5 Grasas que no te engordan

650_1000_800px-ARS_copper_rich_foods

Existe una gran cantidad de mitos sobre la nutrición. Siempre estamos buscando probar la nueva dieta o tendencia de salud para bajar unos kilitos y sentirnos mejor. Uno de los principales conceptos erróneos es que la grasa de engorda. Nuestra sociedad está obsesionada con productos bajos en grasa y libres de grasa pensando que son más sanos. Esto simplemente no es verdad. La mayoría de los alimentos que están etiquetados como bajos en grasa o libres de grasa son alimentos procesados y refinados en los que las grasas han sido reemplazadas con más azúcar. No es una muy buena opción. De hecho, muchas grasas son muy saludables, esenciales para nuestro bienestar, e incluso ayudan a bajar de peso. Nuestro cuerpo requiere grasa para poder funcionar correctamente. Además, varias vitaminas necesarias, como la A,D, E y K son liposolubles, lo que significa que la única forma en la que tu cuerpo puede absorberlas es por medio de la grasa.

Aquí hay unos cuantos tipos de grasas buenas que te recomiendo incorporar a tu dieta. No sólo te sentirás mejor, también estarás menos hambriento, y tu cuerpo no se sentirá privado.

Nueces

La nueces son super amigables con las dietas y están llenas de nutrients, grasas saludables y proteína. Las nueces son una de las mejores fuentes de ácido alfa-linoléico, un tipo de omega-3 excelente para el corazón. Los omega-3 ofrecen numerosos beneficios a la salud, desde bajar el colesterol hasta la prevención de enfermedades. También son ricas en L-arginina, un aminoácido que ha demostrado mejorar la función inmune, mejorar la sanación de heridas, mejorar la función de los vasos sanguíneos y ayuda a controlar las enfermedades cardiovasculares. Adicionalmente, las nueces contienen fibra soluble y vitamina E. La fibra ayuda a bajar el colesterol y los niveles de glucosa, mientras que la Vitamina E es un poderoso Antioxidante, es esencial para una función inmune correcta, piel saludable y la reparación del ADN.

Algunas de mis nueces favoritas son las almendras, las nueces de castilla y las macadamias. Pruébalas en smoothies, barras de proteína, ensaladas, mezcladas con frutas secas o solas. También, las mantequillas de nueces son una deliciosa manera de disfrutar este alimento lleno de nutrientes.

 

Aguacates

Los aguacates son frutas fantásticas llenas de beneficios nutricionales. Son una excelente fuente de glutatión, un poderoso antioxidante que ayuda a limpiar y proteger tu cuerpo desintoxicándolo, eliminando metales pesados y peleando contra los radicales libres. El glutatión ayuda a mantener un sistema inmune saludable y desacelera el proceso de envejecimiento. Los aguacates también son ricos en folato, que ha demostrado que baja la incidencia de enfermedades del corazón e infarto. También son la mejor fuente frutal de Vitamina E, lo que protege contra varias enfermedades y ayuda a mantener la salud en general.

Los aguacates no sólo están cargados de nutrientes, también existen estudios que han demostrado que los nutrientes se absorben mejor cuando se consumen con un aguacate. Disfruta de los aguacates en un sándwich, en ensaladas o licuados en un smoothie.

Aceite de coco

Los productos de coco ofrecen una gran cantidad de beneficios de salud, y el aceite de coco es un gran aceite para cocinar, o agregar a smoothies, avena, y otros platillos. El aceite de coco ofrece propiedades antimicrobianas, antibacteriales y anticancerígenas. Mejora la digestión, la absorción de nutrientes y la salud intestinal. Provee beneficios cardiovasculares y ayuda a controlar la Diabetes tipo 2. El aceite de coco mejora la salud de riñones e hígado y da apoyo al sistema inmune. También mejora el metabolismo, la energía y el control de peso.

El aceite de coco tuvo una mala reputación por un tiempo principalmente porque está compuesta de grasas saturadas, de las que nos dijeron que nos teníamos que mantener alejados. Sin embargo, la grasa saturada del aceite de coco es diferente a la que se encuentra en productos animales. Los ácidos grasos del aceite de coco son triglicéridos de cadena mediana, que son fácilmente metabolizados y utilizados como energía por el cuerpo. Existen investigaciones que sugieren que éstos ácidos grasos pueden acelerar tu metabolismo, ayudar a la pérdida de peso y mejorar el HDL, el colesterol bueno y protector, en tu cuerpo.

Aceite de Oliva

El aceite de oliva es un aceite sanísimo para usar cuando salteas, horneas o preparas aderezos de ensaladas. Este fantástico aceite es rico en grasas monoinsaturadas y en antioxidantes como clorofila, carotenoides y vitamina E.

El aceite de oliva es bueno para reducir la presión sanguínea, prevenir cáncer, controlar la diabetes y disminuir la gravedad del asma y la artritis. De hecho, incluir aceite de oliva en tu dieta pueda ayudarte a mantener un peso bajo y saludable.

Semillas

Las semillas, como las nueces, contienen un gran número de propiedades saludables para el corazón. Contienen fibra benéfica, ácidos grasos omega-3 y proteína. Las semillas también están llenas de minerales que ayudan a la salud como el magnesio, el selenio y el zinc.

Algunas grandes semillas que debes incluir en tu dieta son las semillas de linaza, las de chía, de calabaza y de girasol. Las semillas de chía, en particular, son consideradas un súper alimento por su contenido extremadamente alto de nutrientes. Son súper ricas en omegas-3, incluso más que las semillas de linaza. Además, están cargadas de poderosos antioxidantes, fibra, magnesio, fósforo, manganeso, cobre, hierro y zinc. Las semillas pueden ser disfrutadas en varias maneras. Son deliciosas en smoothies, alimentos horneados, barras nutricionales, ensaladas, mezcladas con frutas secas y nueces, en el yogurt y en otros alimentos.

 


 

Fuente: MindBodyGreen