20 Propósitos que todos deberían tener

pruebas-y-propc3b3sitos

 

La mayoría de nosotros tiene una relación de amor-odio con esta lista anual. Quizás son las mismas metas apareciendo año tras año, o quizás echas todo por la ventana y mandas la lista a volar. Pero no importa cómo te sientas acerca de esta lista, sentar las intenciones al principio del año es una idea inteligente para llevar una vida balanceada.

Existe una razón por la que los propósitos tradicionales no se mantienen. Las cosas como perder peso, acabar con tu hábito de comerte las uñas o saldar un deuda son todas excelentes propósitos. Pero puede ser muy difícil hacerlo con ganas.

Si de verdad quieres alcanzar nuevas alturas, considera escribir tus metas con más corazón e intención. Enfócate en los sentimientos que quieres sentir este nuevo año y en la imagen grande.

En lugar de escribir “perder peso” o “llegar a mi peso ideal”, ponte el propósito de sentirte bien con tu figura y enamorarte de tu cuerpo. Esto te empodera desde adentro, y empezarás a crear metas con el corazón. Cuando el corazón es tu guía, estás más enfocado y entusiasmado.

Si quieres sentirte más vivo y presente en la vida, considera replantear tus propósitos de año nuevo. Aquí hay 20 cosas para considerar:

  1. Deja ir lo que ya no te sirve.
  2. Vive menos en la costumbre y enfócate en el intento.
  3. Eleva tus estándares.
  4. Busca lo bueno en los demás en lugar de enfocarte en lo malo.
  5. Trata de estar bien con no estar bien.
  6. Vete al espejo y aprecia lo que ves.
  7. Sé amable contigo mismo cuando estás aprendiendo algo nuevo.
  8. Trata de estar bien con el hecho de no saber algo. Aprende a amar el viaje.
  9. Deja de pedir disculpas.
  10. Deja que el amor te guíe.
  11. Deja de apresurar las cosas que necesitan tiempo para crecer.
  12. Aprende la diferencia entre darse por vencido y saber cuando ha sido suficiente. Deja que suficiente sea suficiente.
  13. Viaja a aquel lugar en el que no dejas de pensar .Está en tu corazón por una razón.
  14. Confía más en ti mismo.
  15. Deja ir a quien tú crees que eres para convertirte en quien tú quieres ser.
  16. Sé agradecido por el día de hoy.
  17. No te preocupes por cómo se ve tu vida. En lugar de eso, enfócate en cómo te sientes.
  18. Invita a tu niño interior a jugar a diario.
  19. Déjate ser tú mismo.
  20. Deja de tratar de llegar a donde tú crees que tienes que estar y date cuenta de que estás exactamente donde tienes que estar.

 

Fuente: MindBodyGreen