Antojos alimenticios y deficiencias minerales

antojos

 

La mayoría de nosotros ha, en algún punto de nuestras vidas, experimentado antojos intensos de comida chatarra. Ya sea chocolate, donas, snacks salados o carbohidratos refinados, parece que nuestros cuerpos lo quieren – y la mayoría de las veces se los damos felices. Pero existe un problema: Consumir estos alimentos no acaba con los antojos. ¿Qué es lo que está pasando? ¿Nuestros cuerpos nos están jugando una broma cruel?

Ahora la ciencia entiende que estos antojos son un signo de que tu cuerpo necesita ciertos minerales que se pueden encontrar en alimentos chatarra pero que es mejor obtenerlos de alimentos enteros. De hecho, únicamente obteniendo los minerales de fuentes naturales, en las que todos los nutrientes están optimizados para una absorción superior podemos esperar finalmente acabar con los antojos que plagan nuestra vida.

Chocolate: Magnesio

El chocolate es uno de los antojos más comúnmente reportados en el mundo occidental, así que no es de sorprender que está ligado a un nutriente del que un gran número de nosotros tiene deficiencia: magnesio. De acuerdo a estadísticas recientes, hasta un 80 por ciento de americanos tienen deficiencia de este macromineral esencial, que es necesario para más de 300 reacciones bioquímicas en el cuerpo, incluyendo reacciones relacionadas con la relajación. De hecho, al magnesio se le apoda el “mineral de la relajación”, ya que los síntomas de su deficiencia incluyen ansiedad, irritabilidad, insomnio y presión sanguínea alta. Esta es la razón por la que las personas que sufren de deficiencia de magnesio se sienten mejor después de comer una barra de chocolate: las pequeñas cantidades de magnesio que se encuentran en la barra (derivadas de su contenido de cacao) los relaja. Pero claro, existen fuentes de magnesio mucho más sanas que el chocolate procesado. Los vegetales de hoja verde, las semillas y las nueces, el pescado, los frijoles y la melaza son todas excelentes fuentes de magnesio que te ayudarán a acabar con los antojos de chocolate.

Alimentos dulces: cromo, carbono, fósforo, azufre y/o triptófano

El segundo antojo más común reportado en el occidente son los alimentos altos en azúcar. Este es el antojo más complejo de identificar, ya que puede reflejar deficiencia en hasta 5 nutrientes: cromo (que ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre), carbono (uno de los elementos de los que se hace el azúcar), fósforo (ayuda a producir energía), azufre (ayuda a eliminar las toxinas) y triptófano (un regulador de serotonina). Así que, la mejor forma de acabar con los incesantes antojos de azúcar es simplemente mejorar tu dieta, lo que puede ayudar a remineralizar tu cuerpo en todas las áreas.

Carbohidratos refinados: nitrógeno

Un antojo de carbohidratos refinados como la pasta y el pan señala una deficiencia de nitrógeno. Los compuestos de nitrógeno son un componente esencial de los ácidos nucleicos y las proteínas, y las deficiencias de éstos pueden resultar en desnutrición por una deficiencia de proteínas. Así que si te encuentras con antojo de carbohidratos refinados, agrega más alimentos ricos en nitrógeno a tu dieta. La mayoría de los alimentos contienen nitrógeno en una forma orgánica o inorgánica, pero las frutas y verduras son especialmente ricas en este mineral.

Otros antojos

Los siguientes antojos son menos comunes que los detallados anteriormente, pero todavía se reportan en la sociedad de hoy:

  • Alimentos grasosos y aceitosos: Te hace falta calcio. Algunas buenas fuentes de calcio incluyen leche cruda, queso, nabos verdes y brócoli.
  • Hielo: Te hace falta hierro. Consume más alimentos ricos en hierro como vegetales de hoja verde, carne, melaza y vegetales marinos.
  • Alimentos salados: Te hace falta cloro y/o silicio. Trata de agregar más pescado, nueces y semillas a tu dieta.

 


 

Fuente: Family Health Food Network