14 Maneras Para Acelerar Tu Metabolismo Más Rápido Que Decir ‘Quiero Perder Peso’

 

1. Bebe Antes de Comer
Beber dos vasos de agua antes de cada comida puede ayudar a quien está a dieta a perder en promedio 7 kilos (2.5 kilos más que las personas que no lo hacen) en el transcurso de 3 meses, según un estudio presentado en la conferencia anual de la Sociedad Química Americana. Tomar pequeños descansos para hidratarte durante el día puede también acelerar tu metabolismo, dijo JJ Virgin, una nutrióloga de las celebridades y autora de The Virgin Diet Cookbook, y la investigación muestra que estar apropiadamente hidratado te mantiene con energía. Trata de consumir al menos la mitad de tu peso corporal en agua, sugiere Virgin; una persona que pesa 68 kg debería de beber 2 litros de agua al día.

2. No Dejes de Moverte
Si tus compañeros de trabajo te dicen que estás moviendo mucho la pierna, podrías explicarles que sólo estas haciendo una actividad de termogénesis sin hacer ejercicio (NEAT, por sus siglas en inglés) –el término apropiado para esta agitación. Investigaciones muestran que NEAT puede ayudarte a quemar unas 350 calorías extra al día. “Pequeños momentos de actividad, como correr por las escaleras, caminar mientras hablas por teléfono, o moverte mientras estás sentado, todo cuenta,” dijo Tom Holland, un fisiólogo deportivo y autor de Beat the Gym. “Se acumula rápidamente, así que toma ventaja de cualquier oportunidad para moverte durante el día.”

3. Agrega Proteína de Suero (Whey Protein) a tu Licuado
Cuando lo estás mezclando con fruta, hielo o con otras mezclas para licuado, toma un segundo extra para agregar un ingrediente que acelere tu metabolismo –la proteína de suero. “La proteína de suero incrementa tu quema de calorías y la utilización de grasas, ayuda a tu cuerpo a mantener el músculo y estimula en el cerebro la sensación de estar satisfecho,” dijo Paul Arciero, profesor de Ciencias Deportivas y de la Salud, del departamento de Skidmore College quien ha estudiado el efecto termogénico, es decir, que hace que tu cuerpo produzca más calor y, a cambio, queme más calorías –pero la proteína de suero podría ser la proteína más efectiva además de la contenida en la carne. Un estudio publicado en el Diario Americano de Nutrición Clínica releva que la oxidación de grasa y el efecto termogénico son mayores con la proteína de suero que con la soya o caseína.

4. Prepara Una Taza De Café
La habilidad de la cafeína para acelerar el sistema nervioso central la hace un poderoso acelerador del metabolismo. “Además, los granos del café proveen antioxidantes y tienen un real valor para la salud,” dijo Amy Goodson, RD, nutriólogo de Texas Health Ben Hogan Sports Medicine. “Siempre y cuando tu taza de café no esté cargada de azúcar y crema, el café puede ser una excelente manera de darte energía y antioxidantes.” Se ha demostrado que el café mejora los niveles de energía durante el ejercicio, especialmente en el ejercicio de resistencia, y ayuda a las personas a trabajar duro por más tiempo, lo que provoca una mayor quema de calorías. Beber café después de hacer ejercicio también puede ser benéfico. Consumir cafeína después de hacer ejercicio incrementa el glucógeno muscular en un 66% en los atletas de resistencia, permitiéndoles reponer con más rapidez sus reservas de energía utilizadas durante el ejercicio, de acuerdo con un estudio publicado en Journal of Applied Physiology.

5. Cambia a Té Verde
Si bebes unas tres tazas de café por día, como el Americano promedio, considera cambiar una de estas tazas por té verde. Además de darte la aceleración de metabolismo que buscas, el té verde es una rica fuente de antioxidantes llamados catequinas. Y, un estudio publicado en Journal of Clinical Nutrition, beber té verde combinado con un total de tres horas de ejercicio moderado a la semana redujo la grasa abdominal en los participantes en un promedio de 3 meses. “El té verde sin azúcar mostró incrementar la quema de calorías aproximadamente en 100 calorías al día,” dijo Michelle Dudash, RD, autora de Clean Eating for Busy Families. Para mejores resultados, Dudash recomienda preparar té verde fresco cada día –hacerlo toma sólo unos pocos minutos. “El té verde embotellado tiende a tener una menor concentración de compuestos benéficos,” dijo, sin mencionar que muchos de ellos están cargados de azúcar añadida o de endulzantes artificiales.

6. Come Yogurt Entre Comidas
Los probiótios, la bacteria saludable que se encuentra en el yogurt, los pepinillos y en otros alimentos fermentados como la col agria, pueden ayudarte a perder peso –si eres mujer, según un nuevo estudio publicado en British Journal of Nutrition. En este estudio, hombres y mujeres con sobrepeso siguieron una dieta de 12 semanas para perder peso; la mitad de los voluntarios también tomaron una pastilla de probióticos por día. Las mujeres en el grupo de probióticos perdieron más peso que el grupo placebo y continuaron perdiendo peso durante las 12 semanas de mantenimiento posterior a la dieta (los probióticos no tuvieron ninguna diferencia en el grupo de los hombres).

Consumir probióticos en forma de alimentos tiene otros beneficios para tu cintura: “El yogurt, como cualquier lácteo con grasa entera, también tiene un ácido graso llamado ácido linoleico conjugado (CLA, por sus siglas en inglés), y los estudios muestran que puede mejorar la quema de grasa,” dijo Virgin. Evita la variedad de yogurt con fruta en la base, porque está cargado de azúcar.

7. Toma Un Descanso Para Reír
Minimiza las pantallas de Word y Excel en tu computadora. Toma un descanso rápido para mirar videos graciosos en YouTube o para hacer un test que te haga reír no sólo se siente bien –también te ayuda a quemar calorías. Un estudio publicado en el Diario Internacional de la Obesidad mostró que durante una carcajada genuina se gasta más de un 10 a 20% de energía y además aumenta el ritmo cardiaco. Esto se traduce en un incremento de 10 a 40 calorías quemadas dentro de 10 a 15 minutos de risa.

8. Agrega Picante A Tu Comida
Si quieres agregar sabor a tu comida, no le pongas sal (probablemente estés consumiendo mucha sal de cualquier forma). En su lugar, toma la botella de picante. Los chiles contienen el químico capsaicina, dijo Dudash. “La capsaicina en los chiles tiene un efecto termogénico,” dijo, causando que el cuerpo queme unas 90 calorías adicionales inmediatamente después de comer. Un estudio muestra que la capsaicina activa la grasa café, que incrementa la quema de calorías. “Sin embargo, la dosis tiene que ser alta,” dijo Dudash. “Aproximadamente media cucharadita de chile en polvo por comida, ¡realmente te tiene que gustar el picante!”

9. Come Una Mini Comida
Son las 3pm y tu estómago gruñe. (Todos hemos pasado por esto). Si esperas hasta la cena para comer algo, tal vez te estés muriendo de hambre y terminarás comiendo de más. Comer una comida pequeña a medio día prevendrá esto –y también mantendrá tu metabolismo acelerado, dijo Goodson. “Piensa en tu metabolismo como si fuera una fogata. Para poder mantenerla encendida debes comenzar con una buena cantidad de leña, luego agregarás pequeños pedazos de leña cada cierto tiempo para mantener el fuego encendido.” Comer pequeñas comidas equivale a encender tu metabolismo cada que comes. La clave es incluir proteína magra y carbohidratos complejos cada vez, y no consumir alimentos procesados o comida chatarra. Unas opciones que requieren poco esfuerzo: queso cottage y fruta, mantequilla de cacahuate y manzana, o yogurt natural sin azúcar con moras.

10. Agrega Mariscos a Tu Ensalada
Comer ensalada en la comida o en la cena te llena de fibras que deshincharán tu vientre y también de nutrientes, agrega un ingrediente más que realmente acelerará tu metabolismo: el salmón. Ya sabes los efectos que aceleran a tu metabolismo de la proteína, pero con el salmón en particular también tendrás una dosis extra de ácidos grasos omega-3. En un estudio publicado en Journal of the International Society of Sports Nutrition, consumir suplementos dietéticos con aceites de pescado por seis semanas incrementa el músculo magro y disminuye la grasa. Otros estudios han mostrado efectos similares. Los científicos especulan que esta reacción puede deberse a la habilidad del aceite de pescado para reducir los niveles de enzimas almacenadoras de grasa en el cuerpo.

11. Levántate Para Contestar El Teléfono
Piensa: ¿Realmente necesitas estar sentado mientras escuchas una conferencia telefónica o una llamada en espera? Este fácil truco aumenta el doble las calorías que quemará tu cuerpo, de acuerdo con el Colegio Americano de Medicina Deportiva. Una persona con 68 kilos, por ejemplo, quemará unas 72 calorías en una hora de estar sentada, y unas 129 calorías en una hora de estar de pie. Caminar por la oficina incrementa lentamente la quema de unas 143 calorías en una hora. “Necesitas más fibras musculares y debes usar tus músculos para tener la postura y estabilizarte, lo que quema más calorías,” dijo Holland. Hazte el hábito de levantarte y caminar cada vez que tu teléfono suene, levántate de tu silla por lo menos una vez cada hora.

12. Elige Productos Orgánicos
En el supermercado, date una vuelta por el pasillo de los orgánicos. Los pesticidas que se encuentran en la producción normal de alimentos, llamados “obesógenos”, son los culpables de disminuir el metabolismo y predisponer a algunas personas a ganar peso. “Una de las causas escondidas de la ganancia de peso es la pérdida de resistencia a su toxicidad,” dijo Virgin. “Elige productos orgánicos siempre que sea posible y elige los cortes de carne más limpios y de la más alta calidad,” dijo Virgin.

13. Toma Un Bocado A La Vez
Aunque no tiene una influencia directa en tu metabolismo, engullir los alimentos hará que comas más, según un estudio publicado por la Asociación Americana de Nutrición. Otro estudio encontró que incluso entre mujeres que no hacían dieta, reducir el estrés y practicar meditación mindfulness puede prevenir la ganancia de peso. “Toma aproximadamente 20 minutos para que la hormona llamada ‘Colecistoquinina’ (CCK) le diga a tu cerebro que deje de comer,” dijo Virgin. “Cuando engulles una hamburguesa y papas fritas, no das suficiente tiempo a la CCK para llevar el mensaje a tu cerebro, y terminas comiendo demasiado.” Además, dice Virgin, comer muy rápido también incrementa tus niveles de insulina de almacenamiento de grasa. “Tan importante es comer la dieta adecuada como disminuir la velocidad con la que comes y comer tus alimentos poniendo atención.”

14. Apaga Tu Teléfono
La exposición al tipo de luz azul emitida por los teléfonos, computadoras y tabletas, inmediatamente antes y después de comer incrementó el apetito e impactó al metabolismo de la glucosa en las personas que participaron en un estudio pequeño realizado por la Universidad Northwestern. Los autores del estudio no están muy seguros del porqué de este vínculo, y dicen que se necesitan más investigadores sobre el tema –pero aunque no esté claro el vínculo entre la luz azul y el apetito, otras investigaciones muestran que limitar las distracciones a la hora de comer ayuda a controlar la porción que comes.

 



 
Por: Linda Melone  / HuffPost: Healthy Living

Link: http://www.huffingtonpost.com/2014/07/30/boost-metabolism-fast-right-now_n_5613974.html?ncid=fcbklnkushpmg00000030