Activa tu interruptor quema grasa con la grelina y la leptina

index

La Grelina es una hormona producida en el estómago que tiende a subir antes y a caer después de cada alimento que comemos. En una publicación de la revista Addiction Biología, se encontró que el inducir a comer en períodos cortos de tiempo y el aumento de peso a largo plazo, la grelina reduce la utilización de la grasa y es un componente vital controlado por el sistema de placer-recompensa del cerebro. Considerada como la única hormona que estimula el apetito en los seres humanos, la grelina es uno de los principales contribuyentes en inducir a la gente en comer los “bocadillos” poco saludables. Además, la grelina se libera directamente en respuesta a situaciones de estrés, lo que explica por qué tantas personas tienen la tendencia a comer cuando están estresados. Al perpetuar el ciclo de la tensión, la grelina contribuye en el aumento de peso mediante el mantenimiento de los niveles de estrés de una persona y dar a esa persona la fuerte urgencia de comer.

La leptina, por otro lado, es conocida como la “hormona del hambre” porque le notifica a tu cerebro cuando hay suficiente comida en tu estómago y los niveles de energía son suficientes. Manteniendo tu peso en un punto ideal, las células adiposas producen una determinada cantidad de leptina, que mantienen el equilibrio interior de la energía necesaria para la función celular y la gestión adecuada de peso.

Debido a que el cuerpo produce leptina basado en el porcentaje de grasa corporal, el aumento de peso hace que los niveles de leptina en sangre aumenten, y la pérdida de peso se traducirá en disminución de niveles. Desafortunadamente, las personas con sobrepeso y obesidad son en general “resistentes a la leptina”, lo que contribuye a un mayor aumento de peso debido a que requieren más alimentos de los necesarios para sentirse “llenos” o saciados.

Tres puntos para recordar:

  • La grelina es una hormona de acción rápida que juega un papel vital en la iniciación de la comida y contribuye al aumento de peso.
  • La leptina medía la regulación a largo plazo, el balance de energía y suprime la ingesta de alimentos, induciendo con ello la pérdida de peso.
  • Ambas hormonas se pueden controlar de forma natural, aunque principalmente se encargan de la gestión del ejercicio y el estrés.

 

 

¿Cómo puedes afectar cada hormona?

Ambas hormonas pueden ser controladas de manera natural, a través del ejercicio y el manejo de estrés.

 

Entrenamiento de alto impacto de por vida

 

Durante años, hemos escuchado los consejos para bajar de peso dados por la mayoría de los proveedores de salud, y se centraban en la actividad aeróbica de bajo a moderado, como caminar o correr de 30 a 60 minutos todos los días. La investigación de la última década continúa reportando que los aumentos y disminuciones de grelina leptina se han dado después de este tipo de ejercicios, por lo que esta noción es obsoleta. En cambio, los entrenamientos de ráfaga son una de las mejores maneras de manejar el comportamiento de hambre poco saludable, quemar la grasa del vientre, y manipular la grelina y la leptina para perder peso.

 

Por ejemplo, en un estudio realizado por la Universidad de Bath (Reino Unido), los distintos niveles de la hormona en las personas que participaron en un entrenamiento ráfaga (es decir, de 30 segundos de sprint en una corredora de baja o alta intensidad) mostraron que:

 

  • Las concentraciones totales de grelina disminuyeron después de los sprints de alta intensidad y fueron significativamente más bajos después de los 30 minutos de recuperación de lo que eran antes del ejercicio, lo que sugiere que el entrenamiento de explosión no sólo puede contribuir a la pérdida de peso, también puede ayudar a frenar el apetito a largo plazo.

 

  • La hormona del crecimiento (atribuido a la pérdida de peso) sus concentraciones fueron mayores en el de alta intensidad que en el grupo de baja intensidad, lo que sugiere que el entrenamiento de explosión afecta a otras hormonas, además de la grelina.

 

El Journal of Sports Science publicó recientemente resultados similares en cuanto al entrenamiento de explosión, la relación entre el ejercicio de alta intensidad y la sangre soluble (SOB-R) las concentraciones del receptor de leptina. Los resultados enlazan bajos niveles de SOB-R a la obesidad debido a que tienen menos receptores para recibir la hormona que impide que la leptina se adhiera a las células, por lo tanto no se logra frenar el hambre y recibir los efectos de perder peso. Después de evaluar a 18 voluntarios varones sanos que completaron o bien ejercicio de baja intensidad o rutinas de ejercicios de alta intensidad, los investigadores descubrieron que:

 

24 horas después del ejercicio, el grupo de alta intensidad tuvo concentraciones de SOB-R significativamente más altas y las concentraciones de leptina significativamente más bajas que el grupo de baja intensidad; esto sugiere que el entrenamiento de alto impacto es más eficaz no sólo en el aumento de la sensibilidad de la célula a la leptina, sino también en los niveles en sangre globales de la hormona.

Además, los niveles de leptina a las 48 horas post-ejercicio también fueron significativamente menores en el grupo de alta intensidad, lo que sugiere que el entrenamiento de explosión, al igual que la grelina, tiene efectos a largo plazo sobre la pérdida de peso que son beneficiosos después del entrenamiento.

Estos son sólo dos ejemplos de un gran número de estudios de investigación que demuestran que el entrenamiento de intervalos de alta intensidad no sólo son más eficaces para frenar el apetito y controlar el aumento de peso a corto plazo, sino también a largo plazo.

 

Irse a dormir temprano para levantarse temprano a entrenar!

Para maximizar mejor tu entrenamiento de explosión, y mejorar tus niveles de grelina y la leptina, la investigación demuestra que es mejor hacer ejercicio a primera hora por la mañana. De acuerdo con un estudio publicado en el Journal of Physiology, hacer ejercicio con el estómago vacío mejora la tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina.

 

Además de contribuir a la diabetes tipo 2 y la prevención de la pérdida de peso, se ha demostrado que reducir los antojos y el deseo de comer colaciones poco saludables están relacionados con la grelina y la leptina.

 

Controlando la grelina y leptina a través del manejo del Estrés.

Además del ejercicio adecuado, la revista Obesity Reviews publicó recientemente un artículo acerca de la evaluación de los efectos del ejercicio, el sueño y el estrés sobre las hormonas y concluyó que, “Las intervenciones conductuales podrían ofrecer un método práctico y rentable para reducir o estabilizar los niveles de grelina después del inicio de un programa de pérdida de peso para mejorar el mantenimiento y mantener el peso a largo plazo.

 

En otras palabras, el ciclo de estrés debe estar bajo control para alcanzar tus metas de pérdida de peso. Una sugerencia para concluir el día es hacer la práctica de Tai Chi y yoga por las noches, lo que ayudará a establecer una buena noche de sueño y preparar tu cuerpo para tu rutina de alto impacto por la mañana.

 

Recuerda que, la oración, las relaciones saludables y una dieta antiinflamatoria adecuada son las claves para mantener tus niveles de estrés en equilibrio y revertir el ciclo de estrés que provoca el aumento de peso.

 

 


 

 

Fuente: Dr. Axe

Food is Medicine