3 Aceites peligrosos que pensabas que eran sanos

aceites

Existen muchos “aceites saludables” en tu tienda local. Tratar de decidir cuáles son buenos para cocinar en caliente, o para aderezos de ensaladas y cuales evitar a toda costa puede tomar bastante tiempo. Aquí te ayudo a dejar las cosas claras.

Los aceites vegetales son vistos por lo general como una apuesta segura y se venden como “sanos para el corazón”, pero lo que la mayoría de los Americanos no sabe es que los ácidos grasos omega que se encuentran en estos aceites hacen más daño que bien. La Organización Mundial de la Salud sugiere que una proporción sana de ácidos grasos omega-6 a omega-3 es 4:1.

Esta proporción 4:1 es la clave. Aunque los aceites vegetales son altos en omega-6, un ácido graso aparentemente sano, la ausencia de los balanceadores omega 3s básicamente invalidan todos sus beneficios.

Un estado anormal de ácidos grasos omega-6 es altamente dañino para la síntesis de células, y puede resultar en la irritación de las células de los vasos sanguíneos. Se sabe que las enfermedades cardiovasculares, y la artritis, depresión o incluso los tumores son creados por este tipo de inflamación. Además de contener niveles críticos de ácidos grasos, los aceites vegetales están llenos de químicos tóxicos que salen por los riesgosos procedimientos mecánicos de preparación.

Es imperativo para tu bienestar que te mantengas alejado de estos 3 aceites cuando vayas de compras al supermercado.

  1. Aceite de semilla de uva

La Asociación Americana del Corazón dice que un nivel moderado de grasas poliinsaturadas puede ser benéfico para el bienestar del corazón, sin embargo aceites como el de semilla de uva que contienen cantidades anormales de grasas poliinsaturadas tienen tendencia a la oxidación.

En el punto en el que el aceite se oxida, crea radicales libres letales que causan cáncer, inflamación, desbalance hormonal e incluso daño a la tiroides. Utilizar el aceite de semilla de uva en altas temperatura ayuda a acelerar la oxidación, por lo que el mito de que este es un aceite seguro para cocinar es falso.

 

  1. Aceite de Canola

Mucha gente considera el aceite de canola el más sano de todos. Pero, el proceso por el que se hace prueba lo contrario. Se hace calentando la semilla de colza y luego filtrándola con un solvente de petróleo para sacar el aceite. Entonces se le agrega ácido para quitar todos los residuos de cera y es limpiado utilizando químicos tóxicos para mejorar su color.

El resultado no tiene un olor precisamente agradable por lo que se le tienen que agregar más químicos para ventilar el fluido. Antes de que termine su creación, el aceite de canola ya contiene blanqueadores cancerígenos, desodorantes de gas hexano y trazas de petróleo. ¿Te suena como algo delicioso?

  1. Aceite vegetal

No te dejes engañar por el nombre, el 99% del tiempo lo que realmente estás consumiendo es aceite de soya. Como mencioné previamente, grandes cantidades de omega-6 pueden causar una peligrosa inflamación.

El frijol de soya está lleno de un 54% de omega-6.

Además de sus altos niveles de ácidos grasos, el aceite de soya contiene ácido fítico e inhibidores de tripsina que dificultan la asimilación de vitaminas y minerales fundamentales. También se ha demostrado que la soya copia al estrógeno en las mujeres y altera la capacidad y riqueza hormonal típica.

Los aceites vegetales son hechos utilizando químicos destructivos y solventes dañinos que además se utilizan como parte del refinamiento de aceites industriales. La mayor parte de estos aceites contienen BHA y BHT, también llamados Hidroxianisol butilado e hidroxitolueno butilado.

Estos químicos manufacturados son utilizados como conservadores y evitan que los alimentos se echen a perder. Los derivados de estos aditivos son mezclas carcinógenas que causan daños al hígado y riñones, deficiencias inmunes, colesterol alto e infertilidad/esterilidad.

Básicamente, ingerir aceite vegetal está a un paso de ingerir aceite de motor. No me suena muy natural.

 


 

Fuente: HealthyFoodHouse