¿Cómo sabes si estás tomando suficiente agua?

Cómo saber si estás consumiendo suficiente agua

A lo largo de cada día, tu cuerpo pierde agua a través de la orina y las glándulas sudoríparas – incluso cuando no estás sudando. Como resultado, tienes que recuperar este fluido constantemente, y los refrescos no cuentan…

El café y los refrescos son típicamente altos en cafeína, que actúa como un diurético que puede deshidratarte. Y peor aún, los refrescos, los jugos de frutas y otras bebidas endulzadas son fuentes primarias de fructosa, lo que sólo deteriora tu salud.

Lo mismo por las bebidas artificialmente endulzadas. Así que la clave es tomar agua pura. Pero ¿Cuánta agua necesitas diariamente? Mientras una guía repetida constantemente dice que deberías de tomar 8 vasos de agua al día, esto podría ser demasiado para algunos, y no suficiente para otros.

También tu requerimiento de agua puede variar día con día dependiendo de un número de factores, como tu nivel de actividad y las condiciones climáticas.

Afortunadamente, tu cuerpo está equipado con un mecanismo que te avisa cuando necesitas reponer tu suministro de agua. Se llama sed. Y existe también una manera simple de calcular si necesitas tomar más agua aunque no estés sediento.

¿Cómo leer los signos de necesidad de agua de tu cuerpo?

Una vez que tu cuerpo ha perdido entre el uno y el dos por ciento de su contenido total de agua, te lo señalará haciéndote sentir sediento. Usar la sed como una guía de cuando agua necesitas tomar es una buena forma de asegurarte de que tus necesidades individuales están siendo cubiertas día con día.

Sin embargo, para el momento en el que tu mecanismo de sed se activa, podrías ya estar un poco deshidratado. La mayoría de los estudios demuestran que 2/3 de nosotros estamos deshidratados y necesitamos tomar más agua.

Esto es particularmente cierto para los mayores. Así que, es una buena idea aprender otras señales, más sutiles, que tu cuerpo envía, indicando que tienes que tomar más agua. Eso incluye:

  • Cansancio y cambios de humor
  • Hambre aunque acabes de comer
  • Dolor de espalda o articulaciones
  • Piel opaca, seca y/o con arrugas pronunciadas
  • Micción infrecuente; orina oscura y concentrada, y/o estreñimiento

El color de tu orina es un marcador importante

Además de escuchar a tu sed, una buena regla es checar el color de tu orina. Deberías estar tomando suficiente agua para que tu orina sea de un tono amarillo claro.

La orina de color oscuro es un signo de que tus riñones están reteniendo fluidos para poder mantener sus funciones corporales, que incluyen la desintoxicación. Como resultado, tu orina se verá altamente concentrada y de color oscuro. También podrías orinar menos frecuentemente, por la misma razón.

Ya que el mecanismo de sed tiende a volverse menos eficiente con la edad, los adultos mayores necesitan poner más atención al color de su orina para asegurarse de que su ingesta de agua es adecuada.

Toma en cuenta que la riboflavina (la vitamina B2, que también se encuentra en la mayoría de los multi-vitamínicos) volverá tu orina de un color brillante, casi fluorescente. Así que si estás tomando suplementos que contengan B2, puede ser más difícil juzgarlo por el color de tu orina.

También la frecuencia de urinación puede ser utilizado para juzgar tu ingesta de agua. Una persona saludable orina en promedio unas siete u ocho veces al día. Si tu orina es escasa o si no has orinado en varias horas, eso también es una indicación de que no estás tomando suficiente agua.

Síntomas de deshidratación crónica

Los síntomas primarios de la deshidratación son: sed, piel seca, orina de color oscuro, y fatiga. Pero también existe un número de síntomas comúnmente ignorados que podrían sugerir que estás sufriendo de una deshidratación más o menos crónica. Estos síntomas incluyen:

  • Disturbios digestivos como acidez y estreñimiento
  • Confusión y/o ansiedad
  • Infecciones del tracto urinario
  • Envejecimiento prematuro
  • Colesterol alto

 

La deshidratación es un problema común entre los adultos mayores

De acuerdo a una investigación reciente, uno de cada 5 adultos mayores no toman suficiente agua diariamente. Entre aquellos que no tienen un cuidador, el número es más alto – uno de cada cuatro. Y los adultos mayores con demencia tienen una probabilidad 6 veces mayor de sufrir deshidratación.

También la deshidratación tiende a ser más común entre las personas que están tomando medicamentos.

 

¿Por qué no recomiendo tomar agua embotellada?

Tomar agua te ayuda a deshacerte de toxinas, pero mientras menos filtrada esté el agua, más contaminantes estás consumiendo. La mayoría del agua corriente contiene una cierta cantidad de contaminantes dañinos, incluyendo flúor, productos de la desinfección, químicos, radiación, metales pesados y medicamentos farmacéuticos. Adicionalmente, hay que ser cuidadosos con bañarse en agua sin filtrar ya que puedes absorber fácilmente más toxinas respirando en una regadera caliente que tomando agua de la llave durante todo el día.

El año pasado, algunos científicos federales reportaron haber encontrado trazas de 18 contaminantes sin regular en un tercio de las muestras de agua recolectadas de 25 utilidades municipales en Estados Unidos. Así que además de asegurarte de que estás tomando suficiente agua, es importante considerar el tipo de agua que estás consumiendo.

Muchas personas recurren instintivamente al agua embotellada, pero existen varias razones para evitar esta opción. Tomar agua de botellas plásticas puede plantear serios riesgos de salud por los químicos industriales como el BPA y el BPS, así como los ftalatos, que se filtran del plástico hacia los contenidos de la botella. El BPA y el BPS son químicos que imitan al estrógeno y se relacionan con defectos reproductivos, problemas de aprendizaje y de conducta, disfunción inmune, y cáncer de próstata y de cáncer. Los ftalatos también son disruptores endócrinos, y han estado ligados a una gran variedad de efectos de desarrollo y reproductivos, así como al cáncer de hígado.

También, el agua embotellada cuesta 1,900 veces más que el agua regular de la llave, y puede o puede no haber recibido tratamientos adicionales. Los estudios han demostrado que el 40 por ciento del agua embotellada es de hecho agua de la llave regular con posiblemente ningún tratamiento de filtrado. Mientras que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos requiere que los grandes suministros públicos de agua sean probados por contaminantes varias veces al día, la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) requiere que los embotelladores privados hagan pruebas de contaminantes únicamente una vez a la semana, o al año, o incluso cada cuatro años, dependiendo del contaminante.

Muchas aguas embotelladas también tienen flúor añadido, así que si estás tomando agua embotellada, asegúrate de que sea libre de flúor. Y finalmente, las botellas de plástico también causan problemas ambientales enormes por el volumen de deshechos plásticos que crean, la falta de una adecuada capacidad de reciclaje para los plásticos y la cantidad de petróleo que se requiere para su manufactura.

La respuesta a todos estos problemas de salud y ambientales es minimizar o eliminar tu uso de botellas de agua de plástico. La opción más económica y ecológica que puedes hacer es comprar e instalar un filtro de agua en tu hogar. Y, en lugar de usar botellas de plástico, usar botellas de vidrio reusables, que tienen una huella ecológica mucho menor.

 

Los beneficios de salud del “Agua Viva”

La mejor agua, sin embargo, viene de un manantial natural. No recomiendo tomar agua destilada de forma regular. Es demasiado ácida, y no está recomendada para uso extendido, aunque puede ser benéfica para fines temporales de desintoxicación. El pH ideal para tu agua debería ser entre 6.5 y 7.5, que es neutra. Lo que quieres es agua pura que sea limpia, con pH balanceado y “viva”. Lo ideal es el agua de manantial de montaña. No sólo tiene un pH saludable, también está “estructurada” de una forma que no ha sido bien comprendida. Previamente entrevisté al Dr. Gerald Pollack sobre este tema. Él es uno de los científicos líderes de investigación en el mundo en lo referente al entendimiento de la física del agua, y lo que significa para tu salud. Su libro, La Cuarta Fase del Agua: Más allá de líquido, sólido y vapor, explica claramente la teoría de la cuarta fase del agua, que es nada menos que innovadora.

La cuarta fase del agua es, en resumen, agua viva. Se refiere a ella como agua EZ, que viene de “exclusion zone” (zona de exclusión), que tiene una carga negativa. Esta agua puede almacenar energía, como una batería, y puede proporcionar energía, también. Este es el tipo de agua que contienen tus células; incluso tus tejidos extracelulares están llenos de esta agua EZ, por lo que él cree que es muy importante tomar agua estructurada para tener una salud óptima.

Yo tomo casi exclusivamente agua con vórtex ya que me volví un gran fan de Viktor Schauberger, quien hizo mucho trabajo pionero sobre los vórtex hace alrededor de un siglo. El Dr. Pollack confirma que creando un vórtex en un vaso de agua, estás poniéndole energía, incrementando el EZ. El agua de fuentes profundas, como el agua de manantiales profundos, en una excelente opción ya que el agua EZ también se crea bajo presión.

 

Alternativas saludables para darle un toque de sabor

Mientras más gente se vuelve consciente de los peligros para la salud de los refrescos, la industria de bebidas ha creado una nueva raza de bebidas “saludables” – las llamadas bebidas “funcionales” y “mejoradas”, fortificadas con todo desde vitaminas y minerales hasta electrolitos, oxígeno, fibra, e incluso proteína. Pero si te fijas en las etiquetas, descubrirás que están llenas de ingredientes desagradables, capaces de crear un caos en tu metabolismo, hormonas y otros procesos fisiológicos. Muchas contienen una gran cantidad de azúcar, lo que las hace tan saludables como los refrescos.

En ocasiones en las que quieras un toque de sabor, simplemente agrega un poco de limón fresco o jugo de limón a tu agua. Además, el agua con limón tiene más de una docena de beneficios, desde mejorar el estreñimiento y las infecciones del tracto urinario, a fortalecer tu sistema inmune, limpiar tu hígado y mejorar tu piel.

Los pepinos rebanados también pueden darle un twist refrescante al agua. Si quieres un poco de sabor dulce, puedes agregar un poco de Stevia o Luo Han Guo, que están entre los sustitutos de azúcar más sanos. Alternativamente, simplemente agrega un poco de extracto de hierbabuena o unas cuantas hojas de menta molidas de tu jardín herbal. Si quieres una “bebida deportiva” con electrolitos prueba el agua de coco, que es una fuente natural de potasio y electrolitos.

 

Para una salud óptima, necesitas agua pura, en cantidades suficientes

No hay duda de que necesitas agua pura para tener una salud óptima. Simplemente cambiando todas las bebidas endulzadas y embotelladas que consumes por agua pura puede hacer mucho para mejorar tu salud – y tu peso. La cantidad, sin embargo, es algo que tienes que ajustar según tus circunstancias individuales.

Recuerda escuchar a tu cuerpo. La sed es una señal obvia de que es tiempo de reponer tus fluidos. También la fatiga y los cambios de humor indican que necesitas tomar más agua. Probablemente la mejor manera de regular tu necesidad de agua es observar el color de tu orina, y la frecuencia con la que orinas. En promedio, un número saludable de visitas al baño es de 7 a 8 veces al día, y quieres que tu orina sea de un color amarillo claro.


 

Fuente: mercola.com