4 SIGNOS QUE INDICAN QUE DEBES IR A TERAPIA

 

4dd6e5c3ce52ef883bba27c194d99257

“Si sólo tienes un martillo, tenderás a ver cada problema como un clavo.” —Abraham Maslow

 

Creo en el poder de la terapia. Con la conexión correcta entre terapeuta y paciente/cliente* son posibles cambios fantásticos. Tengo la experiencia de esto desde ambos lados del proverbial sillón, y estoy tanto orgulloso como afortunado de ser un psicólogo clínico.

 

Sin embargo, no soy como un portador de “martillo” que todo lo ve como un clavo —no creo que la terapia sea el final, o el todo — el único lugar donde obtener ayuda para los problemas. Tampoco pienso que la terapia es correcta para todos.

 

Recientemente encontré a un amigo que se sentía atorado y me buscó para preguntar si debía comenzar a ir con un terapeuta, o si había algo que debía hacer para ayudarse a moverse en su vida.

 

Al hablar con ella, consideré algunos factores, tal como lo haría con cualquier persona en busca de terapia. Mi amiga es una mujer muy inteligente, pero nunca había ido a terapia antes. Cuando la evalué, me di cuenta de que algunos de estos eran nuevos conceptos para ella. Después de nuestra llamada, pensé que sería útil compartir algunas de estas ideas con otros que estén considerando ir a la “cura del habla.”

 

He aquí las primeras cuatro cosas que considero cuando determino si alguien debe ir a terapia:

 

¿Debes ir a terapia?

 

  1. Repetir problemas: ¿Encuentras a menudo que estás con el mismo tipo de problemas una y otra vez? Por ejemplo, ¿algunos de los problemas que tienes con tus compañeros de trabajo o con amigos te suenan familiares? ¿A menudo terminas con una retroalimentación parecida sobre tu conducta en tu trabajo?

 

  1. Repetir relaciones: ¿Tiendes a entrar en el mismo tipo de relaciones disfuncionales una y otra vez? Por ejemplo, ¿notas que no importa qué tan duro trates de hacer las cosas diferentes, terminas saliendo con hombres que podrían ser ganadores de medalla Olímpica en auto-centrados, o tal vez rutinariamente salgas con mujeres dominantes que tratan de arruinar tu vida?

 

  1. Repetir patrones: ¿Te apoyas sólo en una o dos estrategias para lidiar con el estrés? Por ejemplo, cuando hay problemas en tu trabajo, o con tus amigos, típicamente corres a comer comida chatarra, a hacer compras impulsivas, mirar interminables horas de TV o de internet, o tomas alcohol o drogas para bloquearlo todo?

 

  1. Repetir preocupaciones: ¿Tienes al menos dos de tus amigos (que no se conocen entre sí) expresar sus preocupaciones sobre tu bienestar, o sugerir que podrías necesitar ayuda profesional?

 

Si una o más de estas ideas se aplica a ti, tal vez valga la pena buscar a un terapeuta de confianza en tu área. En términos de encontrar al terapeuta apropiado para ti, creo que el factor más importante —junto con un entrenamiento apropiado y experiencia— es el nivel de confort. Si te sientes agusto al compartir tus pensamientos y sentimientos con el terapeuta, usualmente es una señal positiva de una relación terapéutica que se desarrollará. El terapeuta que elijas debe ser comprometido, no juicioso, y bueno, útil. Si cualquiera de estas cualidades falta en el terapeuta que elegiste, haz elegido al incorrecto para ti, y es tiempo de cambiar. Sin embargo, continúa buscando. Muchas veces toma varias citas con el terapeuta incorrecto antes de encontrar finalmente al apropiado (¡igual que una cita amorosa!).

 

Espero que este pequeño primer artículo sea útil para ti, y si decides no ir a terapia, también está bien (consideraremos algunas de las alternativas a la terapia tradicional en mi siguiente artículo). Nuevamente, no todos los problemas se resuelven con un martillo y un clavo, mientras mantengas una mente abierta para usar las demás herramientas que hay allá afuera.

 

*Me entrenaron a llamar a las personas que cuido como “pacientes.” Algunos de mis colegas usan el término “clientes.” No me gusta ninguno de estos términos porque “paciente” implica alguna enfermedad y no creo que muchas gente que atiendo están “enfermos.” El término “cliente” sugiere demasiado una relación de negocios. Prefiero volver al término “paciente” porque me preocupo profundamente por las personas para las que trabajo, y estoy consiente de que éste es un término imperfecto.

 

El Dr. Ben Michaelis es un psicólogo clínico de tiempo completo que practica en privado en Manhattan. El Dr. Michaelis escribe y habla regularmente sobre salud mental, creatividad, espiritualidad y motivación. Es autor de numerosos artículos populares y académicos y es un contribuyente regular en el Huffington Post. Frecuentemente es invitado en shows de TV nacionales como en The Today Show de NBC, en los canales de The Hallmark Channel como Home & Family, y en Your Business de MSNBC. El Dr. Michaelis es autor de Tu Siguiente Gran Paso: 10 pasos pequeños para moverte y mantenerte feliz.

 


Por Ben Michaelis / 04/14/2014 / Huffpost Healthy Living

En inglés: http://www.huffingtonpost.com/ben-michaelis-phd/therapy_b_5107552.html?ncid=fcbklnkushpmg00000030