Tendencia, ¿Es bueno para la salud hacer dietas de desintoxicación?

CFL_Dieta_detox 

Fuente:     Precision Nutrition

Hoy en día existen infinidad de programas para hacer dietas de desintoxicación, con costosas botellitas de diferentes colores que tienen un aspecto saludable, sin embargo, las dietas de desintoxicación son buenas para tu salud? A continuación te compartimos lo que dice la ciencia – y cómo uno de nuestros expertos en nutrición fue a dar a la sala de emergencias al estar llevando una dieta de desintoxicación a base de jugos.

No hace mucho tiempo, las únicas personas que hacían dietas de desintoxicación eran las estrellas de Hollywood y editores con tendencia obsesiva hacia las revistas y estilo de vida de la moda.

En estos días, todo el mundo conoce a alguien que acaba de terminar con una dieta de desintoxicación a base de jugos.

Ya sea que ya lo hayas hecho, ó estés considerando la idea de hacerlo, o seas un entrenador (y estés preguntándote qué decir a tus clientes cuando piden tu opinión), la gran pregunta es:

¿Las dietas de desintoxicación son buenas para la salud?

La respuesta concreta sería … tal vez, ó muy poco. (Y probablemente no por las razones que tu crees). Aún más importante: Cuando se estaba haciendo la investigación y redacción de este artículo, probamos un programa de desintoxicación de tres días a base de jugos.

El resultado fueron dos visitas al servicio de urgencias, y con certeza puedo decirte: Cualquier pequeño beneficio que se pueda obtener con una dieta de desintoxicación podría ser opacado por el riesgo.

¿Y qué es una dieta de desintoxicación?

Al igual que otras palabras de moda relacionadas con la salud se describe como “moderación” y “limpieza”, ” dieta de desintoxicación” pero no tiene una definición universal.

Esto pasa porque ” la desintoxicación nutricional” no tiene una base científica.

Hemos visto a lo largo de la historia que, al encontrarse una base científica ausente, por lo general se crea en la gente confusión, superstición y mitos (además de charlatanes listos y dispuestos a tomar tu dinero).

Las dietas de desintoxicación no son la excepción: A pesar de la falta de apoyo científico en cualquier proceso de “limpieza”, han surgido en diferentes formas, y la mayoría prescriben:

  • Ciertos alimentos,
  • Jugos especiales,
  • “Tés de desintoxicación”, y / o
  • colónicos.

Y algunos simplemente promueven el ayuno.

Por supuesto, nos imaginamos que el propósito de estas intervenciones son purgar a las posibles toxinas (suciedad, de los productos químicos tóxicos) de nuestro cuerpo. Es de suponerse que esto hará que se despierte el interés en mejorar la salud.

Pero, ¿qué es una toxina?

Por definición, las toxinas son moléculas pequeñas, péptidos, o proteínas capaces de causar enfermedad en contacto con (o absorción por los tejidos del cuerpo).

Las toxinas varían en gran medida por la gravedad, que van desde leves (como una picadura de abeja) o mortales (como la toxina botulínica).

Obviamente es una buena práctica evitar al mismo tiempo a las abejas y a las bacterias mortales, pero muchas personas en el ámbito de la salud y el fitness solo tienen que ver con las prácticas de estilo de vida que “supuestamente” no ponen en peligro tu salud.

En el mundo natural, no es tan simple distinguir lo “tóxico” de lo “no tóxico”.

Todo es más tóxico en algún nivel. Y eso no lo podemos evitar.

Y no hay necesidad de obsesionarnos con las toxinas. Porque entonces no comeríamos nada (todo contiene un cierto nivel de sustancias químicas tóxicas) o también perderías toxinas que son beneficiosas para ti.

Espera! Estoy leyendo bien? Así es: en cantidades relativamente pequeñas, muchas toxinas se pueden procesar fácilmente – de hecho, muchos de ellas son realmente buenos para nosotros.

Algunos ejemplos:

Vitamina A: El consumo excesivo de este nutriente puede causar dolores de cabeza, somnolencia y anorexia, entre otros problemas. Por supuesto, en cantidades relativamente bajas es esencial para la salud, y sobre todo para la visión.

Vitamina B: Al obtener demasiada de esta vitamina, tu función neurológica y el hígado se verán afectados. En cantidades normales, la vitamina B ayuda a convertir los alimentos en energía.

Los fitoquímicos: Se encuentran de forma natural en las plantas, altas dosis de estos compuestos pueden ser tóxicas para el hígado, riñón e intestino. Las dosis normales de fitoquímicos, por supuesto, son célebres por sus propiedades anti-cáncer y otras propiedades de protección para la salud.

Las lectinas: Estas proteínas, que se encuentran en los granos y legumbres, se pueden unir a las membranas celulares y dañar el tejido intestinal si se consumen en grandes cantidades. Pero en cantidades más pequeñas (que se alcanzan por la cocción de los alimentos), las lectinas apoyan las funciones celulares básicas, ayudan a controlar la inflamación, e incluso pueden disminuir el riesgo de ciertas enfermedades.

Los glucosinolatos: Se encuentran en los vegetales crucíferos como el brócoli, las coles de Bruselas y la col china, el alto consumo de estos productos químicos que contienen azufre han demostrado que contribuyen a el hipotiroidismo. Pero en cantidades razonables, los glucosinolatos pueden proteger contra el cáncer de diversas maneras.

Azúcar: El exceso de azúcar es tóxico, según lo medido por los niveles de azúcar y triglicéridos. En pequeñas cantidades, el azúcar es nuestra principal fuente de energía (además de ser un ingrediente que nos permite disfrutar las deliciosas galletas).

Alcohol: Beber en exceso puede aumentar el riesgo de muchos problemas de salud. Pero en general se puede disfrutar de una copa de vino al día sin tener que preocuparse acerca de la toxicidad.

Afortunadamente, el cuerpo tiene la capacidad de “limpiarse” por sí mismo.

Si no podemos evitar las toxinas todo el tiempo, entonces de verdad tiene sentido hacer algún tipo de desintoxicación?

Realmente no. Y esto es porque nuestros cuerpos ya contienen excelentes sistemas de desintoxicación. Nuestros principales órganos de desintoxicación incluyen:

  • Tracto digestivo
  • Riñones,
  • Piel
  • Hígado,
  • Sistema linfático
  • Sistema respiratorio.

Estos sistemas descomponen las sustancias químicas (tóxicas o no tóxicas) en diversas formas de eliminación: A través de la taza del baño, el sudor o la respiración.

Y al parecer, el cuerpo hace un trabajo extraordinario cuando se encuentra en un ambiente equilibrado (es decir sano).

Entonces, ¿por qué la gente quiere hacer desintoxicación?

Si el cuerpo hace un excelente trabajo de auto-limpieza, ¿por qué esta necesidad de hacer una dieta de desintoxicación?

Bueno, a algunas personas les preocupa que su estilo de vida no sea tan sana y equilibrada como debería de ser.

También es cierto que, en general, las personas:

  • Consumen en exceso medicamentos
  • No duermen lo suficiente
  • Ponen productos químicos en su piel
  • No practican suficiente actividad física
  • Consumen en exceso alcohol
  • Fuman
  • Respiran el smog e ingieren otros contaminantes ambientales, como los metales pesados,
  • Comen alimentos pobres en nutrientes que el cuerpo podría no reconocer como “alimento”.
  • Consumen en exceso suplementos.

Y es cierto que estos factores podrían conducir a:

  • Niveles más altos de toxinas en el cuerpo.
  • Capacidad debilitada para modificar químicamente y excretar las toxinas.
  • Mayor riesgo a las enfermedades.

La teoría que sustenta a las dietas de desintoxicación es que, dando al cuerpo un descanso, se pueden expiar los pecados de un mal estilo de vida y purgar todas las sustancias químicas dañinas. Es un reinicio a la salud y un nuevo comienzo.

Pero esta lógica para limpiar la culpa arraigada ignora algo muy importante: La mejor manera de “desintoxicar” al cuerpo es estar conscientes que en él ya vienen incluidos sus sistemas de desintoxicación natural y que hay que cuidarlos y darles mantenimiento todo el tiempo – y no pasar por alto esta verdad, que es lo que hacemos cuando se está en una dieta de desintoxicación.

Un ejemplo: La mayoría de las dietas de desintoxicación son bajas en proteínas, aminoácidos, fibra y probióticos. De acuerdo con el Dr. Alan Logan:

“El ayuno y baja en proteínas en estas dietas son contraproducentes porque nuestro principal órgano de desintoxicación es el hígado, requiere de aminoácidos de la proteína (por ejemplo, glicina, cisteína, glutamina) a fin de apoyar a las vías de desintoxicación. Dado que el asalto de los productos químicos artificiales en los alimentos, el agua y el medio ambiente nunca descansa, necesitamos la desintoxicación diaria, no algún tipo de limpieza de primavera con remedios una vez al año “.

Él sostiene: “Ya que muchas de nuestras toxinas se encuentran en el tracto gastrointestinal, una buena ingesta diaria de fibra puede ayudar a unirlos para la eliminación. Los probióticos, bacterias vivas beneficiosas tales como la que se encuentra en el yogur, también pueden – día a día – ayudar a transformar compuestos tóxicos en el intestino y prevenir su absorción “.

Ahora, es importante reconocer que la salud no es la principal motivación para todo el que hace una dieta de desintoxicación. Algunos tienen objetivos mucho más simples: Para bajar de peso, usar tallas más pequeñas, e irradiar buena salud.

(Tal vez viste a alguna celebridad haciendo alarde de una dieta de desintoxicación, y lucía sana y en forma. Y tal vez pienses que si lo copia la dieta de limpieza, te verás sana y en forma también.)

Pero te puedo decir lo siguiente con toda confianza:

Las dietas de desintoxicación para perder grasa corporal no funcionan.

Por un momento, vamos a suponer que una dieta de desintoxicación te ayudará a deshacerte de las impurezas. (No lo hará, pero vamos a suponer que de todos modos lo hará).

¿Eliminar las impurezas facilitará la pérdida de grasa? NO.

La razón por la cual la gente pierde una notable cantidad de peso de manera – rápida – en la mayoría de los regímenes de desintoxicación es porque se “vacían”.

Durante la “limpieza” rápidamente se pierde el agua, las reservas de carbohidratos, y el contenido del intestino. Pero todo vuelve unas pocas horas después de que termine la desintoxicación. Debido a que el cuerpo no puede quedarse vacío para siempre.

Curiosamente, estas personas pierden muy poca grasa – a menos que su limpieza incluya el ayuno durante períodos muy prolongados (que, si no se hace con cuidado, puede ser peligroso).

Al final, mientras creas que una desintoxicación estará ayudando a tu cuerpo a eliminar toxinas, esta creencia es una triste ilusión. Porque no estarás perdiendo nada que no regrese en cuestión de horas después del final de la dieta. Y además estarás poniendo en riesgo tu salud para mantener esa ilusión.

Si la pérdida de peso es tu objetivo, existen maneras más inteligentes (reales y permanentes) para hacerlo. Que a la vez son saludables y sostenibles.