Un incremento recomendado de Vitamina C en su alimentación puede reducir enfermedades del corazón, apoplejía y cáncer

download

La ración dietética recomendada, o RDA, de vitamina C es menos de la mitad de lo que debería de ser, argumentan científicos en un reporte reciente, porque los médicos expertos insisten en evalutar este natural, pero crítico nutriente en la misma manera en que lo hacen con una droga farmacéutica y llegar a conclusiones erróneas como resultado.

Los investigadores, en la revista Critical Reviews in Food Science and Nutrition [Revisiones críticas en Ciencia Alimentaria y Nutrición], dicen que hay evidencia convincente de que la RDA de vitamina C deben ser 200 miligramos al día para adultos, más que los niveles actuales en los Estados Unidos de 75 miligramos para mujeres y 90 miligramos para hombres.

En lugar de sólo prevenir el escorbuto, la enfermedad provocada por la deficiencia de vitamina C, dicen que es apropiado el buscar tener los niveles óptimos que saturen las células y los tejidos, no representan riesgo, y pueden tener un efecto significativo en la salud pública a un costo muy bajo –como un centavo al día si se toma en suplementos.

“Es tiempo de traer sentido común al asunto, mirar la cantidad de evidencia científica, e ir más allá de las pruebas clínicas que son inherentemente defectuosas,” dijo Balz Frei, profesor y director del Instituto Linus Pauling de la Universidad del Estado de Oregon, y uno de los líderes expertos a nivel mundial en el papel de la vitamina C para una salud óptima.

“Un número significativo de personas en los Estados Unidos y alrededor del mundo tienen deficiencia de vitamina C, y hay creciente evidencia de que más vitamina podría ayudar a prevenir enfermedades crónicas,” dijo Frei. “La manera como los investigadores clínicos estudian los micronutrientes hoy día, con el mismo tipo del tan llamado ‘pruebas de control aleatorias de placebo fase tres’ utilizadas para probar las drogas farmacéuticas, casi asegura que no encontrarán efectos benéficos. Necesitamos dejar esto en el pasado.”

En lugar de probar la seguridad o la función de una droga medicada, dicen los investigadores, estas pruebas son poco adecuadas para demostrar la prevención de enfermedades con las sustancias que ya existen en el cuerpo humano y que son necesarias para un metabolismo normal. Algunos beneficios de los micronutrientes es el disminuir el riesgo de alguna enfermedad crónica, esto se ha demostrado sólo después de muchos años o incluso décadas después de un consumo adecuado de vitamina C –un factor que a menudo no se observa en los estudios clínicos de corta duración.

Un conjunto más grande de estudios metabólicos, farmacoquinéticos, de laboratorio y demográficos sugieren el opuesto, que altos niveles de vitamina C puede reducir enfermedades crónicas que hoy día matan a muchas personas en los países desarrollados –enfermedades del corazón, derrame, cáncer y los problemas subyacentes que llevan a estos, como la presión arterial alta, inflamación crónica, respuesta inmunológica pobre y arterioesclerosis.

“Creemos que una sólida investigación muestra que la RDA debe ser incrementada,” dijo Frei. “Y que la relación beneficio-riesgo es muy alta. 200 miligramos al día de ingesta de vitamina C no significan riesgo alguno, pero hay evidencia fuerte de que podrían proporcionar muchos beneficios sustanciales a la salud.”

Una dieta excelente con la ingesta recomendada de cinco a nueve porciones de fruta y vegetales crudos o al vapor, junto con un vaso de seis onzas de jugo de naranja, puede proporcionar 200 miligramos de vitamina C al día. Pero muchos Americanos y otras personas alrededor del mundo no llevan una dieta excelente.

Aun con la baja RDA de vitamina C, varios estudios en EE.UU. y Canadá han encontrado que de un cuarto a un tercio de las personas tienen un margen deficiente de vitamina C, y que hasta un 20% en algunas poblaciones tienen deficiencias severas –incluyendo estudiantes de universidad, quienes a menudo tienen dietas menos que perfectas. Los fumadores y los adultos mayores también tienen un riesgo significativo.

Incluso la deficiencia marginal puede llevar a malestar, fatiga y letargo, observan los investigadores. Niveles más sanos de vitamina C pueden mejorar la función inmunológica, reducir condiciones inflamatorias como la arterioesclerosis y reducir significativamente la presión arterial alta.

·      Un análisis reciente de 29 estudios con humanos concluyó que los suplementos diarios de 500 miligramos de vitamina C reducen significativamente la presión arterial, tanto sistólica como diastólica. La presión arterial alta es el mayor riesgo para una enfermedad del corazón y para un derrame, y directamente se atribuye a un estimado de 400,000 muertes al año en los Estados Unidos.

·      Un estudio realizado en Europa con alrededor de 20,000 hombres y mujeres encontró que la mortandad por enfermedad cardiovascular fue 60% menos cuando se comparó la concentración de vitamina C en el plasma sanguíneo en el 20% más alto de las personas contra el 20% más bajo.

·      Otro esfuerzo de investigación encontró que los hombres con los menores niveles de vitamina C en la sangre tuvieron 62% mayor riesgo de padecer una muerte relacionada con cáncer después de un tiempo de 12 a 16 años, comparado con aquellos que tuvieron los niveles mayores de vitamina C.

Estudios de laboratorio con animales –que tal vez sean más exactos que los estudios con humanos pues pueden ser realizados bajo condiciones controladas y con animales de composición genética idéntica –pueden documentar las razones que podrían explicar estos descubrimientos, dijo Frei. Los críticos han sugerido que algunas de estas diferencias simplemente son debidas a una mejor dieta en lo general, y no los niveles de vitamina C, pero los científicos han notado en este reporte que algunos beneficios a la salud se relacionan aun más fuertemente con los niveles de vitamina C en el plasma sanguíneo que con el consumo de frutas y verduras.

Colaboraron para este reporte científicos de Francia y de Dinamarca. La investigación de la Universidad del Estado de Oregon sobre estos asuntos ha sido apoyada por el Centro Nacional para la Medicina Alternativa y Complementaria, una división del Instituto Nacional de Salud.


Link: http://www.sciencedaily.com/releases/2012/07/120716131325.htm