Barras de granola de chocolate y mantequilla de almendras (sin hornear)

barras de granola

Consumir snacks es una de mis actividades favoritas. A veces prefiero comer unos cuantos snacks que una comida completa. Trato de hacerlos tan enteros y saludables como una comida entera regular, pero cuando como snacks, tengo la opción de disfrutar varios de mis favoritos en lugar de un gran plato. Estas barras de granola de chocolate y mantequilla de almendras se han convertido en un favorito en mi casa, y he hecho varios lotes en las últimas semanas.

A mí las barras de granola me gustan más suaves que crujientes. Me encanta cómo estas barras tienen la textura perfecta. Están llenas de doble sabor de almendras, con un topping perfecto de chocolate. Un lote dura aproximadamente una semana en la casa.

Lo mejor es que estas barras de granola no tienen que hornearse y pueden ser hechas por adelantado. A mí me encanta prepararlas durante el fin de semana y guardarlas en un contenedor hermético en el refrigerador y luego comérmelas durante la semana.

 

Ingredientes

  • 1 taza de mantequilla de almendras
  • ½ taza de miel
  • ½ taza + 1 cdita de aceite de coco, separados
  • 2 ¾ tazas de hojuelas de avena
  • ¾ taza de almendras molidas
  • ¼ taza de chispas de chocolate
  • 1/3 taza de chispas de chocolate semi-amargas

 

Preparación

  1. Coloca una hoja de papel encerado en una charola para hornear y coloca aparte.
  2. En una cacerola mediana a fuego lento, combina la mantequilla de almendra, la miel y la ½ taza de aceite de coco. Revuelve hasta que quede una mezcla homogénea y completamente derretida.
  3. Retira del fuego y agrega la avena y las almendras.
  4. Vierte la mezcla en la charola para hornear, esparciendo uniformemente y presionando firmemente con una espátula. Refrigera por 10 minutos o hasta que se enfríe.
  5. Saca del refrigerador y espolvorea con las chispas de chocolate, presionándolas suavemente para que se incorporen a la granola.
  6. Regresa al refrigerador y deja ahí por 2 horas o hasta que esté firme.
  7. Corta en pequeñas barras y sácalas de la charola.
  8. Derrite las chispas de chocolate semi-amargas con una cucharadita de aceite de coco en un recipiente a baño maría. Utilízalo para decorar las barras y deja que se enfríe.
  9. Guarda las barras en un recipiente hermético en el refrigerador con papel encerado para separar las capas.

Nota: Puedes sustituir las chispas de chocolate por alguna alternativa sin lácteos.

 


Fuente: Spoonful of Flavor