8 DELICIOSAS MANERAS DE USAR LA CHÍA

1img_3951

 

Las semillas de chía son una fuente de proteína, grasas saludables, fibra alimenticia, minerales, vitaminas y antioxidantes, rápidas y fáciles de usar, y en un lindo empaque. Se dice que las semillas de chía duran hasta dos años sin refrigeración, gracias a los altos niveles de antioxidantes que contienen.

 

Su alta concentración de ácido alfa linoleico (ALA) de la grasa omega-3 de origen vegetal es la mayor razón por la que se destacan. Las semillas de chía contienen hasta 40 por ciento de aceite que se compone en un 60 por ciento de omega-3.

 

El ALA es considerado esencial  ya que el cuerpo no puede producirlo, así que lo necesitamos en nuestra alimentación – o sus derivados de cadena larga de origen animal (como el omega-3 que se encuentra en los mariscos o en el aceite de kril).

Mientras que se ha descubierto que las semillas de chía incrementan los niveles de ALA y de otra grasa omega-3, EPA, no incrementan la grasa omega-3 DHA. Mientras que el cuerpo puede convertir el ALA en DHA o EPA, lo hace en un índice muy bajo y, únicamente cuando se tienen suficientes enzimas (muchas personas son deficientes de ellas).

Es por esto que es muy importante consumir omega-3 de origen animal además del omega-3 de origen vegetal. Dicho esto, el omega-3 ALA en las semillas de chía se ha relacionado a una variedad de beneficios a la salud, como:

 

Disminuir los triglicéridos y apoyar los niveles saludables de colesterol Disminuir la presión arterial y las enfermedades cardiacas
Actividad antiinflamatoria Propiedades que protegen el hígado
Acción antidiabética Protegen contra la artritis, enfermedades autoinmunes y el cáncer

 

Además, las semillas de chía contienen una variedad de fitoquímicos adicionales, cada uno de los cuales posee beneficios únicos. Estos son: miricetina, quercetina y kenferol, conocidos por sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y anticancerígenas y, ácido cafeico.

 

Se cree que la combinación de fibra y proteína de las semillas de chía, además de la textura gelatinosa que toman al combinarlas con algún líquido, contribuye a la sensación de saciedad y de estar satisfecho.

 

Las semillas de chía contienen cerca de 10 gramos de fibra en tan sólo dos cucharadas. Un gran número de investigaciones sugieren que una alimentación alta en fibra ayuda a reducir el riesgo a una muerte temprana por cualquier causa, probablemente porque ayuda a reducir el riesgo a una variedad de enfermedades crónicas.

Esto incluye a la diabetes tipo 2, enfermedades cardiacas, derrame cerebral y cáncer. La mayoría de las personas necesitan más de 32 gramos de fibra al día, pero la mayoría de las personas en Estados Unidos ni siquiera se acerca a esta cantidad.

 

Tan sólo dos cucharadas de semillas de chía brindan 18 por ciento del valor diario recomendado de calcio, 35 por ciento de fósforo, 24 por ciento de magnesio y cerca del 50 por ciento de manganeso. Estos minerales son importantes para la salud ósea y, como reportó SF Gate:

“Estos nutrientes ayudan a prevenir la hipertensión y a mantener un peso saludable y, son importantes para la energía del metabolismo y una parte de la síntesis del ADN”.

 

8 Formas de Utilizar las Semillas de Chía en tus Alimentos

Una de las mejores cualidades de las semillas de chía es que son fáciles de usar. Tienen un ligero sabor que hace que se puedan adaptar a una variedad de recetas y no contienen gluten, lo que es perfecto para aquellas personas con enfermedad celíaca, intolerancia al gluten o, que simplemente intentan evitarlo.

Si te preguntas cómo podrías incorporarlas a tu alimentación, TIME mencionó recientemente 8 formas deliciosas de hacerlo:

 

  • Pudin de Semillas de Chía

Cuando se remojan las semillas de chía en agua durante toda la noche, toman una textura parecida a la tapioca. Añade canela, otras especias y un poco de stevia, si gustas, para endulzar y tendrás un bocadillo parecido al pudin, que puede ser consumido en la mañana, medio día o en la noche.
Para que sea más crujiente, añade trozos de almendras crudas en la superficie. También puedes probar la siguiente receta de Pudin Helado de Chía, que fue adaptado de vegan.com.

 

Ingredientes:

  • 1/3 taza de semillas de chía
  • 1 taza de leche de coco
  • 2 cucharadas de miel
  • ½ cucharada de extracto de vainilla
  • ¼ de cucharada de sal del Himalaya o de mar

 

Procedimiento:

  • Mide las semillas de chía, la leche de coco, el extracto y la miel. Mezcla bien y refrigera durante al menos 30 minutos o incluso toda la noche, para que las semillas de chía absorban la humedad y se hagan gruesas y gelatinosas, como pudin.
  • Vierte con una cuchara en un vaso o en una taza para parfait.
  • Añade tus toppings favoritos y disfruta.

 

  • Toppings

Las semillas de chía pueden añadirse prácticamente a cualquier platillo, desde yogurt, puré de manzana y licuados. Ten en mente que tomarán una textura gelatinosa al mezclarse con algún líquido, así que si prefieres que estén crujientes, espárcelas justo antes de comerlas.

 

  • Snacks para Llevar

Además de los platillos para preparar en casa que te sugiero, también hay paquetitos ya hechos que contienen semillas de chía como ingrediente principal. Ten cuidado con su contenido de azúcar, pero si no se tiene otra opción, éstos pueden ser un bocadillo decente para llevar, incluso para los niños.

 

  • Semillas de Chía para untar

Puedes mezclar las semillas de chía con moras y stevia para crear una mermelada casera. No necesitas pectina, ya que las semillas de chía son lo suficientemente gelatinosas.

 

  • “Empanizador” saludable

Si estás buscando una forma saludable y sin gluten para empanizar el pescado, carne o vegetales, las semillas de chía son una excelente opción. Pruébelas mezcladas con nueces finamente molidas y tu selección favorita de especias, para un delicioso reemplazo al pan molido.

 

  • Exfoliante Corporal

Las semillas de chía funcionan bien como agente exfoliante en tu rutina de belleza para el cuidado corporal. Spa Index tiene una sencilla receta hecha en casa para un exfoliante con tan sólo tres ingredientes:

 

Ingredientes:

  • 1/4 de taza de leche de coco
  • 1 cucharadita de jugo de limón
  • 1 cucharada de semillas de chía

 

     Método:

  • Mezcla los ingredientes y almacénelos en un frasco limpio.
  • Al usarlo, humedece tu cara y aplica el exfoliante en movimientos circulares.
  • Permite que se asiente la mezcla por dos minutos antes de utilizar un paño mojado para retirarla.
  • Salpica agua fría sobre tu cara para finalizar.
  • Guarda la mezcla en el refrigerador de 3 a 5 días.

 

 

  • Como combustible después de hacer ejercicio

Las semillas de chía son conocidas por aumentar la fuerza y el vigor, así que pruébalas en tu licuado de proteína de lacto suero después de hacer ejercicio.

 

  • Germinado de Chía

Los germinados brindan unos de los niveles más altos de nutrición disponibles, como vitaminas, minerales, antioxidantes y enzimas que ayudan a protegerte contra el daño de los radicales libres. Muchos de los beneficios de los germinados se relacionan al hecho de que, en la fase inicial de su desarrollo, las plantas contienen cantidades más concentradas de nutrientes. Las semillas de chía no son la excepción y puedes cultivarlas fácilmente en casa, para usarlas en ensaladas de vegetales crudos y sandwiches.


Fuente: Mercola.com