NO TE DESCUIDES A TI MISMO

 

cl_33682

Ponerte a ti mismo en primer lugar parecería algo egoísta, pero si no lo haces, no tendrás posibilidad de cuidar a nadie más, explica la psicóloga Janey Howl.

Podrás saber que no te cuidas a ti mismo si:

  • Reaccionas fuertemente ante lo inesperado y te irritas con tus seres queridos.
  • Sufres de disturbios de sueño, te sientes cansado constantemente y no te despiertas antes de que suene la alarma.
  • A menudo llegas tarde, pierdes o extravías las cosas, como los lentes o las llaves del auto, y se te olvidan aniversarios y cumpleaños.
  • Tienes un deseo compulsivo por cafeína, azúcar o nicotina.
  • Usas actividades alternas –TV, periódicos, Internet- para esconderse de personas o problemas, en lugar de disfrutar plenamente.
  • Hablas muy rápido y completas las frases de las otras personas pero fallas en completar las tuyas.
  • Usas frases como ‘Me lo merezco’ y ‘Lo valgo’ para justificar tu terapia de compras.
  • Te sientes culpable cuando te relajas, escogiendo lo que ‘debes’ hacer y no lo que ‘quieres’ hacer.
  • Se te hace difícil desconectarte, o enfocarte en una sola cosa por más de 10 minutos.
  • Actúas como si tu última prioridad fueras tu mismo.

 

Para ser tu mejor amigo:

  • Comenzar el día –todos los días- bien. Levántate 30 minutos más temprano de lo necesario y pasa tiempo de una manera agradable –desayunando lentamente, leyendo los periódicos…
  • Escribe tus cosas favoritas en papelitos –caminar en el tiempo de lunch, hacer un crucigrama, ver fotos antiguas- dóblalos y ponlos en un tazón. Elige un pedacito de papel cada mañana y asegúrate de hacer ese deseo en el día.
  • Llama a alguien que te importe sin ninguna razón más que decir ‘Hola, estoy pensando en ti’.
  • Pasa tiempo a solas todos los días.
  • Encuentra 10 razones para estar agradecido. ‘Tengo suerte porque…’
  • Siempre toma tiempo para la hora de la comida.
  • Sal al aire libre y date cuenta de la belleza de la naturaleza.
  • Cómprate un pequeño regalo personal: flores, tal vez un labial, o una revista.
  • Deja de pensar en no consumir vino, chocolate o novelas en la TV… disfruta los pequeños placeres, pero no lo hagas en exceso.
  • Una vez a la semana, ve a la cama temprano.
  • Si te sientes presionado, relájate: respira profundamente, o ve a caminar. Ir más despacio te revela lo que realmente es importante.

 


Por: Psychologies / 7 Agosto 2014

Link: https://psychologies.co.uk/dont-neglect-yourself