Prepara este chai de chocolate en 5 minutos

chai de chocolate raw

 

Soy de ascendencia india, así que es natural que haya crecido tomando chai. El chai era un básico en mi casa – lo tomábamos en el desayuno, lo ofrecíamos a nuestros invitados, y lo servíamos como postre. Era nuestra bebida de confort básica.

Cuando reflexiono sobre mi infancia, el chai de alguna forma siempre encuentra su camino hacia mis memorias y mis ensoñaciones – casi puedo probar su deliciosa bondad, mmm!!!

 

Avancemos rápido hacia el día de hoy. No tomo leche y no consumo azúcar refinada por razones que todos ustedes conocen. Y caray! Casi no tomo té negro por su alto grado de acidez. Y todos estos son ingredientes básicos del chai indio.

 

Siendo la experimentalista que soy, me encanta pensar en todas esas delicias de la infancia y encontrar maneras de adaptar estas fantasías a creaciones sanas pero igualmente (o más) ricas, lo que generalmente significa que son raw, veganas y libres de gluten.

 

Esta receta de chai raw es justo todo eso. Es saludable, fácil y decadente. Seguramente complacerá a una multitud, y a tu paladar, y aquí está el porqué:

 

Hemp: Uso semillas de hemp para preparar una alternativa de leche con súper alimentos, rica en proteína y ácidos grasos esenciales (omega-3, -6). Aunque cualquier nuez o semilla puede funcionar, elijo usar semillas de hemp simplemente porque no requieren que las remojes antes (como las almendras, por ejemplo). Esto añade facilidad y accesibilidad a la receta.

 

Cacao: Uso cacao raw como sustituto para cafeína porque es un polvo de chocolate lleno de antioxidantes y minerales. Este súper alimento energético también es conocido por contener anandamida, conocido como el químico de la dicha (ananda in sánscrito = dicha). Esta deliciosa alternativa al té negro es también el perfecto compañero enfriador a las calientes especias del chai, cuando se toma en dosis pequeñas.

 

¿Ya se te está haciendo agua la boca? Se pone aún mejor…

 

Dátiles: Uso la dulzura de los dátiles como mi sustituto de azúcar refinada. Los dátiles son muy cercanos a mi corazón (y a mi estómago). Son increíblemente dulces con azúcares simples que están protegidos bajo un exterior de alimento entero. Sus fibras amigables con la digestión ralentizan la entrada de azúcar en el torrente sanguíneo y añaden masa a nuestros intestinos. Los dátiles también son ricos en antioxidantes (flavonoides), vitaminas (A,B6, K) y minerales (hierro, potasio, calcio). Otro súper alimento que añadir a esta súper receta de chai!

 

Especias de chai: Aquí es donde me adhiero a la receta original. Uso las siguientes especias aromáticas y calentadoras: vainas de cardamomo verdes, jengibre, clavos, hinojo y canela – excelente para la digestión y la regulación del azúcar en la sangre. Algunos días también agrego vainilla, nuez moscada, cilantro y pimienta a la mezcla, con la primera siendo mi adición dulce favorita.

 

¿Cómo es que esta receta es raw? Está preparado con una mezcla de agua fría y agua caliente en una licuadora de alta velocidad. La combinación de ingredientes es tan intensa que crea un aroma hermoso, alegre y especiado que se derrama en tu espacio, dejándote con nada más que una profunda y relajada sonrisa.

 

Ingredientes (Para 4 porciones):

  • 3 vainas de cardamomo
  • 2 clavos
  • 2 semillas de hinojo
  • ½-1 vara de canela
  • 1 pieza fresca mediana de jengibre orgánico
  • 2 dátiles, sin semilla (agrega más si necesitas)
  • 3 cdas de semillas orgánicas de hemp
  • 2 cdas de polvo de cacao raw
  • 3 tazas de agua de filtro

Opcional: ½ cdita de polvo de vainilla (esta me encanta!), una pizca de nuez moscada, 1-2 semillas de cilantro, 1-2 pimientas negras.

 

Preparación:

 

Muele el cardamomo, clavos, hinojo y canela en un molino de café, procesador de alimentos o con un mortero y pistilo (mi método favorito). Deja que las especias respiren mientras preparas la lechada de semillas.

 

Agrega 3 cdas de semillas de hemp con 2 tazas de agua a temperatura ambiente a tu licuadora y licúa a alta velocidad por 1 minuto o hasta que esté combinado.

 

A la licuadora agrega el jengibre, el cacao, los dátiles, la vainilla, las especias molidas y una taza de agua filtrada y hervida. Revuelve a alta velocidad por otro minuto y sirve.

 

Antes de que le des el primer trago, hazte un favor y huele la sanadora bondad. Este es un hermoso auto-regalo; lo mejor es que lo puedes repetir diario.