Cómo hacer elecciones de comida más sanas (sin cambios drásticos)

elecciones de comida más sana

La palabra “dieta” tiene una connotación súper negativa para mí. Me trae a la mente restricción, calificación de alimentos y restringirte a ti mismo, lo que he aprendido que sólo te lleva a la rebelión! En lugar de eso, trabajo con mis clientes para encontrar un plan de alimentación que funcione para sus estilos de vida y los haga sentirse increíble, para que así no tengan necesidad de hacer trampa. A través de la consciencia gradual, encontrarás lo que funciona para ti, y lo que realmente no necesitas.

Dicho esto, todos tenemos nuestros alimentos de confort. Para muchos de nosotros que sufrimos de alimentación emocional, puede ser difícil seguir un plan de alimentación transformacional que contrasta completamente con los estilos de alimentación convencional el 100% del tiempo. Es por eso que los alimentos como la harina de coco están incluidos en las recetas de horneado de la dieta Paleo, porque estoy segura de que hace 100,000 años nuestros ancestros no tenían las herramientas o habilidades para moler y procesar los cocos para hacer un polvo fino o azúcar! Pero bueno, eso es tema para otro artículo.

A lo que estoy tratando de llegar es que no es un acuerdo de “todo o nada”; existen una gran cantidad de maneras en las que una persona normal puede cambiar, o “saludificar” sus recetas sin la necesidad de cambiar completamente sus favoritos. Todo es acerca de saber dónde empezar y entonces planear de acuerdo a eso. Lo básico es reemplazar uno o todos de los siguientes ingredientes en cualquier receta, en este orden si es posible:

  1. Químicos
  2. Azúcar refinada
  3. Granos que contengan gluten
  4. Lácteos convencionales

Y claro, agregar más fibra y nutrientes en la medida de lo posible. Para mí lo más fácil es agregar semillas de linaza o de chía molidas a mis recetas, y usando puré de manzana o de calabaza en lugar de aceite para agregar humedad a mis recetas horneadas. Los aceites son fabulosos, pero son mejores para ti en forma cruda; la mayoría se vuelven rancios cuando se calientan, como tú bien sabes!

La “saludificación” tiene que ser un proceso orgánico, porque si lo forzas, no va a durar mucho tiempo. Se bueno contigo mismo y recompénsate por tus pequeñas victorias, lo que te ayudará a construir auto-disciplina. No tienes que cambiar todo al mismo tiempo, porque seamos honestos: aprenderá comer de una forma diferente toma tiempo y esfuerzo, y es más fácil que cambies por completo tus hábitos si lo haces gradualmente, aprovechando el momentum de confianza y conocimiento durante el proceso.

Utiliza esta tabla para guiarte en la cocina en un futuro:

 

 


 

Fuente:MindBodyGreen