Los 9 mejores momentos para tomar agua

9 mejores momentos para tomar agua
¿Qué opinas sobre tomar agua?

Probablemente tomas agua durante el día. Incluso si no tienes un vaso de agua pura, puedes encontrar varias fuentes de agua en bebidas como té y café, y en alimentos como sopas y consomés. ¿Sabías que el agua potable puede salvarte la vida? El agua pura y limpia hace muchísimo para que tu cuerpo pueda funcionar bien y para que te mantengas saludable.

¿Quieres tomar más agua para mejorar tu salud? Trata estos tips para identificar los nueve momentos en los que tu cuerpo la necesita más.

  1. Toma agua en cuanto te levantes.

Imagina que estás caminando en un cuarto oscuro y estás buscando algo. Lo más probable es que te tropieces e incluso te caigas a menos de que prendas la luz. O piensa lo que sería arrancar tu auto en temperaturas bajo cero y ponerlo en marcha sin esperar a que el motor se caliente. Cualquiera de estas situaciones puede llevar a problemas o incluso desastres. Lo mismo sucede con el cuerpo humano. Sin agua para “despertar y prender” el cuerpo cada día, podrías estar corriéndolo en ceros, especialmente si también te saltas el desayuno. Toma un vaso de agua fresca justo después de despertarte en la mañana para avisarle al cuerpo que es hora de empezar. Como un ligero arroyo que fluye y va empujando desperdicios y piedras, tu sistema circulatorio necesita fluídos para deshacerse de los tercos radicales libres y residuos de las calorías quemadas que fueron utilizadas durante el metabolismo nocturno. Refresca tu sistema con un trago de agua.

 

  1. Toma agua antes de cada comida.

Tomar agua antes de las comidas te ayuda a sentirte más lleno, así que es menos probables que ataques tus alimentos como una persona muerta de hambre. El agua ayuda a preparar el estómago para la comida que vendrá después, despertando las papilas gustativas en la lengua y humectando la pared estomacal para que los alimentos ácidos o quebradizos no lo lastimen.

Tomar agua ayuda a limpiar la boca de la sequedad o de sabores de alimentos, bebidas o fumadas anteriores.

 

  1. Toma agua con un snack.

Entre comidas, si te da hambre, trata de tomar un poco de agua fresca primero para descartar la deshidratación. Muchas veces la gente piensa que tiene hambre cuando en realidad lo que tiene es sed. Si vas al supermercado mientras estás deshidratado, es mucho más probable que vayas a gastar más para inconscientemente llenar ese vacío que sientes. Tomar agua antes de un snack, o con él, ayudará a que te sientas lleno más rápido y quizás comas menos, un hábito que podría beneficiar a dos terceras partes de nuestro país, considerado obeso y en sobrepeso.

 

  1. Toma agua antes de hacer ejercicio.

Dependiendo de la temperatura, humedad, y los niveles de fluidos de tu cuerpo, podrías necesitar uno o más vasos de agua, cada uno de 250ml aproximadamente, para prepararte contra la deshidratación durante el ejercicio. Ya sea que juegues en un equipo deportivo o simplemente corras por tu cuenta, la hidratación es esencial para ayudar a prevenir un golpe de calor en temperaturas altas y congelación en temperaturas bajas, ya que la circulación de tu cuerpo juega un rol protector en ambas estaciones.

 

  1. Toma agua después de hacer ejercicio.

Acabando tu sesión de ejercicio, toma agua para remplazar los fluidos que perdiste por el sudor y el trabajo físico. No tomes mucha ni muy rápido, o te podrían dar calambres. Pero asegúrate de beber lo suficiente para no deshidratarte.

 

  1. Toma agua con tus medicamentos, si está permitido.

Si se te permite tomar agua con tus medicamentos, hazlo. El agua ayuda a disolver los medicamentos y a esparcirlos por tu sistema digestivo para una absorción más rápida. El agua prepara los tejidos para recibir la sustancia y ponerla a trabajar de inmediato. El agua también ayuda a que la medicina viaje por tu sistema y salga, lo que puede ser benéfico cuando estás tomando medicamentos pesados con efectos secundarios.

 

  1. Toma más agua para prevenir enfermedades después de exposiciones.

Si estás cerca de gente enferma en el hospital, el trabajo o la escuela, toma un poco más agua de lo normal, para lavar los gérmenes y virus que tu cuerpo pudo haber recogido de la exposición con estas personas. Un cuerpo bien hidratado ayuda a sacar cualquier invasor antes de que se establezcan en tu cuerpo y empiecen a multiplicarse. Tomar agua diariamente antes o después de salir puede ayudar a prevenir ciertos tipos de virus, o a disminuir su gravedad.

 

  1. Toma más agua cuando estés enfermo.

Cuando te enfermes, toma muchos líquidos – la vieja receta sigue funcionando. La mayoría de los expertos recomienda tomar 8 vasos de agua al día, además de otros líquidos, como té, jugo y sopa. La gente en el hospital por lo general tiene una intravenosa metiendo agua en sus venas para mantenerlos hidratados, así como para mantener una línea abierta en caso de que necesiten administrarles medicamentos.

 

  1. Toma agua cuando estés cansado.

¿Te sientes cansado? ¿Fatigado? ¿Necesitas una siesta pero no te puedes tomar una? Toma un vaso de agua, Por su habilidad para moverse rápidamente por el cuerpo, el agua puede llegar a tu cerebro y activarlo justo antes de una junta o alguna otra situación en la que tengas que poner atención. El agua fría especialmente, despierta tu cuerpo y te mantiene alerta.

Cuándo dejar de tomar agua.

Si no te gusta estarte despertando durante la noche para usar el baño, evita tomar líquidos dos horas antes de acostarte, y ve al baño un par de veces antes de acostarte.

Puedes tener un vaso con agua cerca de tu cama en caso de que te despiertes con sed durante la noche, pero ten en mente que podrías tener que ir al baño antes de que amanezca.

Toma agua limpia y pura sin contaminantes.

Si no te gusta comprar agua embotellada, puedes comprar un filtro para la llave de tu cocina que remueve hasta el 99% de los contaminantes locales para purificar tu agua.

Fuente: FamilyHealthFreedomNetwork