Tendencia: Mensajeros Químicos, ¿cómo las hormonas nos ayudan a dormir?

preview-full-CFL_Como_las_hormonas_ayudan

Fuente: ELSEVIER SciTech Connect

Mensajeros Químicos: cómo las hormonas nos ayudan a dormir

Cuando se trata de encontrar motivos por los cuales no conseguimos tener una buena noche de sueño normalmente no pensamos en las hormonas de nuestro cuerpo. Pero el sueño permite que muchas de nuestras hormonas puedan reponer una energía óptima, inmunidad, el apetito y la capacidad para poder hacer frente a las altas y bajas del día.

Las actividades que realizamos durante el día – tener una pelea con un compañero de trabajo, utilizar nuestros iPhones en la noche, correr en una carrera, viajar al extranjero – también afectan nuestros niveles hormonales y, a su vez, nuestra calidad de sueño.

Tanto para hombres y mujeres, los cambios en los niveles de hormonas sexuales pueden afectar la forma en que dormimos. Estas diferencias también cambian con la edad.

La comprensión de las conexiones entre las hormonas y el sueño te ayudarán a mejorar tu sueño y bienestar.

¿Cuáles son las hormonas?

Las hormonas de nuestro cuerpo son como mensajeros químicos en el torrente sanguíneo que causan un cambio en una célula u órgano en particular y los tejidos circundantes. La hormona adrenalina, por ejemplo, es producida por las glándulas suprarrenales (en la parte superior de los riñones) y ayuda a preparar la respuesta del cuerpo a la “lucha o huida” durante momentos de estrés.

Las hormonas controlan muchos de los procesos del cuerpo, incluyendo el crecimiento, desarrollo, reproducción, la respuesta al estrés, el metabolismo y el balance energético.

Las hormonas están vinculadas con el sueño de muchas maneras.

Afectan al sueño a través de nuestros niveles de estrés, algunas hormonas, como la adrenalina, nos hacen sentir más alertas y preparados para la acción. Esto entonces hace que sea difícil para nosotros para ir a dormir. Para evitar este efecto lo mejor es hacer actividades relajantes antes de acostarse, en vez de las tareas de trabajo estresantes o el ejercicio intenso.

Durante períodos de tensión de larga duración, la hormona adrenocorticotrópica dentro de la glándula pituitaria (que se adjunta a la base del cerebro) provoca la liberación de cortisona y cortisol de las glándulas suprarrenales.

Hormonas, stress y sueño

Cómo las hormonas afectan el sueño a través de nuestros niveles de stress.

Las glándulas suprarrenales, están localizadas justo en la parte superior de los riñones, producen hormonas (adrenalina, cortisona y cortisol) que están relacionadas al stress.

Durante períodos de tensión de larga duración, la hormona adrenocorticotrópica (ACTH), que se encuentra dentro de la glándula pituitaria provoca la liberación de cortisona y cortisol.

Los niveles de la hormona adrenocorticotrópica tienden ser más altos en personas con insomnio que en personas que duermen bien. Esto sugiere que la activación excesiva y los factores de estrés en curso contribuyen al insomnio.

Los atletas élite pueden tener dificultades para conciliar el sueño, ya que tienden a tener niveles altos de cortisol durante todo el día, incluso por la noche.

Las hormonas liberadas durante el sueño impulsan nuestro sistema inmunológico y nos hacen sentir hambre.

El sueño es un momento en el que varias de las hormonas del cuerpo se liberan en el torrente sanguíneo. Estas incluyen a la hormona del crecimiento, que es esencial para el crecimiento y reparación de tejidos, incluidos los de los adultos.

El sueño ayuda a equilibrar el apetito mediante el mantenimiento de niveles óptimos de las hormonas grelina y leptina. Por lo tanto, cuando dormimos menos de lo normal, es posible que sintamos el deseo de comer más.

El sueño también controla los niveles de insulina y cortisol para que podamos despertar con hambre, nos impulsa a desayunar, y estar preparados para afrontar el estrés durante el día.

Si dormimos menos de lo normal, nuestros niveles de prolactina pueden salirse de equilibrio y terminar con un sistema inmunológico debilitado, dificultad para concentrarse y antojos de carbohidratos durante todo el día.

Las hormonas ayudan a que no tengamos que levantarnos por la noche para ir al baño.

Los cambios en los niveles hormonales durante el sueño, incluyendo los niveles más altos de aldosterona y la hormona antidiurética, nos impiden tener que ir al baño. En los niños, mientras que el sistema hormonal está aún en desarrollo, la enuresis puede ser influenciada en parte por los niveles bajos de la hormona antidiurética.

Hormonas liberadas en el cerebro durante el sueño

 Hormona del crecimiento:

– Esencial para el crecimiento y para la reparación de tejidos.

– Se produce en la glándula pituitaria (cerebro)

– Se libera durante el sueño

Hormona Antidiurética (ADH):

Evita la producción de orina diluida

– Se produce en la glándula pituitaria (cerebro)

– Aumenta los niveles de ADH durante el sueño

Melatonina:

  • Le envía avisos al cuerpo que es tiempo para dormir.
  • Se produce en la glándula pineal (cerebro)
  • Se libera en la oscuridad (entre más oscura esté la habitación mejor)

Oxitocina:

  • Interviene en el parto, la lactancia y el comportamiento social.
  • Se produce en el hipotálamo (base del cerebro)
  • Los niveles pico son después de 5 horas de sueño
  • Los niveles pueden influir el contenido de los sueños

Prolactina:

  • Interviene en más de 300 funciones incluyendo la lactancia, metabolismo y regulación del sistema inmune.
  • Se produce en la glándula pituitaria.
  • Los niveles son más altos durante las horas de sueño que durante el día.

Las hormonas nos hacen sentir sueño durante la noche.

Los niveles hormonales también influyen en cuándo sentimos sueño y cuándo despertamos – son nuestro reloj biológico en el ciclo de sueño-vigilia. La hormona melatonina se libera con la oscuridad y le dice a nuestro cuerpo que es hora de dormir. Esta es la razón por la cual afecta la calidad de nuestro sueño el estar rodeados de demasiada luz brillante antes de acostarnos, ya que se puede detener la secreción de melatonina. Es también por eso que puede ser difícil dormir y tener una buena calidad de sueño para la gente que trabaja por las noches y duerme durante el día.

Mientras que la melatonina artificial está disponible, si tomas la dosis equivocada y en el momento equivocado durante el día se pueden empeorar las cosas, por eso es mejor usarla con la orientación de un médico.

Las hormonas nos dan la llamada a despertar por las mañanas.

Los niveles de la hormona cortisol son bajos antes de acostarnos y se incrementan durante la noche, con un pico justo antes de despertar. Este actúa como una señal de activación para el apetito y la energía.

Cuando viajamos largas distancias, el ciclo de sueño-vigilia de nuestro cuerpo necesita un tiempo para adaptarse. Por lo tanto, el aumento de los niveles de cortisol y hambre pueden ocurrir en momentos inapropiados durante el día.

Hormonas liberadas en el cuerpo que están relacionadas con el sueño.

Grelina:

  • Estimula el hambre
  • Producida principalmente por células que recubren el estómago
  • El sueño regula los niveles de grelina, quien le avisa al cerebro cuando hay que comer
  • La falta de sueño puede hacer que pensemos que tenemos hambre

Insulina:

  • Controla los niveles de glucosa en la sangre y cómo el cuerpo usa las grasas y carbohidratos de los alimentos
  • Se produce en el páncreas
  • Los niveles de insulina son controlados durante el sueño, por esa razón despertamos hambrientos, y listos para desayunar.
  • El sueño nos permite controlar los niveles de insulina, por lo tanto, al dormir bien el cuerpo puede usar la insulina de manera apropiada.

 Cortisol:

  • Está a cargo del metabolismo, a la respuesta al stress e inmunidad
  • Se produce en las glándulas suprarrenales
  • Los niveles pico son justo antes de despertar, haciéndonos sentir hambrientos y en alerta.

 Aldosterona:

  • Ayuda a regular los niveles de sodio y potasio en el cuerpo
  • Se produce en la corteza suprarrenal (La sección externa de las glándulas suprarrenales)
  • Los niveles son altos durante el sueño, lo que nos evita tener que ir al baño mientras dormimos

Leptina:

  • Regula el peso corporal inhibiendo el apetito
  • Se produce en el tejido adiposo (células de grasa)
  • Durante el sueño, los niveles de grelina en el cuerpo son regulados y por lo tanto no sentimos hambre.

 

En las mujeres, los cambios en las hormonas sexuales afectan el sueño

La relación entre las hormonas y el ciclo sueño-vigilia en las mujeres está influenciada además por el ciclo menstrual. Justo antes de la menstruación, cambios hormonales, incluyendo la repentina caída en los niveles de progesterona, afectan el control de la temperatura del cuerpo, que a su vez puede reducir la cantidad de sueño “REM”. Esta es la etapa del sueño cuando la mayoría de nuestros sueños ocurren.

Para las mujeres con síntomas premenstruales, justo antes de su período menstrual, los niveles de melatonina son severamente reducidos y antes de acostarse pueden sentir falta de sueño, incluyendo despertares nocturnos o somnolencia durante el día.

Los cambios en los niveles hormonales también contribuyen a las dificultades para dormir durante el embarazo. El aumento de los niveles de progesterona pueden causar somnolencia durante el día, especialmente en el primer trimestre. Los altos niveles de estrógeno y progesterona durante el embarazo también pueden causar inflamación nasal y conducir a los ronquidos.

Durante la menopausia, los niveles bajos de estrógeno pueden contribuir a las dificultades para dormir. Los cambios en los niveles hormonales significan que la temperatura del cuerpo es menos estable y puede haber aumentos en los niveles de adrenalina, los cuales pueden afectar el sueño.

La pérdida de estrógeno hace que la grasa corporal se mueva más a la zona del estómago, lo que aumenta las posibilidades de que las mujeres tengan ronquidos y la apnea del sueño.

En los hombres, los niveles de testosterona afectan el sueño

Para los hombres, los niveles de testosterona son más altos durante el sueño y se requieren, por lo menos, tres horas de sueño para llegar a este pico. Los bajos niveles de testosterona en los hombres, que pueden ocurrir con la privación del sueño, el envejecimiento y los problemas físicos, se han asociado con una reducción en la eficiencia del sueño y los cambios en las etapas de sueño en los hombres.

La testosterona puede ser tomada como una droga, si se abusa de la misma, esto puede conducir a otros problemas del sueño.

Las hormonas influyen en nuestros sueños

Por último, mientras dormimos, nuestras hormonas, incluyendo los niveles de oxitocina y cortisol, pueden influir en el contenido de nuestros sueños.

Podemos tomar acción para promover una buena calidad de sueño tales como la reducción del estrés, rutinas de relajación por las noches antes de acostarnos, ir a la cama y levantarse en horas regulares, o la búsqueda de ayuda profesional en dificultades para dormir, podemos facilitar las actividades de reabastecimiento de nuestras hormonas que nos ayudarán a estar bien durante la mayor parte de nuestro día y a optimizar nuestro bienestar.