10 Tips para convertirte en tu Yo más en forma

10 tips

¿Quieres estar lo más en forma que puedas estar? Hacer 100 sentadillas no va a hacer que eso suceda. Entender la relación entre grasa corporal y los niveles de cortisol es la clave. Cuando los niveles de cortisol aumentan, lo mismo hacen los centímetros en tu cadera.

Entonces, ¿Cómo ganar el siguiente round? Hacer dieta extrema no es la respuesta. Lo que comes es el 80% de la ecuación. Incorpora estos tips y estarás en camino a un vientre más plano y un cuerpo más en forma muy pronto!

  1. Duerme lo suficiente.

Si te vas a quedar despierto toda la noche desperdiciando tus Zs, deberías reconsiderarlo. Acabas comiendo más cuando no sigues tus biorritmos. Cuando estás cansado, produces más grelina, lo que causa antojos de azúcar y otros alimentos que acumulan grasa. Trata de dormir al menos 7 horas por noche, es de lo mejor que puedes hacer para lograr tu meta de un cuerpo delgado.

  1. Toma té Oolong.

El té oolong es un acelerador del metabolismo, lo que significa que te ayuda a quemar grasa más rápidamente. Su combinación única de catequina, un antioxidante, y cafeína, enciende el horno quemador de grasa de tu cuerpo y acelera tu metabolismo por hasta 2 horas después de beberlo. El té Oolong también contiene polifenoles que ayudan a bloquear las enzimas constructoras de grasa. Los estudios han demostrado que beber té Oolong ayuda a perder peso.

  1. Realiza high-intensity interval training (HIIT).

Mucha gente se va por los entrenamientos de resistencia tipo cardio, trabajando como un burro en la elíptica, cuando están tratando de perder grasa abdominal. El problema con este enfoque: 45 minutos de entrenamiento en elíptica a un ritmo consistente puede ayudarte a perder unos kilos al principio, pero pronto tu cuerpo se acostumbrará y dejarás de ver resultados.

¿Una mejor manera de tonificar tu abdomen? Entrenamiento HIIT, que es parte del programa HAND de Coaching for Life. Existen investigaciones que han comprobado que es la forma más efectiva de perder grasa y cambiar la composición de tu cuerpo, porque acelera tu ritmo cardiaco al mismo tiempo que agota tus músculos. En un estudio, la gente que se ejercitó con HIIT experimentó un 20% de pérdida de grasa abdominal, y se demostró que cambiar la duración en la que haces un ejercicio y su nivel de intensidad es crucial. Los participantes perdieron centímetros de cadera y cintura con sólo dos semanas en el programa.

Receta para un vientre plano: inscríbete al programa HAND en Coaching for Life. http://www.coachingforlife.mx/programa.html

  1. Consume grasas saludables.

Sí, leíste bien. Necesitas grasas para quemar grasas. Como mencioné anteriormente, es el azúcar lo que te engorda, no la grasa. Las grasas saludables incluyen alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3, como linaza, espinaca y pescado. Estos alimentos ricos en nutrientes controlarán tu hambre durante el día.

  1. Medita.

Sentirte estresado lleva a tu cuerpo a crear más cortisol, lo que puede llevar a tener que comprar vestidos de tallas más grandes. Pon el freno al estrés, y prueba la meditación. En un estudio de la Universidad de San Francisco, los doctores encontraron que aquellos que recibían entrenamiento y practicaban meditación más activamente, perdían más grasa corporal. La próxima vez que estés pensando en comprarte unas papitas para reducir el estrés, busca un lugar tranquilo y di “Om”. Enfócate en tu respiración. Haz de esto un hábito diario y te ayudará a reducir tu grasa abdominal.

  1. Levanta peso.

Levantar peso crea micro-desgarres en los músculos, lo que usa mucha energía (y por ende, quema más calorías) en el proceso de sanación, lo que puede tardar hasta dos días después de tu sesión de entrenamiento. Trata de retar a tus músculos cargando más peso de lo que crees que puedes una vez a la semana. Te sorprenderá lo que realmente eres capaz de hacer y la cantidad de grasa abdominal que puedes perder. Eso sí, haz los ejercicios correctamente para no lastimarte.

  1. Di no al azúcar.

Como mencionábamos anteriormente, tener una dieta saludable es el 80% de la batalla contra la grasa abdominal. Reduce las calorías que consumes llenándote de proteína, vegetales, granos enteros y reemplazando los malos hábitos por buenos. Un gran truco es espolvorear un poco de canela en tu café o avena de la mañana (ya que esta especia es conocida por ayudar a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre). También ayuda a frenar la velocidad a la que los alimentos salen del estómago, lo que te ayuda a sentirte lleno por más tiempo.

  1. Consume suficiente vitamina C.

Cuando estás bajo mucha presión, tu cuerpo libera más hormona de cortisol. La vitamina C ayuda a nivelar los picos de cortisol que ocurren cuando tu cuerpo se empieza a estresar y a soltar cortisol de más. Además de ser una excelente forma de prevenir un resfriado, la vitamina C también es esencial para crear carnitina, un compuesto que usa el cuerpo para convertir la grasa en combustible, lo que hace que esta vitamina sea una arma secreta para combatir la grasa abdominal. Si estás estresado por el trabajo o llevando demasiadas cosas y te sientes abrumado, incrementa tu consumo de vitamina C – te ayudará a contrarrestar los efectos negativos del cortisol. Trata de comer kiwis, kale o pimientos. Lo creas o no, contienen más vitamina C que las naranjas!

  1. Recuerda la palabra con “F”.

¡Fibra, gente! Su volumen ayuda a llenar tu estómago, lo que hace que te sientas satisfecho por más tiempo y comas menos a lo largo del día. Trata de comer más avena, frijoles y verduras para subir tu consumo de fibra y bajar tu grasa abdominal.

  1. Cuando se trate de vegetales, llénate de amargura.

Los vegetales verdes amargos como la col rizada, arúgula, hojas de mostaza, escarola y col son básicos de la dieta que ayudan a la digestión y a desinflamar. También se sabe que los alimentos amargos estimulan la digestión. Estas verduras oscuras son bajas en calorías (como 36 calorías por taza) y están llenas de vitaminas y fibra que tu cuerpo necesita para mantenerse delgado. Además la mayoría de las verduras amargas son excelentes desinflamantes, lo que significa que pueden ayudar con la hinchazón y la retención de agua.

Fuente: MindBodyGreen