Cómo optimizar la absorción de la cúrcuma para aprovechar mejor todos sus beneficios

cúrcuma

Cuando hablamos de consumir alimentos por sus beneficios específicos a la salud, mucha gente cree que simplemente comer ese alimento es suficiente. Por ejemplo, si tienes una enfermedad inflamatoria del intestino y has leído que la cúrcuma es eficiente para sanar varios problemas digestivos, podrías simplemente empezar a tomar un suplemento de cúrcuma (curcumina). Pero estarías ignorando un hecho crucial sobre la cúrcuma que podría significar la diferencia entre el simple consumo y la completa absorción. El hecho: la cúrcuma es liposoluble, y quieres tener la capacidad de absorber este magnífico alimento para experimentar todos los beneficios de salud que ofrece.

Cuando algo es liposoluble, significa que se disuelve en grasa. Sin la grasa, al componente activo de la cúrcuma, la curcumina, le cuesta mucho trabajo ir más allá del estómago, al intestino delgado y de ahí a la sangre, donde puede ofrecer sus más grandes beneficios.

Para poder aprovechar la cúrcuma por completo, tienes que tomarlo con un poco de grasa.

Con el curry, en donde la cúrcuma es más conocida, tu cuerpo puede aprovechar la curcumina al máximo porque por lo general la receta lleva aceite. Podemos aprender de esto tratando de hacer a la cúrcuma una parte de un entero sanador sinérgico – una pieza sanadora en una comida llena de salud en general.

Pero incluso cuando no haya curry en el menú o cuando simplemente quieras un poco de curcumina, puedes utilizar sus cualidades liposolubles para asegurarte de que tu cuerpo lo aprovecha al máximo.

El té de leche dorada, también conocido como simplemente leche dorada, es una antigua manera de experimentar los beneficios de la cúrcuma con un poco de grasa incluida. Aunque existen varias recetas para la leche dorada, por lo general todas incluyen disolver un poco de pasta de cúrcuma y agua en una pequeña taza de leche y aceite de coco. Recuerda utilizar cúrcuma orgánica de alta calidad en la preparación de la leche. También puedes preparar la pasta con anticipación y mantenerla en tu refrigerador por semanas.

Otras maneras de obtener lo más posible de tu cúrcuma:

Espolvoréala sobre un aguacate

Disuélvela en una cucharada de aceite de coco antes de agregarla a un smoothie

Mézclala con aceite de oliva y vierte sobre vegetales frescos

Consume cúrcuma o curcumina con pimienta negra. “Agregar pimienta negra a la cúrcuma o a alimentos condimentados con cúrcuma realza la biodisponibilidad de la cúrcuma por 1,000 veces, por la propiedad caliente de la pimienta negra llamada piperina”, dice la nutrióloga Stacy Kennedy.

Un poco de grasa más un poquito de cúrcuma equivale a una gran cantidad de beneficios de salud. Desde reducir la presión sanguínea y la inflamación a prevenir el Alzheimer y a tratar la depresión, esta hermosa raíz puede tener innumerables efectos positivos en tu salud.


 

Fuente: ConsciousLifeNews