7 sustitutos simples de alimentos que te ayudarán a reducir la inflamación y tener un vientre plano!

525

 

Si tu cintura se está robando tu confianza, trata de mantener la calma. La razón por la cual tu abdomen creció tal vez es porque está hinchado, y no por aumento de grasa. Uno de los peores culpables de la inflamación es un sistema digestivo lento, y esto es especialmente común entre las mujeres mayores de 40 años.

 

Investigaciones recientes muestran que puedes poner en movimiento a tu digestión con pequeños y sencillos cambios en tu estilo de vida y en tu menú, y si pones todas estas ideas en práctica, lograrás conseguir un abdomen más plano, sexy, y usar cómodamente tu ropa en menos de una semana.

 

  1. Come tu porción de fibra!

 

El estreñimiento distiende el abdomen, y una manera fácil de deshacerse de él es comenzar cada mañana con un desayuno con una buena dosis de fibra. Esto pone al sistema digestivo en movimiento en en un día, y si la consumes constantemente, mejor será.

 

Los cereales son alimentos con alto contenido de fibra orgánica. Investigadores de la Universidad de Toronto realizaron un estudio con cereales para el desayuno, y llegaron a la conclusión que el consumo de dos tipos de fibra, a la vez, es más efectivo. Los científicos encontraron que a los participantes les fue más fácil la digestión con un cereal que contiene tanto fibra insoluble y soluble. Los dos tipos de fibra trabajan juntas para tirar el agua en el colon y acelerar la eliminación, haciendo que te veas y te sientas más ligera.

Opción de cereales para el desayuno: Prueba un poco de cereal de salvado con coco, leche de almendra o leche vegetal de tu preferencia y un poco de miel cruda pura.

 

  1. Bebe más líquidos

 

Beber suficientes líquidos es una manera compatible para bajar el abdomen. Cuando hay suficientes fluidos presentes en el sistema, la fibra es capaz de tirar más líquido en el intestino grueso y aliviar el estreñimiento. Cuando no bebemos líquidos suficientes, podemos tener la sensación de hinchazón. Puedes satisfacer tu cuota con agua, leche vegetal, jugo diluido, café y té verde. Evita el alcohol, que tiene un efecto deshidratante. Toma por lo menos 8 vasos de líquido al día, además de un montón de alimentos ricos en agua, como las frutas y las verduras.

 

  1. Come más probióticos

 

Una investigación publicada en el Alimentary Pharmacology and Therapeutics reveló que un desequilibrio de bacterias en el intestino puede causar que tu sistema digestivo reduzca la velocidad de la digestión y tu abdomen se infle. Sin embargo, el yogur griego y el kéfir que contienen bacterias vivas, también conocidos como probióticos, pueden ayudar a que las bacterias dominen la hinchazón, causando una mejora en la movilidad intestinal y alivian el estreñimiento. Trata de comer diariamente 4 onzas de yogur o kéfir que contengan cultivos vivos y activos.

 

  1. Reduce tu consumo de sal

 

La mayoría de la gente come más del doble de la cantidad de sodio que deberían, y esto provoca retención de agua que hincha el abdomen. Lee y checa la cantidad de sodio en las etiquetas de los alimentos envasados, que proporcionan cerca de tres cuartas partes de la ingesta diaria para la mayoría de las mujeres.

 

  1. Come más alimentos ricos en potasio

Los alimentos como los plátanos y las papas ayudan al cuerpo a perder el exceso de peso de agua, y ayudan a reducir el tamaño de tu abdomen. El exceso de líquido suele deberse a dos minerales principales (el potasio y sodio) que controlan la cantidad de agua en tu cuerpo. Si se ponen fuera de balance, provocan que el nivel de sodio sea demasiado alto, y los tejidos se aferran a los fluidos.

Puedes restaurar este equilibrio mediante el aumento del consumo de potasio a un 4,700 mg óptimo por día. Para ello, tienes que comer alrededor de 4 ½ tazas de productos al día. Lo puedes hacer incluyendo una papa orgánica mediana al horno con piel ó 1 plátano mediano ó 1 papaya mediana ó ½ taza de edamames cocidos al vapor ó ½ taza de salsa de jitomate ó ½ taza de espinacas cocidas ó 1 naranja mediana.

A medida que tu sistema esté en equilibrio, podrás eliminar el sodio adicional junto con el agua y tu abdomen estará menos hinchado. Algo importante para recordar siempre, la comida es una fuente segura de potasio, pero los suplementos no lo son. Pueden hacer que el potasio se acumule en el cuerpo y potencialmente conducir a ritmos cardíacos anormales e incluso ataques cardíacos, especialmente en personas con problemas renales o cardíacos.

 

  1. Elimina los alcoholes del azúcar

 

Te inflamará no digerir completamente estos edulcorantes bajos en calorías que se encuentran en aguas saborizadas para diabéticos y bajas en carbohidratos o en alimentos sin azúcar. Las bacterias en el intestino grueso se fermentan durante la digestión, causando inflamación, gas e incluso diarrea. Siempre revisa las etiquetas de estos alimentos para evitar consumir los más comunes como sorbitol, manitol, xilitol, y lacitol.

 

 

  1. Evita los refrescos y come más lento

 

Una vez que el aire de cualquier fuente llega a tu sistema digestivo, experimentarás gas y un vientre inflamado. Sustituye las bebidas con gas y azúcar por jugo natural, té verde o agua. Comer o beber rápidamente, chupar un dulce y el chicle pueden hacerte tragar aire. Al comer, mastica lentamente con la boca cerrada.

 


Fuente: the science of eating

HELPING THE WORLD LOSE WEIGHT, ONE MUFFIN TOP AT A TIME!