La tendencia masiva en fitness que en realidad no está siendo tan saludable como parece.

 Fuente:     GREATIST

CFL_La-tendencia-masiva-en-fitness

El mundo puede ser un lugar muy loco, y todos sabemos eso. Y a eso debemos añadirle el temor que se ha fabricado hasta la saciedad por los medios de comunicación en relación al cuerpo. Es cierto también que a veces la locura se vuelve real, y tenemos que estar preparadas para adaptarnos al instante. ¿Por qué? Porque…

La vida es una batalla!

 Pero (si tienes grasita en tu cuerpo que te gustaría eliminar) el hecho de que la vida sea una batalla no significa que tienes que destruirte a ti misma cada vez que vayas al gimnasio. Cualquier atleta serio sabe que el descanso, la recuperación y la periodización (inteligentemente modificar la intensidad basado en objetivos, el rendimiento y la capacidad) son absolutamente cruciales para un rendimiento óptimo.

Existe una tendencia masiva en la industria del fitness donde se glorifica al ejercicio como una guerra total en el cuerpo. Yo lo llamo la militarización de los campamentos de entrenamiento, entrenamientos de inspiración marina, que son rutinas ridículamente intensas de construcción del cuerpo, y la glorificación general al dolor. Incluso las técnicas de recuperación y regeneración son priorizádas por lo dolorosas que son. (¿Alguna vez haz tenido un nudo en el flexor de la cadera?

Esta tendencia es un síntoma de una enfermedad mucho más grande. Vivimos en una cultura obsesionada con la agresión, y que ha encontrado su camino en cada faceta de nuestras vidas, incluso en nuestros entrenamientos.

El agotamiento no es un símbolo de buena salud.

Bueno, en realidad el agotamiento es un símbolo de buen estatus en nuestra cultura. Y ese es el problema: estamos trabajando y entrenándonos para la muerte. Desde muy jóvenes, nos bombardean con el mensaje de que para tener éxito, hay que trabajar horas extras, sacrificar nuestra salud, los amigos, incluso la felicidad y la cordura para lograr lo que queremos.

El agotamiento crónico no es la clave del éxito. Es una carrera hacia la enfermedad y la disfunción. Y en la mayoría de los casos, provoca un sufrimiento que es 100 por ciento prevenible. Algunas personas, como el Dr. Meyer Friedman, el médico que identificó por primera vez el rasgo de la personalidad tipo -A, y llama a esta enfermedad occidental “la enfermedad de la prisa.”

Nunca decimos cosas como “apuesto a que con toda esta cantidad de ejercicio puedo experimentar insuficiencia renal!” Pero así es como muchos de nosotros se comporta. Incluso en la industria del fitness, hay un montón de personas que se ven fuertes en el exterior y débiles en el interior. ¿Y sabes cómo les llamamos a estas personas? Líderes. Debido a que les pagan buenas cantidades dinero para hacer creer esto, formando una actitud superficial.

Nuestra patología cultural puede resumirse muy fácilmente: exceso de yang, porque el yin no es suficiente; demasiado por hacer, porque ser no es suficiente; demasiado trabajo, porque el juego no es suficiente; demasiada masculinidad, porque la feminidad no es suficiente.

¿Cómo funciona la militarización y cómo nos afecta en el entrenamiento?

En todas las formas posibles. Afecta a nuestra salud, felicidad, el poder sostener el programa, y la capacidad para alcanzar nuestros objetivos.

¿Crees que las siguientes frases sean ciertas?

  • Sin dolor no hay ganancia.
  • Tienes que sufrir para ponerte en forma.
  • Más es siempre más.
  • Entrenar no es divertido, pero es una obligación.
  • Si no siento que casi vomito, me estoy consistiendo demasiado.
  • No eres tan buena sino lo demuestras en tu último entrenamiento.
  • Me siento como un perdedora cuando no hago bien una sesión de ejercicios.

Si a todo respondes que sí, entonces estás en la creencia que el “ejercicio es una guerra” Y eso está bien, si lo que quieres es hacerla en tu cuerpo. Muchos de nosotros pasamos por esa etapa. Yo pasé una década haciendo esto, teniendo como resultado un montón de lesiones que demuestran las historias de guerra. Con esto, no estoy menospreciando, simplemente estoy diciendo que esta no es la única manera de entrenar, y que no es sostenible. Pero puedes beneficiarte con mi experiencia y errores.

Así que ¿Cuál es la otra opción?

Bueno, hay muchas opciones. Pero uno de ellas es decidir aprender qué es lo que necesita el cuerpo, lo que se necesita para nutrir, fortalecer y sanar es un proceso de toda la vida, la aventura, la exploración y el placer, no son una obligación, ni una operación militar.

Hay a quienes les encanta el baile y la danza en su camino nuevo de aprender a amar su cuerpo. Otros obtienen una satisfacción profunda con la práctica de artes marciales y el Kung fu. Luego están los yoguis, que utilizan el movimiento como una forma de manifestar la grandeza de su cuerpo.

Ninguna de estas perspectivas están bien o mal, pero todas son dignas de ser exploradas si realmente quieres una práctica de movimiento sustentable, integral y equilibrada. Es por eso que estás aquí, leyendo este post y no uno de esos sitios, con creencias de robot superficiales.

Hay que usar sabiamente la intensidad y aprender a manejar el malestar.

Hay una gran diferencia entre usar sabiamente la intensidad y usarla de forma compulsiva. Para alcanzar tus objetivos de fitness, tendrás que enfrentarte a tus límites y aprender a manejar el malestar. Así que no uses este post como una excusa para tomarlo con calma todo el tiempo. De hecho, eso es una trampa de estos entrenamientos de alto impacto.

Hay que encontrar el término medio. Estar bien con molestias, y aprender a interpretar el lenguaje, sensaciones, y señales de nuestro cuerpo, para que sepas en qué días se puede empujar y entrenar y los días en que necesitas dar marcha atrás y recuperarte. Esto es algo que no se puede externalizar, lo mejor que podemos hacer es escuchar cómo se siente el cuerpo, esto es más fácil que entrenar duro, así alcanzamos nuestros objetivos, y evitamos lesiones y enfermedades.

Me pregunto…

¿Estás dispuesta a destruir tu cuerpo para sentir que estás super buena a los 30 años? O estás dispuesta a echar una mirada más profunda, y adoptar la filosofía de “menos es más”, dejar a un lado la creencia “sin dolor no hay ganancia”, y permitir que tu salud, fuerza, y objetivos evolucionen de manera natural para tener nuevas aventuras y experiencias a tus años 90?

Todas las metas de salud requieren la motivación continua. Es una aventura, no un destino, y disfrutarás de la aventura más si eres auténtica contigo misma en vez de seguir a la manada.

Este post fue escrito por Jonathan, que entre muchas cosas es: adicto recuperado, guerrero pacífico, entrenador de celebridades, atletas de élite, escritor de éxito, humilde maestro, estudiante de amor. Por encima de todo, él es un amante del ejercicio alquimista ™, alguien que es un apasionado de la potencia del ejercicio holístico que ayuda a transformarte en la mejor versión de tí mismo, y para transformar el mundo entero.