COMO COMER SANO POR EL RESTO DE TU VIDA

download

¿Qué feliz y libre serías si dejaras de preocuparte por qué sí y qué no comer? Cuando tratamos de mejorar nuestra dieta, lo que comúnmente solemos utilizar es la fuerza de voluntad. Pero si únicamente estamos confiando en la fuerza de voluntad, estaremos destinadas al fracaso. Si tu objetivo es hacer un cambio de actitud, un cambio de estilo de vida hecho por ti misma y tu fuerza de voluntad, acabarás luchando contra ti. Cuando te obligas a comer de una determinada manera, a combatir el hambre natural.

 

¿Cómo vas a ganar, si siempre estás siendo tu propia enemiga?

 

La respuesta es, deja de luchar contra ti misma, y si en lugar de luchar escuchas y confías en tu cuerpo. La respuesta es empezar con la práctica de comer consciente, prestando plena atención a lo que estás comiendo momento a momento, y siendo consciente de lo que está sucediendo dentro de tu cuerpo sin juicio o crítica.

 

Si has “hecho dieta” durante los últimos 10 años, esta es la única manera de comer que tal vez ya no te sea aburrida o frustrante. Cuando se practica comer consciente, naturalmente,  te darás cuenta que lo que comes es bueno para ti porque así lo quieres.

 

¿Necesitas convencerte? Aquí hay cinco razones para tratar de hacer la práctica de comer consciente:

 

  1. Existen estudios que sugieren que comer consciente puede dar lugar a cambios significativos en el peso, la conducta alimentaria y trastornos psicológicos.

 

  1. Uno de los mayores beneficios de una alimentación consciente es que no siempre tienes que hacer “dieta”. Cuando comes con atención, aprendes a confiar en tu cuerpo. Él te dice qué comer. Tal vez podrías estar pensando, “entonces voy a poder comer helado de chocolate el resto de mi vida”, pero una vez que empiezas a comer conscientemente, te darás cuenta de lo que tu cuerpo realmente está anhelando.

 

  1. Puedes dejar de sentirte confundida. Si has tratado de mejorar tu dieta anteriormente, te habrás dado cuenta que no es tan sencillo como pensabas. Encuentras, consejos contradictorios persuasivo en todos lados. Sé vegano, come cruda, no se comen crudos, los aguacates son grandes para ti, contienen mucha grasa y son malas para ti. Cuando aprendes a escuchar a tu cuerpo te conviertes en tu propio experto.

 

  1. Vas a empezar a disfrutar de la comida otra vez. El prestar atención a lo que comes ( el sentir texturas, oler, masticar conscientemente) te permite explorar un nuevo mundo.

 

  1. Cuando comes con atención plena, estás presente en el aquí y el ahora. Vives en el momento, lo que conduce a menos estrés y un bienestar general. Además, la práctica de comer consciente, será más fácil para ti si vives en el momento presente en otras áreas de tu vida. ¿Cómo hacerlo? Para empezar con la práctica de comer consciente, sólo tienes que seguir cuatro pasos:

 

  1. Cuando comienzas a comer, dedicar toda tu atención a la comida: aroma, temperatura, textura, combinación de sabores en la lengua.

 

  1. Masticar. Realmente prestar atención al proceso físico de masticar la comida. Cuando te enfocas en los sabores, de forma automática te darás cuenta de cómo una comida familiar para ti de repente tiene muchos sabores complejos que no habías notado antes.

 

  1. Tómate tu tiempo. No te apresures en la hora de la comida. Honra cada bocado de comida que tomas, y ​​dale todo el tiempo que necesita.

 

  1. No te distraigas. Centráte en la comida.

 

El aspecto más importante de una alimentación consciente es que no te obligues a hacerlo. No convertirlo en una tarea.  En vez de eso es centrarte en la alegría que te brinda. Si has vivido a base de dietas crónicas, esta práctica es una de las cosas más liberadoras que puedes hacer.


 

Fuente: MindBodyGreen