, porque al estar bebiendo agua fría durante una comida, entonces estarás utilizando la energía para calentar el agua que se debe utilizar para la digestión.

Cuando comemos, hay que enfocar toda la energía en descomponer los alimentos para que el cuerpo pueda absorber fácilmente los nutrientes y eliminar los residuos. La digestión pobre en realidad podría causar aumento de peso, ya que las toxinas se acumulan en los órganos digestivos y así inhibir la capacidad para descomponer la grasa.

No bebas líquidos con las comidas.

Beber líquidos durante la comida diluye enzimas naturales que ayudan en la digestión, esto hace que sea más difícil descomponer los alimentos. Si masticas de forma apropiada, estarás creando saliva y a la vez serás capaz de comer cómodamente sin la necesidad de líquidos adicionales. Permite que tu saliva natural te ayude a tragar los alimentos.

El otro lado de la moneda

Beber agua ayuda a tu estómago a licuar los alimentos, a la digestión y a la absorción de nutrientes. También puedes prevenir el estreñimiento y la distensión abdominal, manteniendo tus heces blandas y a tu tracto digestivo lubricado. El agua con las comidas se ha utilizado como una herramienta para la pérdida de peso, ayudando a sentirse llenos más rápido.

Si no se bebe agua con las comidas, cuando se debería de beber?

Hay que beber agua u otros líquidos de 20 a 30 minutos antes de comer y esperar al menos 30 minutos después.

Está claro que el agua antes y después de comer es beneficiosa para el proceso digestivo. Tomar agua unos 30 minutos antes de comer te ayudará a mantener tu cuerpo hidratado, lo que se traduce en una digestión óptima. El agua 30 minutos después de una comida también puede ayudar en la hidratación del cuerpo durante la última parte del proceso digestivo.

Ten en cuenta que si estás deshidratada, beber líquidos durante una comida sería más útil que no beber mientras se come. En la deshidratación, el cuerpo va a luchar con el fin de digerir los alimentos y enviarlos a donde más se necesitan.

¿Qué pasa con mi café?

El café tiene algunos efectos secundarios beneficiosos en el sistema digestivo, alivia el estreñimiento y reduce al mínimo la absorción de azúcar. Sin embargo, el café puede empeorar los dolores de estómago, aumentar la pérdida de fluidos y mover demasiado rápido los alimentos a través del tracto digestivo.

La cafeína hace que tu ritmo cardíaco se acelere, lo que aumenta la circulación en la sangre. Esto incluye más sangre que fluye a los riñones. Como resultado, tendrás un aumento en la producción de orina. Si eres bebedora de café, asegúrate de beber mucha agua durante todo el día para compensar el aumento de la pérdida de líquidos, o puedes deshidratarse.

¿Qué pasa si me gusta mucho beber algo con mis comidas?

Si no puedes renunciar a beber algo con las comidas, trata que sea agua a temperatura ambiente con limón o un poco de té de hierbas caliente – la temperatura estará más cerca de calor normal de tu cuerpo. Estas opciones facilitarán la digestión en lugar de interrumpirla.

Está bien beber agua junto con una comida, pero trata que no sea demasiada. Una taza de 8 onzas o menos.

Beber o no beber

Beber agua en exceso durante las comidas puede interferir con los niveles de bilis y el ácido del estómago, retrasando el proceso de la digestión y la disminución de la capacidad del cuerpo para producir suficientes enzimas digestivas. La digestión pobre puede dar lugar a una acumulación de residuos tóxicos, no importa lo que estés comiendo.

Las bebidas alcohólicas y bebidas ácidas como los refrescos, pueden secar la saliva que la boca produce, lo que hace que sea más difícil de digerir adecuadamente los alimentos. El consumo de agua u otras bebidas mientras están frías también hacen lento el proceso digestivo y pueden crear calambres en algunas personas. Al disminuir o eliminar el agua durante las comidas, puedes experimentar una mejor digestión.

A continuación, algunos consejos básicos que podrán ayudarte a saber cómo manejar los líquidos con las comidas:

  • Mantente hidratada durante todo el día.
  • Si prefieres beber algo mientras comes, evita que sea demasiado.
  • Evita el alcohol y las bebidas ácidas durante las comidas.
  • Si sientes que necesitas una bebida durante las comidas, bebe agua tibia y hazlo con moderación. Una pequeña cantidad no va a interferir con la digestión. Trata de beber té de jengibre o añadir un chorrito de vinagre de sidra de manzana o limón con agua tibia. Estas adiciones son beneficiosas para la digestión.
  • Trata de beber líquidos 30 minutos antes y 30 minutos después de la comida y ve cómo te sientes. Si te funciona, continua haciéndolo, si no, hay que ajustarse.