Por qué ponerle atención a tu cuerpo es la mejor dieta de todas

por que ponerle atención a tu cuerpo

¿Qué dieta debería hacer? ¿Debería ser vegano o vegetariano? ¿Me conviene la dieta Paleo? Éstas son de las preguntas más frecuentes que me llegan como nutrióloga.

Dejemos a un lado las mareantes etiquetas y aceptemos nuestra individualidad- nuestra bioindividualidad, y esto significa que: no existe una dieta perfecta. Los alimentos que son correctos y los mejores para mi cuerpo son diferentes a los que son buenos para el tuyo. Es la simple verdad, pero no es así cómo hemos sido condicionados a pensar acerca de la alimentación y la nutrición en este país.

Piénsalo: algunos de nosotros somos sensibles a alimentos que de otro modo son saludables. Algunos pueden digerir la lactosa sin problemas mientras que otros sufren para hacerlo. Algunos disfrutan las dietas vegetarianos mientras que otros no pueden.

Existen demasiados factores que afectan qué alimentos son buenos para nosotros como individuos: nuestra edad, nuestro género, nuestra genética, el ambiente en el que vivimos y si somos corredores de maratones o adictos a la televisión.

Bueno, la bio-individualidad suena súper bien y todo, pero ¿Cómo sé que alimentos son buenos para mí?

No existe una respuesta sencilla. Con el tiempo, puedes descubrir qué es lo mejor para tu cuerpo a través de la experimentación y dándote cuenta de cómo te afectan los distintos alimentos. Incluso existen pruebas que te pueden poner en la dirección correcta. Ninguna de ellas es perfecta y algunas pueden ser bastante caras.

Mientras no existe una dieta perfecta para todos, existe una regla que funciona para todo mundo: No cuentes calorías, haz que las calorías cuenten.

Nos hemos vuelto tan obsesionados con el conteo de calorías y carbohidratos que consumimos, cuando los números son sólo una parte de la historia. Claro, las calorías y la cantidad de comida en tu plato son importantes, pero 2,000 calorías de vegetales es muy diferente a 2,000 calorías de azúcar.

La calidad de la comida que consumes importa tanto como, si no es que más que, la cantidad. Y cuando consumes alimentos de más alta calidad, con más densidad nutricional, más enteros, tu cuerpo se siente lleno más rápido, por lo que tiendes a comer menos. Y viceversa, los alimentos llenos de aceites de baja calidad, endulcorantes baratos, hormonas, antibióticos y químicos le bajan la energía a tu cuerpo, por lo que acabas comiendo más para sentirte satisfecho.

Así que mi sencilla respuesta a aquellas difíciles preguntas es: haz que tu comida cuente – y disfruta.

Fuente: MindBodyGreen