3 Nutrientes Esenciales que todos necesitamos (pero que muchos de nosotros con consumimos suficiente)

nutrientes esenciales

En Coaching for Life nos preocupamos por siempre estar enterados de lo último en investigación sobre nutrición, para poder ayudar a la gente a estar más sana. Y nos hemos dado cuenta que entre todas las nuevas tendencias de bienestar que existen, puede ser muy fácil pasar por alto algunos de los nutrientes más esenciales que nuestros cuerpos realmente necesitan.

Es por eso que te presentamos aquí algunos de nuestros nutrientes favoritos, y que por lo general son pasados por alto. Son nutrientes de los que estamos aprendiendo nuevas y maravillosas cosas cada día, nutrientes que van de subida y merecen toda nuestra atención:

B12, metilcobalamina

La vitamina B12, como otras vitaminas del complejo B, es importante para tu metabolismo. Es un facilitador del procesamiento de macronutrientes y ayuda a la formación de glóbulos rojos y al mantenimiento del sistema nervioso central. En su forma natural, a la vitamina B12 se le conoce como cobalamina y sólo se encuentra en productos animales, por lo que la forma sintética de la vitamina B12 es preferible para aquellos que están limitando su consumo de carne.

Existen dos tipos de vitamina B12 sintética: la cianocobalamina y la metilcobalamina. La cianocobalamina es la forma sintética de la vitamina B12. Como su nombre lo indica, contiene una dosis mínima de cianuro, una toxina que tu cuerpo debe trabajar para eliminar, y es la forma más común y menos cara de la vitamina B12.

Pero la metilcobalamina es un nutriente importante que merece más atención. Como el nombre implica, es parte del grupo metilo, no es tóxica y está más disponible. También se ha demostrado que puede ser absorbida más fácilmente por tus tejidos, lo que es más benéfico para tu hígado, cerebro y sistema nervioso.

EPA, Omega 3

Existen muchos tipos de ácidos grasos esenciales omega 3 que pueden ser derivados de fuentes alimenticias y suplementos como aceite de pescado y aceite de linaza, pero los más importantes son EPA, DHA y ALA. Son esenciales y no pueden ser producidos por el cuerpo, así que debemos obtenerlos de nuestras dietas.

En este medio del bienestar hemos escuchado mucho sobre el DHA (ácido docosahexaenoico) en los omega 3s, pero la verdad es que el EPA (ácido eicosapentaenoico) es igual de importante y merece más atención porque, desafortunadamente, el EPA no está presente en muchos de los suplementos omega 3.

Los EPA’s son excelentes para tu corazón. Ayudan a mantener niveles saludables de triglicéridos, la función de los vasos sanguíneos y ayudan a promover un ritmo cardiaco saludable.

Además, el EPA y el DHA son el dúo dinámico de los omega 3s biodisponibles que pueden tener beneficios aumentados cuando los consumimos juntos. Estos beneficios incluyen:

  • Retardar la progresión de la pérdida de memoria relacionada con la edad
  • Apoyan la memoria y la capacidad de aprendizaje incluyendo enfoque y atención
  • Apoyan el funcionamiento saludable del cerebro y promueven un estado de ánimo positivo y de bienestar
  • Promueven una respuesta inmune saludable
  • Promueven la salud de la espalda y la movilidad y flexibilidad de las articulaciones
  • Promueven el desarrollo saludable del cerebro, ojos y sistema nervioso fetal
  • Apoyan un peso de nacimiento y una duración gestacional saludables
  • Apoyan un metabolismo de grasas y una composición corporal óptimos

Los suplementos de aceite de pescado de alta calidad por lo general contienen EPA y DHA naturales en su fórmula (mientras que sus formas vegetarianas contienen ALA, del cual sólo aproximadamente el 3% se convierte en EPA/DHA), lo que significa que no hay necesitad de comprar suplementos de DHA y EPA por separado para obtener el amplio espectro de beneficios de los ácidos grasos omega 3.

Es importante que el EPA y el DHA estén presentes en una proporción específica de 3:2, así que asegúrate de leer las etiquetas. Las etiquetas que no contienen esta información es porque no prueban cada lote de aceite de pescado (razón suficiente para dejar el bote en el anaquel).

También porque queremos obtener los ácidos grasos completos, pero no queremos aumentar el impacto en nuestro medio ambiente, asegúrate de que la fuente de los aceites de pescado sean peces pequeños considerados eco-amigables (como las sardinas) o una fuente vegetariana (como las algas).

Fibra

Claro, todos sabemos lo importante que es la fibra en nuestra dieta, y aún así, la mayoría de nosotros no consume suficiente. Es por eso que la consideramos en esta lista de nutrientes súper estrella que merecen más atención.

La ingesta adecuada recomendada de fibra para los adultos es de 25 a 38 gramos por día. Los expertos recomiendan que los hombres consuman hasta 38 gramos de fibra diariamente, y las mujeres 25 gramos. Esto es mucha fibra, el equivalente a comerse hasta 8 manzanas, 7 panecillos de salvado de avena, o 3 tazas de lentejas cada día!

La fibra es un tipo de carbohidrato que el cuerpo no puede digerir. No puede ser descompuesta en moléculas de azúcar, por lo que entonces pasa por el cuerpo sin ser digerida. Las dietas que son bajas en grasas saturadas y colesterol y ricas en frutas, vegetales y granos que contienen algunos tipos de fibra dietética, particularmente fibra soluble, pueden reducir el riesgo de enfermedad del corazón, una enfermedad asociada con varios factores.

La fibra, desafortunadamente, puede tener mala reputación por su efecto en los movimientos intestinales, por lo que la gente la evita. La creencia, tristemente, está equivocada. Mientras que la fibra insoluble es llamada correctamente el “laxante natural” , la fibra soluble tiene un efecto mucho menos dramático en los movimientos intestinales. Si la fibra insoluble trabaja como un movedor de intestinos, entonces la fibra soluble funciona como un sanador de intestinos, aflojando las heces para los que están constipados, y endureciéndolas para los que sufren de diarrea. En otras palabras, la fibra soluble te ayuda a regresar a un estado saludable normal.

Los expertos recomiendan aumentar la ingesta de fibra gradualmente, más que de un jalón, y ya que la fibra absorbe agua, también deberías incrementar tu consumo de agua cuando empieces a consumir más fibra.


 

Fuente: MindBodyGreen