9 Ingredientes  que no quieres cerca de tu boca

boca-tapada

 

Cuando se trata de comer bien y saludable, la mayoría de nosotros estamos perdidos. Consumimos demasiada comida y snacks procesados, y no estamos obteniendo los nutrientes que necesitamos, como por ejemplo los verdes. Alrededor del 70%  estamos deficientes en ácidos grasos omega-3 (causante de trastornos del humor, inflamación y fatiga) y el 77% de nosotros contamos con niveles de vitamina D subóptimas, una condición ligada a enfermedades cardiovasculares y asma.

 

Otro factor que tampoco ayuda es que estamos inundados de información acerca de la nutrición. Y mucha de esta información no es confiable; de hecho, se reportan muchos estudios de salud de forma incorrecta, en formas que son tremendamente engañosas. Un día se nos dice que comer Paleo es , pero el siguiente escuchamos veganismo es el camino a seguir.

 

En este artículo encontrarás una lista de ingredientes y toxinas que pueden estar al acecho en nuestros alimentos y suplementos. Hay que estudiar esta lista por una sola razón … para que se puedan evitar todos los  ingredientes tóxicos en lo que comemos!

 

A continuación, 9 ingredientes que definitivamente no quieres cerca de tu boca:

 

  1. Benzoato de sodio

 

El benzoato de sodio es un aditivo utilizado como conservante en algunos jugos de frutas, refrescos y encurtidos. Cuando se utiliza en bebidas que contienen ácido ascórbico (también conocido como vitamina C), la mezcla puede formar pequeñas cantidades de benceno, una sustancia que puede causar cáncer. Además, un estudio encontró que el benzoato de sodio puede aumentar la hiperactividad en algunos niños. Nuestro consejo… Mantente alejada de este ingrediente.

 

  1. Bromato de potasio

 

El bromato de potasio se utiliza a menudo como un aditivo alimentario en el proceso de panificación. Es probable encontrarlo en el pan blanco, galletas y otros aperitivos. El problema es que el bromato de potasio se ha demostrado que causa cáncer en ratas y ha sido prohibido en muchos países industrializados. No tomes ningún riesgo con tu salud; verifica en las etiquetas de pan de tus marcas favoritas que no esté en la lista de ingredientes.

 

  1. Edulcorantes y sabores artificiales. Todos los edulcorantes artificiales como la sucralosa, sacarina, aspartamo y otros son sintéticos proporcionan cero valor nutritivo. Mantente alejada de los azúcares falsos.

 

También te recomendamos que evites sabores falsos en todas las formas, en especial el sabor artificial de la mantequilla, que se encuentra en muchas palomitas, margarinas y productos de aperitivos. Un ingrediente saborizante en la mantequilla artificial, diacetilo, se ha relacionado con la enfermedad de Alzheimer.

 

  1. Sorbato de potasio

 

Comúnmente es utilizado en los quesos, helados, bebidas de frutas y productos horneados, el sorbato de potasio ayuda a extender la vida útil de los productos. (No es de extrañarse que es uno de los conservantes más prolíficos de la industria alimentaria.) Se ha encontrado que es tóxico en los animales, y la FDA dice que no ha habido ningún estudio sobre las personas para entender realmente los efectos.

 

  1. La acrilamida

 

La acrilamida es una sustancia química que normalmente se encuentra en carbohidratos procesados como cereales, galletas, pan o productos de papa. Según la FDA, ha sido relacionada con el cáncer en estudios con animales. Si aún no estás dispuesta a revisar etiquetas y hacer cambios, evita las papas fritas por completo, debido a que contienen los más altos niveles de acrilamida, según  el Cancer.gov.

 

  1. Aceite vegetal bromado (BVO)

 

El BVO es un aditivo alimentario que mantiene el sabor cítrico en refrescos y bebidas deportivas. El BVO sigue siendo legal en los EE.UU., a pesar de que está prohibido en la Unión Europea, Japón y Australia, ya que contiene bromo, que se ha relacionado con problemas nerviosos.

 

A principios de este año, Fanta, Mountain Dew y Gatorade anunciaron que eliminarían el BVO de sus productos, pero algunas marcas genéricas de refrescos todavía lo utilizan, por lo que puede aparecer  en la lista de ingredientes. (Lo mejor es omitir el refresco y disfrutar de un poco de agua refrescante en su lugar.)

 

  1. Nitrato de sodio … o cualquier nitrato.

 

El nitrato de sodio es un conservante utilizado en carnes procesadas, como el tocino y las carnes rojas. Ya sabemos que las carnes procesadas son altas en sodio y grasas, pero la adición de nitrato de sodio se asocia con el aumento de riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes. Si comes carne, elige, carne fresca magra orgánica y aves de corral, en porciones pequeñas, y omitir este ingrediente.

 

  1. BHA y BHT Butilhidroxianisol (BHA) e hidroxitolueno butilado (BHT)

 

A menudo se añade a los alimentos para preservar las grasas. Se encuentra en todo, desde la mantequilla hasta la goma de mascar.

 

Al igual que con otras sustancias sospechosas en nuestra comida, la investigación sobre BHT y BHA se ha limitado únicamente a los animales y los tubos de ensayo, y no se ha estudiado directamente en las personas, por lo que es difícil decir de manera concluyente que este ingrediente sea peligroso. El Howeverone Estudio recientemente analizó los efectos de la BHA en las células y se encontró que se trataba efectivamente de un tóxico. Y en el informe del Departamento de Toxicología sobre carcinógenos humanos, aparece en la lista como “razonablemente ser un agente carcinógeno humano.”

 

  1. MSG

 

La mayoría de nosotros ya sabemos que hay que evitar el MSG pero aquí te recordamos porqué es una sustancia química que podría ser más difícil de reconocer. El MSG se encuentra a menudo en las sopas enlatadas, en bebidas dietéticas, comida rápida, embutidos envasados, estofado de carne, sopas instantáneas, aderezos para ensaladas y algunos alimentos vegetarianos envasados. Está diseñado para estimular las papilas gustativas y puede hacer que la comida común realmente sepa buena.

 

El problema es que el GMS tiene muchos nombres: glutamato monosódico, maltodextrina, caseinato de sodio, levadura autolizada, proteínas vegetales autolizada, proteína vegetal hidrolizada, extracto de levadura y ácido cítrico, incluso. Hay más de 40 formas de este aditivo procesado ​​en los supermercados. Y las normas de etiquetado actualmente no requieren MSG para figurar en la lista de ingredientes de miles de alimentos. El MSG es tan conocido por ser peligroso que hay en realidad un nombre para los síntomas asociados a él: complejo de síntomas MSG. La Clínica Mayo dice que el MSG puede desencadenar dolores de cabeza, dolor en el pecho, entumecimiento, y las palpitaciones del corazón.

 

Si quieres evitar el MSG u optimizar tu nutrición, come alimentos enteros, reales y evitar cualquier cosa que venga en una caja o en una envoltura. Come los más apegado a la naturaleza, con el menor número de ingredientes como te sea posible.


 

Fuente: MindBodyGreen