Crujiente de Durazno Paleo

crujiente de durazno

 

Este crujiente de durazno paleo está hecho de sólo seis ingredientes: duraznos, harina de almendra, sal, mantequilla, jarabe de maple y vainilla. Es saludable, libre de gluten y una de mis recetas Paleo fáciles de hacer y que además lleva menos endulzante de lo normal. Toda la receta lleva una sola cucharada de jarabe de maple. ¿O mejor aún? Mis hijos y sus amigos se lo devoraron ayer en la noche.

Si haces esta deliciosa receta de postre con duraznos congelados, asegúrate de descongelarlos completamente antes de hacer el crujiente. Cuando yo usé duraznos congelados se tardaron aproximadamente tres horas en descongelar a temperatura ambiente. Por supuesto, es mucho mejor usar duraznos frescos.

 

  • 1 kg de duraznos, rebanados
  • 1 ¼ tazas de harina de almendras
  • 1/3 cdita de sal de mar celta
  • 2 cdas de mantequilla de coco o manteca de palma
  • 1 cda de jarabe de maple
  • ½ cdita de extracto de vainilla

 

  1. Coloca los duraznos en una charola para hornear
  2. En un procesador de alimentos, combina la harina de almendras con la sal
  3. Agrega la mantequilla, el jarabe de maple y la vainilla
  4. Espolvorea la mezcla sobre la fruta
  5. Hornea a 180° por 35-45 minutos
  6. Saca del horno, enfría y sirve

 

Para 4 personas

Me encanta servirles postres hechos con harina de almendras a mis hijos en crecimiento (ahora adolescentes) porque las almendras son mucho más nutritivas que la harina de trigo que normalmente forma parte de estos postres. La harina de almendras es más alta en proteína, más baja en carbohidratos y llena de más nutrientes que su contraparte hecha de trigo.

Mi estrategia (meterle a mis hijos la mayor cantidad posible de comida saludable) parece estar funcionando ya que mi casa se ha convertido en el lugar en el que mis hijos y sus amigos se reunían a la “hora del snack” todos los días después de la escuela.

Muchas veces mis hijos y yo hacemos esta receta con manzanas, y entonces se convierte en un asunto familiar. Los niños han estado pelando y cortando manzana para nuestras aventuras en la cocina desde que entraron a primaria y es algo que de verdad disfrutan – probablemente por la olla de oro (en este caso, el postre) al final del arcoíris.


 

Fuente: Elana’s Pantry