DEJA DE BEBER LÍQUIDOS CON LAS COMIDAS

 

01.-suero-casero-e1422735552720 

La digestión es muy importante para nuestra salud,  para mantenernos delgadas, y para nuestro bienestar mental. Sin una adecuada digestión muchos malestares pueden surgir en el cuerpo, tales como: indigestión, ardor de estómago, irritabilidad, hinchazón, letargo, dolores de cabeza, antojos insaciables, incapacidad para determinar el hambre real, y la depresión.

 

Ahora imagina que estás haciendo algo todos los días que, sin tu saber, está causando uno o más de estos síntomas! ¿No te gustaría saber de qué se trata?

 

¿Has pensado en lo que bebes y cuánto bebes con las comidas?

 

Cuando se digieren de manera correcta los alimentos, sin complicaciones, los sentimientos de felicidad, la alegría, la claridad, el optimismo y la ligereza aparecen en tu cuerpo. Para maximizar esos maravillosos sentimientos, es muy importante entender cómo el beber líquidos durante la comida puede afectar la digestión.

 

Cuando salimos a comer, por lo general es la misma vieja historia – El mesero o mesera viene  con una gran jarra de agua helada muy fría y sirve la mesa. Esta es una práctica habitual y convencional – incluso si no pides una bebida, por lo general siempre se obtiene un enorme vaso de agua helada. La mayoría de los restaurantes en todo el mundo, lo hacen todos los días y sin pensarlo dos veces. Este es el primer gran error para la digestión.

 

 

No bebas agua fría con tus comidas.

 

Cuando se publicaron varios estudios sobre cómo el consumo de agua fría aumenta tu metabolismo hace unos años, se podía oír literalmente el hielo caer en vasos de todo el país. La gente pensó – “Wow, si sólo bebo agua fría todo el día, puedo bajar de peso!” – Así este pedacito de  sabiduría es un arma de doble filo. Mientras que beber agua fría hace acelerar tu metabolismo (cerca de 4 calorías por cada 8 onzas de agua), lo hace mediante el uso de la energía para calentar el agua fría a la temperatura corporal. Esto desvía la energía que se debe utilizar para la digestión. Cuando estás comiendo, requieres toda tu energía dirigida a descomponer los alimentos para que tu cuerpo pueda asimilar fácilmente los nutrientes y eliminar los residuos. Cuando tienes mala digestión – que en realidad podrías ganar peso a largo plazo, ya que las toxinas se pueden alojar en tus órganos digestivos y ahí inhiben la habilidad del cuerpo para descomponer la grasa, causando ansias insaciables y meterse con la capacidad del cuerpo para determinar si estás satisfecha o no.

 

El segundo gran error que se ve – es que la gente pide rellenado de líquidos mientras come. El uso de los líquidos lo hacen para ayudarse literalmente a tragar enormes cantidades de alimentos inadecuadamente masticadas. A veces, se bebe el equivalente a 24 onzas de líquido durante la comida.

 

No bebas líquidos con las comidas.

 

Beber líquidos durante la comida diluye su origen natural, las enzimas digestivas y los ácidos del estómago que hacen que sea más difícil de descomponer los alimentos. Los ácidos del estómago se disipan con el acto de consumir líquidos con sólidos porque el agua se excreta más rápido que los sólidos. Si haz masticado adecuadamente (la creación de saliva), deberías ser capaz de comer cómodamente sin mucho líquido. Permite que tu saliva pueda ayudar naturalmente a tragar la comida.

 

Bebe agua u otros líquidos 20 minutos antes de consumir alimentos y espera al menos una hora después.

 

Es importante centrarse en la hidratación entre las comidas y durante ellas. Estar adecuadamente hidratada durante todo el día con este método permitirá que los alimentos sean digeridos sin complicar las cosas para tu estómago y los intestinos.

 

Si deseas beber algo con las comidas, toma una bebida caliente.

 

Buenas opciones son agua a temperatura ambiente con  limón o té de hierbas – la temperatura debe estar lo más cerca del calor normal de tu cuerpo y facilitar la digestión en vez de interrumpirla. El té de jengibre es una excelente opción para beber con o después de las comidas, ya que se mueve de forma natural con los alimentos desde la parte superior del tracto digestivo hasta la parte baja. En casa, puedes cortar unos cuantos pedazos de jengibre fresco y verter agua caliente sobre ellos. Si andas en la calle, otra opción es  llevar bolsas de té contigo … (Yogi, Numi, y los Tradicionales Medicinales son muy buenos tés digestivos.)

 

Sería ideal que nuestros rituales de comer en el mundo moderno comenzaran a alinearse con las prácticas saludables y nutritivas de la medicina oriental que se basan en estos principios.

 

Tu tienes el poder – Sé  poco convencional y comienza con tu práctica de beber líquidos en consciencia y saludablemente!

 


Fuente: FOOD BABE