10 señales de aviso que indican que a tu cuerpo le está faltando agua.

images 

El agua es el líquido más importante para el cuerpo humano. Con 2/3 de agua en el cuerpo una persona sólo puede sobrevivir cerca de 72 horas. Lo que hace que el agua sea tan importante es que todas las células, órganos y tejidos en el cuerpo depende en gran medida de ella.

¿Qué función tiene el agua en el cuerpo?

  • Ayuda a la digestión.
  • Controla la ingesta de calorías.
  • Mantiene bajo control el equilibrio de los fluidos del cuerpo.
  • Regula y mantiene la temperatura corporal.
  • Lubrica las articulaciones y los ojos.
  • Protege los tejidos, la médula espinal y las articulaciones.
  • Ayuda a tu cuerpo a eliminar los productos de desecho y toxinas.
  • Mantiene la piel hidratada y joven.

 

Como todas las funciones del cuerpo dependen del agua, la hidratación adecuada es la clave para la salud en general. Y con el fin de mantenernos hidratados, es importante beber muchos líquidos y comer alimentos con alto contenido en agua.

 

Sin embargo, hay condiciones en las cuales el cuerpo pierde más agua de lo habitual. Algunas de estas incluyen la actividad física intensa, sudoración excesiva, diarrea, vómitos, diabetes y la necesidad frecuente de orinar.

La deshidratación puede tener un impacto negativo sobre la función del cuerpo, ya que conduce a un desequilibrio electrolítico.

Por desgracia, la deshidratación puede a menudo pasar desapercibida ya que la mayoría de las personas no son conscientes de esta condición. Saber identificar los síntomas de la deshidratación puede ayudar a tomar medidas oportunas y proteger la salud.

 

A continuación,  las 10 señales que indican que estás deficiente de agua:

 

  1. Dolores de cabeza y mareos

Estos son algunos de los primeros síntomas de la deshidratación porque en este caso, hay una cantidad reducida de líquido que rodea el cerebro. Este fluido es particularmente importante ya que actúa como protección del cerebro contra golpes suaves.

Junto con las migrañas, la deshidratación conduce a la irritación de dolores de cabeza, ya que disminuye el flujo de oxígeno y sangre al cerebro.

Según un informe publicado en el Manual de Neurología Clínica en el 2010, la deshidratación es una de las posibles causas de  migrañas y dolores de cabeza severos.

Un vaso de agua, a diferencia de las píldoras, puede ser igualmente beneficioso cuando se trata de un dolor de cabeza causado por la deshidratación.

 

  1. Falta de concentración

No sólo los dolores de cabeza son los indicadores de deshidratación, también la reducción de la función cerebral. A medida que el cerebro humano es casi el 90% de agua, la deficiencia de agua en él  puede tener un impacto negativo en la función de las habilidades, la memoria y el estado de ánimo para toma de decisiones.

La deshidratación a menudo se manifiesta a través de síntomas como el olvido, la dificultad para concentrarse, para pensar y comunicarse.

Según un estudio publicado en el Clinical Autonomic Research en el 2013 la deshidratación es una de las causas más frecuentes de la confusión mental junto con la fatiga y la deficiencia de sueño.

Otro estudio publicado en el British Journal of Nutrition en el 2011, reveló que la deshidratación también puede conducir a cambios de humor.

 

  1. Mal aliento y boca seca

En un estado de deshidratación, el cuerpo produce menos saliva, la cual contiene propiedades antibacterianas. Esto conduce a la mala respiración porque hay proliferación de bacterias en la cavidad oral.

Otro síntoma es la boca seca ya que el agua es un lubricante que mantiene las membranas mucosas de la garganta hidratada, evitando así la boca seca.

 

  1. Estreñimiento y otros problemas digestivos

El agua hidrata todas las células y tejidos en el cuerpo, así como al sistema digestivo. De hecho, el agua mantiene al tracto gastro-intestinal flexible y limpio. Además, estimula a tener evacuaciones intestinales regulares y así evitar el estreñimiento.

El estreñimiento es un síntoma común de la deshidratación que lleva a tener heces endurecidas debido a la pérdida excesiva de líquido. La diarrea y los vómitos a menudo conducen a la deshidratación. Esta condición puede incluso causar reflujo ácido e indigestión.

Un estudio publicado en el European Journal of Clinical Nutrition en el 2003, revela que la hidratación adecuada es la clave para prevenir el estreñimiento y mantener la función apropiada del cuerpo.

 

  1. Antojos repentinos de alimentos

Comúnmente confundimos la falta de agua con los antojos de alimentos. De hecho, el cuerpo envía señales falsas al cerebro de que tienes hambre, cuando en realidad lo único que tienes es sed. La próxima vez que sientas una repentina ansiedad por comida, primero bebe un vaso con agua en antes de comer cualquier cosa.

Cuando tu cuerpo está experimentando pérdida de agua y electrolitos por lo regular sientes hambre y ansia por alimentos salados cuando en realidad lo único que es SED. Puedes resolver fácilmente este problema consumiendo una bebida que contenga sodio, o mezclando un poco de jugo de limón fresco, un vaso de agua y una cucharadita de sal.

Cuando hay dificultades para la producción de glucógeno en el cuerpo, también experimentas antojos dulces. En este caso, puedes comer frutas como la sandía, la papaya o moras, que no sólo son dulces, sino también son altas en contenido de agua.

 

  1. Reducción en la necesidad de orinar y cambio en el color de la orina

Si no tienes la necesidad de orinar en cierto lapso de horas, tu cuerpo puede estar experimentando deshidratación. Cuando recibes suficiente agua, deberías ir al baño cerca de 4 a 7 veces al día. Sin embargo, si no lo haces, los niveles de toxinas en tu cuerpo pueden aumentar.

Otra cosa que la deshidratación hace es cambiar el color de la orina, lo cual es un indicador importante de una buena hidratación. Cuando tu cuerpo está bien hidratado, el color de la orina es clara, mientras que la orina de color amarillo o de color ámbar oscuro es un claro signo de deshidratación.

 

  1. La fatiga y sensación de letargo

La deshidratación también te hace sentir cansada y con sensación de letargo. A medida que tu cerebro carece de agua, esto hace que la presión arterial baje así como un suministro insuficiente de oxígeno en todo el cuerpo. Esto a su vez conduce a la somnolencia, fatiga y sensación de letargo.

 

La deshidratación también afecta negativamente el transporte de nutrientes esenciales para cada célula en el cuerpo. De hecho, tu cuerpo trabaja arduamente haciendo esto, gastando más energía de lo habitual, razón por la cual puedas sentirte constantemente cansada.

Mantener tu cuerpo hidratado es la forma más fácil de mantenerse alerta y llena de energía.

 

 

  1. Dolor muscular y articular

Las articulaciones y los cartílagos están hechos en un  80% de agua, por lo que siempre que falta este líquido, aumenta la fricción entre los huesos, lo que conduce a dolor en las articulaciones. El cuerpo si está bien hidratado en sus articulaciones, tiene la capacidad de manejar los movimientos bruscos, como correr, saltar o caer, sin ningún dolor.

La deficiencia de agua también da lugar a espasmos musculares y calambres.

 

  1. Piel escamosa, resequedad y labios secos

La piel reseca es otro tema que provoca deshidratación, ya que conduce a la falta de elasticidad. La piel es el órgano más grande, que necesita mucha agua para mantenerse en buena salud.

Por otra parte, los niveles bajos de agua causan menos sudoración, lo que impide que el cuerpo tenga una eliminación de toxinas efectiva y del aceite acumulado en la piel. La deshidratación también aumenta el riesgo de acné, eczema y psoriasis ya que el agua estimula el lavado de las toxinas en el cuerpo.

Los labios secos y agrietados son otro signo común de la deshidratación.

Asegúrate de mantener una hidratación adecuada y una buena calidad de la piel bebiendo suficiente cantidad de agua.

 

  1. Latido acelerado del corazón

Por último, pero no menos importante, la correcta hidratación influye en el ritmo cardíaco y su rendimiento. La deshidratación hace que la sangre sea más viscosa y reduce el volumen plasmático, que afecta a la circulación sanguínea y aumenta su ritmo cardíaco. Esto fue confirmado en la publicación de un estudio en el Diario de la Fuerza y ​​Acondicionamiento de Investigación en el 2014.

Los investigadores encontraron que la frecuencia cardíaca cambia un promedio de tres latidos por minuto por cada cambio de 1 por ciento en peso corporal resultante de la deshidratación.

Además, la deshidratación no sólo conduce a hipotensión, también causa cambios en los niveles de electrolitos en el cuerpo. Esto hace que las palpitaciones del corazón se vuelvan más rápidos debido al estrés adicional en tu cuerpo. Esto a menudo puede ser aterrador y causar ansiedad y pánico.

En tal caso, lo recomendable es tomar agua lentamente a  sorbos para ver si te sientes mejor y si sientes que tu corazón late más rápido. Si el problema persiste, consulte a tu médico.

 

Consejos para prevenir la deshidratación:

La cantidad de agua que se necesita tomar depende de una serie de factores, incluyendo el clima donde vives, actividad física y tu salud en general.

Siempre es bueno empezar el día con un gran vaso de agua a temperatura ambiente y beber un vaso lleno antes de cada comida.

Se recomienda establecer incluso un recordatorio para beber un vaso de agua un par de veces al día si  estás ocupada o si a menudo se te olvida hacerlo.

Siempre lleva contigo una botella de agua.

Aumenta el consumo de frutas y vegetales ricos en agua.

Evita las bebidas que causan deshidratación, como el alcohol, las bebidas energéticas y las que contienen cafeína.

Cuando sufras de fiebre, vómitos o diarrea, aumenta la ingesta de líquidos para prevenir la deshidratación severa.

Consulte a tu médico si tienes síntomas como sed extrema, mareos, no orinar durante más de ocho horas, y un pulso rápido o débil.

 



Fuente: HEALTHY FOOD PLACE

ADVICES FOR HEALTHY LIFE