Deja de Buscar la Relación Perfecta y Comienza a Aprender Cómo Amar

images

Hojea cualquier revista o mira cualquier noticia de entretenimiento y no tomará mucho tiempo para que escuches la última ruptura de alguna celebridad. Me encanta escuchar a los psicólogos de sillón cuando desmiembran estas relaciones fallidas y tratan de revelar las razones por las que Gwyneth y Chris o Robin y Paula se han separado. Mientras mucha de la vida de las celebridades parece que no está relacionada con nuestra vida diaria hay un tema que casi siempre emerge y yo creo que muchos de nosotros nos podemos relacionar con el —la presión de estas parejas de vivir con un estándar irreal y su impacto en las relaciones.

Está garantizado, muchos de nosotros no somos fotografiados todos los días, tampoco nos entrevistan, pero las celebridades no son las únicas cuyas relaciones enfrentan la presión de ser perfectas. Vivimos en una sociedad que continuamente defiende expectativas irreales e inútiles de lo que una “buena” relación debería de ser.

De hecho, antes de que se derrumbe, muchos de estos romances de Hollywood son ejemplos para el resto de nosotros de lo que deberíamos alcanzar. Gente hermosa, sonrisas brillantes, lugares exóticos o cenas románticas se muestran ante nosotros como un recordatorio visual de como debe verse una “relación perfecta.” Y para los que nos damos cuenta de que nuestras vidas nunca van a tener platos de cena en París o unas vacaciones familiares de un mes con tres niñeras, hay una presión más sutil que nos rodea.

Miramos a nuestros vecinos y compañeros de trabajo y parece como si ellos tuvieran el matrimonio perfecto. Siempre se ven felices o, si no están de acuerdo con el otro, tienen una pelea como de comedia. Porque rara vez compartimos el alboroto interno de nuestra familia con alguien (incluyendo a la familia extendida) a menudo vivimos con una imagen irreal de un buen matrimonio donde todo debe ser maravilloso.

La verdad es que el matrimonio, o cualquier relación a largo plazo, es tanto terrible como maravillosa la mayor parte del tiempo. Y aún cuando aceptemos que habrán retos, muchos de nosotros nos quedamos pegados con la idea de que si soportamos estas tormentas, en algún momento nuestra relación será perfecta. Una vez que alcancemos esta perfección podemos dejar de trabajar en cosas, parar de tratar tan duro para que salga bien. Y después de años de subidas y bajadas muchas parejas comienzan a desgastarse de trabajar hacia esa meta que parece que nunca se acerca.

El asunto es que están trabajando hacia la meta incorrecta. Una buena relación nunca está terminada; siempre será un trabajo en proceso en lugar de un perfecto proyecto terminado.

La meta es mantener siempre las cosas en movimiento en la dirección del ideal mientras aceptamos que la alegría está en el proceso. Una relación “perfecta” simplemente no existe pero está bien movernos en dirección a un amor “perfecto.” En su libro, Being Peace, Thich Nhat Hanh dice “Si pierdo mi dirección tengo que buscar a la estrella polar, e ir hacia el Norte. Pero eso no significa que espero llegar a la estrella polar.”

Así es como debemos aprender a ver nuestra relación, no como un trabajo fastidioso que soportamos para que un día llegue esta relación perfecta pero un viaje compartido hacia el amor ideal que cumple con las necesidades de ambos, mucha parte del tiempo. Ninguna relación cumplirá con las necesidades de ambos perfectamente pero podemos escoger en movernos consistentemente hacia la dirección de esta relación nirvana. Y entre más cerca sigamos este camino, más claramente comenzaremos a ver que la parte más maravillosa de un matrimonio es el compartir el viaje juntos, no el destino final.

 


 

Abril 17, 2014 / Por Esther Boykin

 

En inglès: http://www.mindbodygreen.com/0-13383/stop-looking-for-the-perfect-relationship-start-learning-how-to-love.html