Galletas de mantequilla de almendra sin harina

galletas de mantequilla de almendras

Estas galletas son tan deliciosas y tan saludables que son casi criminales. También son súper fáciles de hacer.

Esta es una de mis recetas secretas que guardo para cuando vienen amigos a visitarme en ocasiones especiales. Dejémosla entre tú, yo e internet.

Yo uso la receta tal cual está cuando las sirvo para una fiesta, pero uso la mitad de la cantidad de miel cuando las hago como un snack para diario. Me recuerdan a las galletas de crema de cacahuate tradicionales, pero sin la culpa y la inflamación.

Para 16 galletas.

Ingredientes

  • 2 tazas de mantequilla de almendras cremosa, a temperatura ambiente
  • 2/3 taza de miel cruda
  • 2 huevos grandes
  • 2 cditas de polvo para hornear
  • ½ cdita de sal de mar fina
  • ½ cdita de extracto de vainilla

Preparación

  1. Precalienta el horno a 180°C. Coloca papel encerado sobre dos charolas para hornear.
  2. Agrega todos los ingredientes a un recipiente para mezclar y mezcla con una batidora por 60-90 segundos, o hasta que la mezcla forme una masa espesa. Debe quedar muy espesa y pegajosa.
  3. Haz pequeñas pelotitas con la masa del tamaño de una pelota de ping-pong con tus manos mojadas. Tendrás que enjuagarte y mojarte las manos cada dos o tres galletas, ya que la masa es muy pegajosa.
  4. Coloca 8 bolitas de masa en cada charola con papel encerado con distancia entre ellas de aproximadamente 5 cm. Asegúrate de que sean del mismo tamaño para que se horneen parejo.
  5. Usa un tenedor para aplastarlas ligeramente y haz un diseño de enrejado sobre ellas.
  6. Hornea cada charola por separado por 10-11 minutos, hasta que estén ligeramente doradas y no muy oscuras por debajo. La parte de abajo se quema fácilmente, por lo que es importante revisarlas a los 10 minutos.
  7. Deja enfriar 5-10 minutos antes de disfrutar. Puedes guardarlas en un contenedor en el refrigerador hasta por 5 días. (pero seamos honestos, no van a durar tanto)

 

 


 

Fuente: ElizabethRider.com