BEBER 8 VASOS DE AGUA NO ESTA RESPLDADO POR LA CIENCIA

vasos-de-agua-c-640x437

Lo haz visto en la ya antigua Pirámide Nutricional. Tal vez lo hayas escuchado de tu médico.

 

Y seguramente lo haz escuchado miles de veces junto con casi cualquier dieta que se ha creado: si quieres mantenerte sano tienes que tomar 8 vasos de agua diaramente.

 

Pero ¿qué dirías si supieras que la recomendación de tomar 8 vasos de agua al día es un mito que de hecho ha evolucionado del obituario ya olvidado de un doctor que abogaba por tomar mucha agua?

 

¿Y qué dirías si te dijera que la evidencia científica de la supuesta necesidad de 8 vasos de agua al día simplemente no existe?

 

8 Vasos de Agua al Día no Están Respaldados por la Ciencia

 

El agua es, por supuesto, esencial para nuestra sobrevivencia. Todos los días, nuestro cuerpo pierde agua a través de la orina y el sudor. Este líquido necesita ser recuperado, podrías sobrevivir por meses sin comida, pero sin agua no podrías sobrevivir más de unos pocos de días. Si tuvieras el reemplazo del líquido/agua de la manera correcta, entonces habrías logrado uno de los más importantes y poderosos pasos que puedes tomar para controlar tu salud.

 

Pero, ¿cuánta agua necesitamos beber para poder reponer lo que hemos perdido? Escribiendo en la revista American Journal of Physiology [Revista de Fisiología Americana], Heinz Valtin de la Escuela de Medicina de Dartmouth apunta:

 

“A pesar de la aparentemente omnipresente advertencia de ‘beber al menos 8 vasos de agua al día’” (acompañado por el recordatorio de que las bebidas con cafeína y con alcohol no cuentan), carecemos de pruebas rigurosas que sustenten esto.

 

Este resumen ha tratado de encontrar el origen de este consejo (llamado “8×8” para acortarlo) y de examinar la evidencia científica, si es que hay alguna, que pueda apoyarlo. La búsqueda incluyó no sólo modos electrónicos sino también un examen superficial de la vieja literatura que no está cubierta en las bases de datos electrónicas y, más importante y fructífero, una consulta extensiva con diversos nutriólogos que se especializan en el campo de la sed y la bebida de líquidos. No se encontraron estudios científicos que apoyen el 8×8.

 

Por el contrario, entrevistas sobre ingesta de alimentos y fluidos en miles de adultos de ambos géneros, cuyos análisis se han publicado en revistas de nivel académico, sugieren fuertemente que estas grandes cantidades no son necesarias porque las personas entrevistadas fueron presumiblemente sanas y ciertamente no estaban demasiado enfermas.”

 

Acerca del origen de este dogma dietético ya tan ampliamente aceptado, la referencia más cercana que Valtin descubrió fue una mención breve en el obituario de un conocido nutriólogo llamado Fredrick J. Stare, donde se apuntaba que él fue un “campeón de beber al menos 6 vasos de agua al día.”

 

Interesantemente, el Dr. Stare, quien fue profesor de nutrición y fue jefe del Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard, fue un notable amigo de la industria, quien se dio a notar por su abierto apoyo a los aditivos alimenticios y la fluoración del agua. También tuvo vinculación con la industria del tabaco y fue un acérrimo apoyo de la industria del azúcar; incluso se ganó el apodo de “El Rey del Azúcar” en Harvard.

 

En algún momento, entre finales de los 50s y comienzos de los 60s, el Dr. Stare fue muy lejos al publicar un artículo declarando que las reclamaciones formuladas por la Sociedad de Nutrición de Boston de que el pan blanco estaba desprovisto de nutrientes y que contribuía a la enfermedad fue “un fraude cruel y peligroso.” En otras palabras, el Dr. Stare creyó que el pan blanco era perfectamente saludable, y abiertamente criticó a aquellos que cuestionaron a los aditivos alimenticios o al exceso de azúcar en la dieta, lo que no debería sorprender si consideramos las pérdidas financieras que tendría con su vínculo con Nabisco, Kellogg y el Instituto del Cereal.

 

El punto es que… al Dr. Stare también se le adjudica tal vez como el primero en promover entre 6 y 8 vasos de agua al día como saludable, dogma que, dada la fuente, merece ser cuestionado.

 

También mencionado por Valtin fue una recomendación en 1945 por la Junta de Alimentos y Nutrición del Consejo Nacional de Investigación, donde se recomendaron 2.5 litros de agua como una “sugerencia adecuada” para la mayoría de los adultos. Sin embargo, también se señaló que “mucha de esta cantidad de agua está ya contenida en los alimentos preparados,” pero pudo suceder que las personas interpretaran esto como que 2.5 litros es la cantidad correcta de agua para beber cada día. El consejo fue repetido nuevamente en 1949, sin ningún soporte científico.

 

Por supuesto, el consumir grandes cantidades de agua se ha utilizado como una terapia médica desde el siglo XIX, cuando los “hidroterapeutas” aconsejaban a sus pacientes a beber copiosas cantidades de agua para curar sus males. Las personas han estado explorando la necesidad corporal de agua, así como cuál podría ser la “dosis” apropiada… pero a la fecha no hay mucha evidencia convincente de que “8×8 vasos de agua al día” sea la panacea en consumo de agua.

 

¿Estarán las compañías envasadoras de agua detrás de esta presión para beber más agua?

 

El año pasado, la Dra. Margaret McCartney, un médico general de Escocia, escribió un comentario a la revista British Medical Journal [Revista Médica Británica] discutiendo que el consejo de beber 8 vasos de agua al día es “un sinsentido ampliamente desacreditado” (pamplinas) que se ha difundido por las compañías embotelladoras de agua para poder tener más ganancias.

 

La Dra. enfatiza que la Hidratación para la Salud, una iniciativa para promover el beber más agua, está financiada y fue creada por el gigante francés Danone, quien promueve el agua embotellada de marca Volvic, Evian y Badoit. Interesantemente, incluso aquellos consejos de que los adultos mayores y los niños en particular necesitan beber más agua tampoco tienen fundamento.

 

Un estudio de la Revista Americana de Nutrición Clínica concluyó que:

 

“…Los adultos mayores sanos mantienen la entrada y la salida de agua en un equilibrio comparable con aquellos adultos jóvenes, y no tienen cambios aparentes en su estado de hidratación.”

 

McCartney también señaló la investigación realizada por el Catedrático Stanley Goldfarb, médico y nefrólogo de la Universidad de Pensilvania, y sus colegas, quienes también encontraron que:

 

“No hay evidencia clara del beneficio de incrementar la cantidad de agua. Aunque quisiéramos demoler por completo el mito urbano que se inició en internet sin importar los beneficios de la ingesta suplementaria de agua, concedemos que no hay evidencia clara de una falta de beneficio. De hecho, simplemente hay una carencia de evidencia en general.”

 

Interesantemente, Goldfarb fue contactado por Danone después de la publicación del documento, apunta McCartney:

 

“Después de escribir este artículo, él fue contactado por Danone, y acudió a una invitación para una cena con dos representantes. Ellos no trataron de disuadirlo de su punto de vista, pero le mostraron un gráfico dando a entender que las ventas de la compañía bajaron después de la publicación del artículo.”

 

El beber demasiada agua puede ser peligroso

 

Hay un malentendido acerca del consumo de agua, que apunta que entre más agua bebas, más sano serás. Esto es cierto hasta cierto punto, particularmente si bebes agua en lugar de bebidas con azúcar como el refresco y el jugo de frutas, pero si bebes demasiada agua, tus niveles de sodio en la sangre pueden caer a niveles peligrosos, causando hiponatremia –una condición en la cual tus células se hinchan con demasiada agua.

Mientras que la mayoría de las células de tu cuerpo pueden soportar esta hinchazón, las células de tu cerebro no pueden, y muchos de los síntomas son causados por la hinchazón del cerebro. Esta condición es muy conocida entre los atletas, aunque cualquier persona puede ser afectada por beber cantidades excesivas de agua.

 

Los síntomas de hiponatremia incluyen:

 

Confusión, disminución de la conciencia; posible coma, alucinaciones, convulsiones, fatiga, dolor de cabeza, irritabilidad, pérdida de apetito, espasmos musculares, calambres, o debilidad, náusea, intranquilidad, vómito.

 

La mayoría de las personas SI necesitan beber más agua

 

Claramente, el mantenerse bien hidratado es esencial. Sin embargo si necesitas beber 8 vasos más o no cada día es cuestionable, porque la hidratación necesaria es individual, y varía de día a día. Tal vez sí necesites 8 vasos de agua al día.

 

El beber 8 vasos (de 8 onzas cada uno) de agua pura al día puede no ser la causa de tu mal; es sólo que no hay evidencia suficiente sobre si el número es mágico para todas las personas, y es probable que no lo sea.

 

La realidad es que muchas personas están deshidratadas y tendrían un beneficio si bebieran más agua cada día, y de hacer que el agua sea la primordial fuente de sus líquidos.

 

Ahora, parece que la noción de las bebidas con cafeína como el café o el té no pueden contarse como parte de la ingesta de líquidos, pues actúan como diuréticos que podrían deshidratarte en algún momento después, esto también podría ser otro mito –así que si bebes estas bebidas puedes “contarlas” como parte de tu ingesta de líquidos. Sin embargo, en el fondo tal vez simplemente no necesites “contar” tu ingesta de líquido. En lugar de esto, deja que tu cuerpo sea tu guía.

 

Tu cuerpo te hará saber cuándo es el tiempo de beber

 

Tu cuerpo te dirá cuándo es tiempo de reponer tu reserva de agua, porque cuando tu cuerpo ha perdido entre 1 y 2% del total de su agua, ¡tu mecanismo de sed te hará saber que es tiempo de beber algo de agua!

 

Debido a que tu cuerpo es capaz de decirte sus necesidades, utilizando la sed como una guía para saber cuánta agua necesitas beber, es una manera de asegurarte que tus necesidades están cubiertas, día a día. Por supuesto que si hace calor y está excepcionalmente seco afuera, o si realizaste ejercicio u otra actividad vigorosa, necesitarás más agua de lo normal. Pero otra vez, si bebes agua tan pronto como sientas sed, podrás mantenerte bien hidratado aún en estos casos.

 

El color de tu orina también puede ser un indicador que te ayude a determinar si necesitas o no beber más. Mientras no estés tomando riboflavina (o vitamina B2, que se encuentra en la mayoría de los multi-vitamínicos), que hace que tu orina se tinte fluorescente y con un amarillo brillante, entonces tu orina debe ser de un color amarillo pálido. Si tiene un color amarillo oscuro, profundo, entonces es probable que no estés bebiendo suficiente agua. Si tu orina es escasa o si no has orinado en muchas horas, eso también es un indicador de que no estás bebiendo lo suficiente. (Basado en resultados de diferentes estudios, una persona sana puede orinar en promedio como 7 u 8 veces al día.)

 

El agua pura es la bebida ideal para la hidratación, pero recuerda que puedes obtener líquidos valiosos de las frutas frescas, vegetales y también de ciertos alimentos, como un caldito hecho en casa.

 

 


Por: Dr. Mercola / 28 Junio 2012 / articles. mercola.com

Link: http://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2012/06/28/excessive-drinking-water-dangers.aspx