5 PASOS PARA VENCER EL INSOMNIO

Woman ith her head under her pillow trying to sleep

¿QUÉ HACER CUANDO TIENES INSOMNIO?

Todos hemos estado allí. El insomnio puede ser el más cruel de las torturas, pero una rutina simple puede conseguir que tu mente y cuerpo se tranquilicen en tan sólo unos minutos. A continuación unos consejos que puedes probar cuando no logres conciliar el sueño.

 

  1. Finge un bostezo

Imitar el acto de un bostezo es un disparador físico que le envía el mensaje a tu cerebro que estás cansada y es hora de dormir. Incluso para hacerlo más real, abre tu mandíbula y bosteza un par de veces antes de ir a la cama. Este acto incluso libera la tensión y envía señales al cerebro que estás soñolienta.

 

  1. Presta atención a tu respiración

En concreto, presta atención a tu respiración y especialmente la respiración “exhalación”. Al concentrarte en la respiración, la mente se aleja de distracciones y argumentos falsos. Con cada exhalación, imagina que tu cuerpo se hunde cada vez más profundamente en la cama.

 

  1. Evalúa tu cuerpo

Observa cómo te sientes, físicamente: se distribuye uniformemente tu peso en la cama? ¿Dónde están los puntos de contacto con la cama? Estás caliente o fría? Centrándote en tu cuerpo, y haciendo ajustes a cualquier malestar te ayudará a sentirte con más control de tu mente y tu capacidad para dormir. También te ayuda a ignorar las cosas que no puedes cambiar (como el molesto ruido de un grifo, o el tráfico).

 

 

  1. Pon tu cuerpo a dormir, una extremidad a la vez

Comienza en la coronilla, y mentalmente pasa a los ojos, cuello, brazos, torso, y así sucesivamente. Imagina que conviertes a tu cuerpo en modo “dormir” parte por parte a la vez. Si al llegar al dedo del pie más pequeño aún no te sientes cansada, regresa a la coronilla y repite el proceso hasta que estés completamente relajada.

 

  1. No te presiones

Recuerda que es normal tener pensamientos acelerados e insomnio ocasional. Si estas técnicas no te funcionan de inmediato, no lo harán presionándote y juzgando tu incapacidad para dormir. Cuando estés frustrada y harta, trae a tu mente de nuevo la atención a la respiración y evita juzgar tus pensamientos.


 

Fuente: brightnest