12 razones por las cuales las grasas saturadas son buenas para ti

grasas-buenas

Durante más de medio siglo, la grasas saturadas han sido consideradas como un nutriente mortal que obstruye las arterias y provoca enfermedades del corazón. Sin embargo, si tenemos en cuenta el hecho de que hemos estado comiendo grasas saturadas durante millones de años, simplemente no tiene sentido el creer que podrían ser poco saludables.

La ciencia moderna a menudo hace a un lado la importancia de la naturaleza y este es uno de los ejemplos más prominentes. Muchas fuentes confiables de información están revelando que hemos sido engañados y las grasas saturadas no causan enfermedades del corazón. De hecho, los aceites vegetales “para tener un corazón sano” que nos han dicho que se usan en lugar de las grasas saturadas suponen un riesgo mucho más significativo.

 

¿Qué son las grasas saturadas?

Todos los ácidos grasos son moléculas que constan de carbono, hidrógeno, y oxígeno. Los átomos de carbono tienen la capacidad de formar, o triples enlaces individuales, o dobles con otros átomos de carbono, y esta es sobre todo la característica que distingue a un ácido graso como saturado o insaturado. Los enlaces dobles y triples son mucho más reactivos e inestables que los individuales que pueden tener implicaciones significativas para las moléculas de ácidos grasos que los contienen.

Los ácidos grasos insaturados se caracterizan por tener uno o más enlaces dobles mientras que los ácidos grasos saturados sólo tienen enlaces simples. Esta es la razón por la cual las grasas saturadas son mucho más estables que las grasas no saturadas. Debido a esta diferencia en la unión, las moléculas de ácidos grasos insaturados tienden a tener una forma doble mientras que las moléculas de ácidos grasos saturados son rectos. Por esta razón, las grasas que son más saturadas tienden a ser más densas y son, por lo regular, sólidas a temperatura ambiente.

Basados en el número de átomos de carbono en un ácido graso saturado, se considera a este a ser de cadena ya sea corta, media o larga. Como tal, hay una variedad de diferentes ácidos grasos saturados y cada uno tiene un nivel variable de importancia en la función del cuerpo humano.

A pesar de la mala fama que las grasas saturadas se han ganado inmerecidamente, son compatibles con muchas de las funciones críticas del cuerpo.

Las siguientes son 12 razones por las que las grasas saturadas son una parte esencial de una dieta saludable.

 

  1. Protección Física

Debido a que la grasas saturadas son densas y son capaces de permanecer sólidas a la temperatura del cuerpo, son utilizadas como almohadillas para las superficies óseas de las palmas, las plantas de los pies  y los huesos que se ocupan para sentarse y como amortiguador en órganos vitales como el corazón, los riñones y los intestinos.

 

  1. Una buena fuente de energía

La grasa contiene más del doble de calorías por gramo que los carbohidratos y las proteínas por lo que es una fuente eficiente de energía. Cuando se consume, la grasa se puede utilizar inmediatamente para obtener energía o se puede almacenar para su uso posterior. La grasa saturada acumula cerca de la mitad de nuestra grasa corporal y puede ser producida por el cuerpo debido al exceso de consumo de carbohidratos. Esta capacidad de producir y almacenar grasa corporal es lo que permitió a nuestros antepasados ​​prehistóricos sobrevivir a los inviernos largos y evitar la muerte.

El corazón, el hígado y los músculos en reposo consumen la mayor parte de la energía utilizada por el cuerpo y prefieren la grasa como fuente de combustible. De hecho, las grasas saturadas, el ácido esteárico y el ácido palmítico son la fuente preferida de energía para el corazón, que es una gran contradicción a la idea de que las grasas saturadas causan enfermedades del corazón.

A diferencia de la mayoría de otras grasas, los ácidos grasos de cadena corta y media como el ácido caproico, ácido caprílico, ácido cáprico y ácido láurico se absorben fácilmente a través de los intestinos sin la necesidad de estar desglosada por los ácidos biliares. Son transportados directamente al hígado, y como tales, son una fuente de energía excelente y rápida. El aceite de coco y el aceite de semilla de palma son fuentes abundantes de ácidos grasos de cadena media, particularmente el ácido láurico.

 

  1. Seguros para cocinar

Las altas temperaturas de cocción pueden dañar fácilmente las grasas y los aceites y hacer que sean un problema para la salud. Este es especialmente el caso con las grasas no saturadas debido a sus enlaces compartidos. Las grasas poliinsaturadas son los más inestables, y cuando se exponen a las altas temperaturas de cocción, fácilmente se oxidan y forman radicales libres que son altamente perjudiciales para las células. De hecho, el daño de los radicales libres de las grasas poliinsaturadas ahora se cree que son un importante contribuyente a la aterosclerosis y la enfermedad cardíaca. Como tal, los aceites vegetales poliinsaturados que han sido empujados como alternativas “saludables para el corazón”, tales como el aceite de soja, aceite de maíz, aceite de cártamo y aceite de canola, son cualquier cosa menos, seguros, sobre todo para cocinar. Estos aceites también se usan comúnmente en restaurantes y en la fabricación de alimentos procesados.

Las grasas que contienen un mayor porcentaje de ácidos grasos saturados, tales como la mantequilla, el aceite de coco y el aceite de palma, son excelentes para cocinar porque son muy estables y son también altamente nutritivos.

  1. Salud del cerebro y la función del sistema nervioso

Más de la mitad del cerebro humano se compone de grasa y colesterol, y entre un tercio ó más de la mitad de la grasa en el cerebro está saturada. Tanto la grasa saturada y el colesterol representan una porción significativa de la vaina de mielina que rodea las fibras nerviosas y preserva la función apropiada del cerebro y el sistema nervioso. Si esta capa protectora se ve dañada, puede conducir a una serie de trastornos neurológicos.

 

  1. Una fuente de vitaminas de grasas solubles

Las grasas animales saturadas son una excelente fuente de vitaminas liposolubles como la A, D, y K2, que son esenciales para la buena salud y son deficientes en la mayoría de las dietas. Estas vitaminas son importantes para el sistema inmune, la expresión de genes, la producción de hueso, y muchas otras funciones importantes del cuerpo.

 

  1. Función Celular Saludable

Según Bruce Lipton, biólogo celular y autor de La biología de la creencia, la membrana celular regula la expresión génica basada en su entorno y tiene una influencia significativa en nuestra salud y bienestar. Las grasas saturadas constituyen más de la mitad de la membrana celular, y como tal, contribuye en gran medida a esta influencia. La grasa saturada no sólo aumenta la resistencia de las membranas celulares, sino que también proporciona células con protección física.

 

  1. Huesos Fuertes

De acuerdo a la investigación realizada por la Universidad de Purdue, las grasas saturadas son esenciales para el desarrollo apropiado de los huesos y la incorporación del calcio. Las  vitaminas liposolubles D y K2 se pueden obtener a partir de las grasas animales saturadas, que son importantes para el desarrollo óseo saludable.

 

  1. Protección contra las toxinas

La investigación ha demostrado que los ácidos grasos saturados ayudan a revertir el daño hepático causado por el alcohol y otras sustancias tóxicas. Debido a que las grasas saturadas producen menos radicales libres, también son menos propensas a causar daño al hígado y afectar tus capacidades para la desintoxicación.

 

  1. Fortalecer al Sistema Inmune

Los ácidos grasos saturados de cadenas cortas y medianas, en particular el ácido láurico se encuentra en el aceite de coco y el aceite de semilla de palma, tienen propiedades antimicrobianas naturales que pueden proporcionar protección contra microorganismos indeseables en los intestinos y promover un equilibrio saludable de las bacterias intestinales. Esto es importante porque los intestinos representan más de las dos terceras partes del sistema inmune y tienen una enorme influencia en nuestra salud.

 

  1. Buena capacidad pulmonar

Los alvéolos de los pulmones, que es donde se produce el intercambio de gases con la sangre, están revestidos con un material llamado surfactante. Este material es lo que permite a los alvéolos  ampliar y facilitar la facilidad de la respiración. Como tal, la grasa saturada es esencial para la función pulmonar sana, y se cree que cuando las grasas trans son consumidas y utilizados por las células alvoli para producir surfactante, la función pulmonar puede llegar a ser dañada y dar lugar a la aparición del asma.

 

  1. Proporcionan protección a la piel

Las grasas saturadas hacen que las células de la piel sean más resistente al daño oxidativo del sol, ayudan a prevenir las quemaduras solares, arrugas y cáncer de piel.

 

  1. Uso adecuado de los ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales son importantes para nuestra salud, pero no pueden ser producidos por el cuerpo, ya que deben obtenerse a través de la dieta y buenos hábitos en la alimentación. Además que nos apoyan de muchas maneras para obtener una salud óptima, son importantes para un sistema inmunológico adecuado, el cerebro y la función cardiovascular. Las grasas saturadas, se cree, que desempeñan un papel clave en la importancia de los ácidos grasos esenciales, promoviendo su utilización apropiada y los protege de la oxidación.

 



 

Fuente: Functional Diagnostic Nutrition