Tu Tiroides: Separando Hechos de Ficción

3521_22_121633

Tu tiroides: esa pequeña glándula en forma de mariposa que está en la base de tu cuello y de la que probablemente hayas escuchado bastante, pero tal vez no sepas mucho sobre ella. La glándula produce en serie hormonas de tiroides, lo que regula tu metabolismo. Aún más que una máquina que quema calorías, tu tiroides también determina tu temperatura corporal, niveles de energía, apetito, y la función de tu corazón, cerebro y riñones —e impacta “virtualmente cada sistema de órganos en tu cuerpo,” dijo Jeffrey Garber, M.D., endocrinólogo y autor de La Guía de la Escuela de Medicina de Harvard para Superar Problemas de Tiroides

Cuando tu tiroides está trabajando bien, tu metabolismo está activo, te sientes con energía y tu humor está estable. Sin embargo, mucha o poca hormona de tiroides puede hacer que todo parezca… apagado. Aquí separaremos hechos de ficción sobre esta popular glándula para que estés informado, abordes cualquier problema de frente y comiences a sentirte como tu eres otra vez.

 

  1. Hecho: Podrías Tener Un Problema de Tiroides Sin Saberlo

Más o menos un 10% de la población, o 13 millones de Americanos, podrían tener una condición en la tiroides sin saberlo, de acuerdo a un estudio de los Archivos de Medicina Interna. Esto es porque muchos síntomas relacionados con la tiroides son sutiles. Los signos comunes incluyen fatiga, ansiedad, dificultad para dormir, depresión, caída de pelo, irritabilidad, sentirte con mucho calor o mucho frío, y constipación. Si tienes cambios en tu salud física o mental que no se van, pregunta a tu doctor por una prueba para medir los niveles de la tiroides. Porqué es importante: Una condición de tiroides sin tratar podría contribuir a asuntos más serios como colesterol LDL alto (o mal colesterol) y enfermedad cardíaca. Una función de tiroides pobre también puede interferir con la ovulación, lo que afecta tu habilidad para embarazarte (tal vez tomar ciertas hormonas de tiroides si estás tratando de concebir).

 

2.Ficción: Tratar Un Problema de Tiroides Puede Arreglar Un Problema de Peso

Sí, es verdad que el hipotiroidismo —una actividad baja de tiroides— puede contribuir a ganar peso. Cuando tus hormonas están muy bajas, tu cuerpo frena tu metabolismo. Sin embargo, el medicamento no es la píldora mágica que mucha gente espera. “La cantidad de peso ganado que típicamente vemos en pacientes con hipotiroidismo es modesto y más que nada es peso en agua,” dijo Garber. (Niveles bajos de hormonas de tiroides provocan que tu cuerpo contenga sal, lo que lleva a una retención de líquidos.) El tratamiento puede ayudarte a perder algo de peso, pero muchos factores afectan tu metabolismo —genética, masa muscular, qué tanto duermes, y más —así que un asunto de tiroides es sólo una pieza en el rompecabezas de la pérdida de peso.

 

3.Ficción: Comer Kale (col rizada) Perturba Tu Tiroides.

Tal vez hayas escuchado que los químicos en la kale llamados glucosinolatos pueden suprimir la función de la tiroides. Lo que sucede es que los glucosinolatos forman goitrin, un compuesto que puede interferir con cómo la tiroides maneja el yodo, un elemento necesario para producir la hormona de tiroides. ¿La realidad? “En los EE.UU. la deficiencia de yodo es muy rara y tienes que consumir enormes cantidades de kale para poder interferir con el yodo,” dijo Garber. Si estás preocupado, pero quieres seguir manteniendo este súper alimento en tu mesa, cocina las hojas parcialmente para destruir los goitrinos.

 

4.Hecho: Si Tu Madre Tiene Un Problema De Tiroides, Tu Puedes Desarrollar Uno.

Uno de los factores de riesgo más fuertes para un problema de tiroides es tu historial familiar. Hasta un 67% de tus niveles de hormona de tiroides circulantes están genéticamente determinados, de acuerdo a un estudio en Reseñas de Bioquímica Clínica. Ciertos problemas de tiroides, como la enfermedad de Grave —un trastorno autoinmune que lleva a una sobreactividad en la glándula tiroides— están especialmente ligados en tu ADN. Aproximadamente un cuarto de las personas con la enfermedad de Grave tienen un pariente en primer grado con esta condición. Si tu mamá o algún otro pariente cercano ha experimentado problemas de tiroides, habla con tu médico. Las mujeres tienen hasta 10 veces más probabilidad de desarrollar una enfermedad de tiroides, enfócate en las mujeres de tu familia.

 

 

5.Ficción: Necesitas Tomar Medicamento De La Tiroides Para Siempre.

Depende. Si recibes un tratamiento como una cirugía o una radiación con yodo que remueva parte de tu tiroides, entonces tal vez necesitas tomar hormonas de tiroides para siempre. Sin embargo, con una tiroides sobreactiva o poco activa, tal vez sólo necesites tratamiento temporal para ayudar a tu cuerpo a regular sus propios niveles  hormonales. “Prefiero recetar las dosis más pequeñas posibles y por un periodo corto de duración,” dijo Sara Gottfried, M.D., autora de La Cura Hormonal. Una vez que tu cuerpo obtiene un nivel óptimo, tu médico puede incrementar o eliminar tu medicación y monitorearte para estar seguro de que mantengas esos niveles por ti mismo.

 


 

 

Por Paige Fowler / Mind and Body / 17 Abril 2014

En inglés: http://www.shape.com/lifestyle/mind-and-body/your-thyroid-separating-fact-fiction