Los Mejores tips para prevenir gas excesivo e inflamación

gas excesivo

El gas excesivo es un fenómeno embarazoso que causa incomodidad no sólo por el sonido u olor, pero también porque a veces causa dolor abdominal. Casi todos sufren de gas, pero se puede hacer algo al respecto, especialmente con la nutrición y suplementos correctos. No hay nada de qué avergonzarse: la persona saludable promedio emite gases hasta 15 veces al día. Por lo general no tienen voz ni olor, pero cuando algo normal se convierte en un problema que se repite docenas de veces al día, se vuelve desagradable y causa inflamación abdominal y dolor. Antes de correr al doctor o esconderte en el baño, aquí hay algunas explicaciones y tips que pueden ayudar:

¿Cuáles son las causas del gas?

La mayoría de los gases emitidos son aire regular que entra al sistema digestivo “accidentalmente” mientras respiramos. Esta acción ocurre cuando hablamos y comemos simultáneamente, o masticamos chicle, durante situaciones estresantes, cuando jadeamos o cuando inhalamos una gran cantidad de aire. Otros factores como falta de ejercicio, cambios en los hábitos alimenticios, fumar, alergias o la combinación errónea de ingredientes alimenticios pueden causar gases.

En alrededor de 30% de la población el problema ocurre diariamente y altera la calidad de vida. Los gases también son creados con bacteria que se encuentra naturalmente en los intestinos y que “comen” las sobras sin digerir. Los factores que contribuyen a esto son en su mayoría alimentos procesados con endulcorantes artificiales y también alimentos ricos en fibra como granos completos, legumbres, frijoles y vegetales crucíferos. Mientras que ayudan a la digestión, comerlos en exceso puede causar gas para algunas personas. Los productos lácteos líquidos también contienen lactosa, como la leche y el yogurt, y esto puede causar gas para aquellos que tienen intolerancia a la lactosa.

¿Es peligroso?

La gente sana puede desarrollar gas excesivo por una dieta incorrecta o por estrés. Pero si pasa seguido y te causa malestar y dolor, puedes consultar a tu doctor y considerar hacerte pruebas para descartar enfermedades del intestino, intolerancia a la lactosa, candida, enfermedad celiaca y síndrome del intestino irritable.

¿Qué puedes hacer?

Antes que nada mantener una respiración normal, para no tragar demasiado aire. La respiración irregular puede ser causada por estrés y por hablar mientras comes. Con respecto a la nutrición, puedes minimizar el consumo de leche y productos lácteos (si tienes sensibilidad), alimentos altos en grasa, refrescos, chicle que causa tragar aire innecesariamente y endulcorantes artificiales que el cuerpo no digiere bien. Los frijoles también son conocidos por causar gas, pero ya que los germinados tienden a producir menos gas, puedes consumir estos. También los vegetales de la familia de la col (familia crucífera) como la col, la coliflor y el brócoli producen gases. No tienes que dejarlos por completo, pero si quieres evitar los incómodos efectos secundarios, se recomienda hervirlos antes de consumirlos, o disolver semillas de alcaravea, comino, cúrcuma, nuez moscada o canela en ellos antes de cocinarlos o cocinarlos con papas para que absorban los gases. Otros alimentos que pueden causar gases son los cereales, los granos enteros y algunas frutas como plátanos, duraznos, ciruelas y pasas.

¿Qué alimentos son los mejores para evitar el gas?

El arroz es el único grano que no causa gas y que puede ser combinado con la comida, pero incluso en este caso no debes exagerar, ya que mucho arroz causa estreñimiento. En cuando a vegetales, el hinojo es uno de los más recomendados para tratar problemas digestivos y de estómago. Se le conoce como un desintoxicante, combate infecciones y ayuda a eliminar las toxinas a través de la orina.

Varias especias también ayudan al sistema digestivo y ayudan a reducir el gas. En este blog encontrarás algunas recetas de tés y smoothies para acabar con la inflamación.

¿Existen suplementos y medicamentos que ayuden a evitar el gas?

Existen varios productos en el mercado, como tabletas de carbón que absorben el gas, o productos que contienen enzimas digestivas como la papaína o la bromelina que ayudan a descomponer la comida, y suplementos con probióticos que al alterar la población de bacteria en los intestinos reducen el gas. Tendrías que probar y ver qué es lo que funciona mejor para ti. En cuanto a las tabletas de carbón, es importante considerar que la sustancia no sólo absorbe el gas si no todo a su paso, por lo que no son recomendables si estás tomando medicamentos u otros suplementos. Si nada de esto ayuda, te recomendamos contactar a tu doctor.

Otros tips

  • Mastica bien: los gases por lo general son causados por la pobre absorción de los carbohidratos. Cuando masticas bien ayudas a empezar el proceso de digestión desde antes de tragar. Masticar bien también es bueno para reducir el olor que se genera por las proteínas ricas en azufre en los intestinos.
  • Comer más seguido, pero menos es mejor: algunas personas encuentran que comer 5 comidas pequeñas al día más que dos o tres grandes les ayuda a reducir el exceso de gas. Además, reduce la cantidad de grasa en tus alimentos para reducir la formación de gas.
  • El sistema digestivo es personal y único: cada persona puede tener diferentes sensibilidades. Checa si algunos alimentos en particular de los mencionados aquí son los que te causan gas excesivo y redúcelos en tu menú. Ya que tu situación haya mejorado, trata de combinarlos en pequeñas cantidades, y pon mucha atención a tu cuerpo.

 

Fuente: Healthy and Natural World