Mi tip #1 para pérdida de peso rápida y duradera

tip número 1 para perder peso

“Si pudieras recomendar un simple cambio para perder grasa, ¿Qué recomendarías?”, me preguntaron recientemente en una entrevista.

Probablemente la entrevistadora esperaba que yo hablara sobre intolerancias alimentarias, o que sugiriera eliminar azúcares. O que probablemente yo recomendara entrenamiento de alta intensidad combinado con pesas.

Todo esto ayuda, definitivamente, pero mi opción número uno para perder grasa de una forma rápida y duradera no tiene nada que ver con ejercicio o con cambiar lo que va en tu plato.

Estoy hablando de una malteada de proteína.

Te toma en total alrededor de 5 minutos prepararla, provee todos los nutrientes que necesitas para desempeñarte como una estrella de rock, y te mantiene satisfecha, concentrada y quemando grasa por horas. He tenido clientes que no hacen nada más que sustituir el desayuno por una malteada y han logrado perder esos últimos kilos necios satisfactoriamente.

Los estudios confirman que un reemplazo líquido de comida puede “causar segura y efectivamente una pérdida significativa y sostenible de peso y mejorar los factores de riesgo de enfermedad relacionados con el peso.”

Comenzar tu día con una malteada tiene sentido cuando consideras que el desayuno sienta tu ritmo metabólico. Por más conveniente que sean, un muffin dulce o un plato de cereal causan una montaña rusa de picos y bajadas en tu nivel de azúcar en la sangre, causando hambre y antojos a lo largo del día.

Una malteada de proteína estabiliza tus niveles de azúcar en la sangre para mantener el hambre y los antojos a raya. Los estudios demuestran que en comparación con alimentos altos en carbohidratos como muffins y cereales, un desayuno alto en proteína reduce tu hormona del hambre grelina y aumenta tu hormona supresora del hambre colecistoquinina.

“Lo último que se me antoja en la mañana es comer algo lleno de proteína,” confiesa mucha gente. Pero una malteada de proteína es la alternativa perfecta ya sea que estés viajando o teniendo una mañana de trabajo súper complicada porque:

Es simple.

Los fabricantes saben que entre la búsqueda de tus llaves y alistando a los niños para la escuela, lo más probable es que elijas el camino de menor resistencia en la mañana. Una malteada de proteína te quita el trabajo de pensar qué desayunar en la mañana. Simplemente echa todo en la licuadora y en minutos tendrás un alimento portable completo listo para llevar.

Te provee de energía constante y sostenida.

Un muffin bajo en grasa y un latte grande aumentan tus niveles de insulina y tu hormona de estrés cortisol, sentando el escenario para un choque más tarde en la mañana que hará que corras por otra bebida azucarada y cafeinada que te vuelva a levantar. Una malteada de proteína te ayuda a mantenerte enfocada y con energía constante por horas. Eso significa que no tendrás ese antojo de donas a las 11am y no le estarás gritando a tus compañeros de trabajo cuando tus niveles de azúcar den un bajón.

Es barata.

Suma cuánto te gastas diario en bagels, muffins, smoothies o cafés para el desayuno. ¿Te sorprende? Por el precio de un café grande, puedes preparar una malteada de proteína que te satisface, te llena de nutrientes y te ayuda a quemar grasa.

Es rápido.

¿Conoces esa excusa sobre no tener tiempo para desayunar? Pues no aplica con una malteada de proteína. En el tiempo que te toma servir un poco de cereal con leche, puedes meter todo en la licuadora para una malteada de proteína llenadora y deliciosa.

Es saludable.

Hecha correctamente, una malteada de proteína provee una fuente excelente de grasa saludable, fibra, antioxidantes, nutrientes y proteína de alta calidad. Siéntete libre de improvisar con esta guía, pero mi malteada de proteína básica contiene:

  • Polvo de proteína sin soya, sin lácteos, a base de plantas o de res sin grasa con 20-25 gramos de proteína y 5 gramos o menos de azúcar por porción.
  • ½ taza – 1 taza de moras congeladas
  • Aguacate ( le da una textura cremosa, junto con nutrientes y fibra)
  • Kale u otros vegetales de hojas verdes
  • 1 – 2 cdas de semillas de chía o de linaza molidas
  • 250-300 ml. de lechada de almendra o coco sin azúcar

 


 

Fuente: MindBodyGreen