16 formas de desintoxicarte diario y fácil

Todos somos humanos. Participamos de las indulgencias ocasionales (o más frecuentes) que la vida nos ofrece. Incluso como un practicante fanático-de-la-salud-vegetariano-yogui, no me puedo imaginar la vida sin mi copa (s) de vino blanco y postre! Estas medidas diarias desintoxicantes nos ayudan a contrarrestar todos los elementos menos saludables que le metemos a nuestro cuerpo, así como los factores ambientales sobre los que no tenemos control.

En lugar de depender en desintoxicaciones cortas e intensas, empiecen a incorporar estos pasos para desintoxicar su cuerpo durante CADA DÍA de su vida.

 

  1. Toma agua caliente con limón.

 

Arranca el proceso de desintoxicación tomando, en ayunas, una taza de agua caliente con limón y pimienta de cayena.

 

  1. Toma un jugo fresco prensado en frío.

 

Hazlo con el estómago vacío, lo que ayuda a que tu cuerpo absorba los nutrientes más rápidamente. Mi elixir desintoxicante: limón, berza, espinaca, espirulina y jengibre – mientras más verdes, mejor!

 

  1. Toma té desintoxicante.

 

Toma unas tazas de mezclas de té desintoxicante a lo largo del día. Busca ingredientes como raíz de diente de león, jengibre, bardana y raíz de regaliz.

 

  1. Agrega vinagre de sidra de manzana.  

 

Junto con muchos otros beneficios, el vinagre de sidra de manzana alcaliniza el cuerpo y ayuda a desintoxicar el hígado. Compra la variedad cruda, sin filtrar y orgánica.

 

  1. Consume alimentos y suplementos desintoxicantes.

 

El hígado y los riñones funcionan como el sistema de filtración del cuerpo, por lo que son esenciales para la salud general y la limpieza. Toma los siguientes alimentos para ayudar a la limpieza continua de hígado y riñones: perejil, cilantro, raíz de diente de león, raíz de regaliz, pimienta de cayena, cúrcuma, pimienta roja, ajo, limón, toronja, vegetales de mar (algas en ensalada, nori, dulce), alcachofas, betabeles, vegetales crucíferos, wheatgrass, espirulina, clorella y cardo de leche.

 

  1. Come limpio.

 

Incorpora la fibra a tu dieta para mantener el proceso de eliminación contínuo. Limita o evita en lo posible pescado alto en mercurio como pez espada, atún, macarela, tiburón, marlín y mero. Una regla general a seguir: los peces más grandes normalmente contienen una mayor cantidad de mercurio. Evita azúcares refinadas, alimentos procesados, alcohol, cafeína y frutas y verduras no-orgánicas.

 

  1. Suda.

 

Sudar es crucial para expulsar toxinas. Usa un sauna infrarrojo, que ayuda a remover los metales pesados que se almacenan en los tejidos grasos. Toma una clase de Bikram yoga – o cualquier clase de yoga! Haz ejercicio con capas de ropa extra para aumentar la perspiración y la temperatura del cuerpo.


  1. Inviértete.

 

Está comprobado científicamente que invertirse ayuda a los sistemas cardiovascular, endócrino, linfático y nervioso, ya que al invertir el flujo de la gravedad, estimulamos el sistema linfático y ayudamos a la purificación de la sangre. Algunos ejemplos de inversiones tradicionales incluyen:

  • Pararse sobre los hombros
  • Pararse sobre la cabeza o las manos
  • Las piernas contra la pared
  1. Brinca.

 

Rebotar es excelente para estimular el sistema linfático e incrementar la circulación. Los trampolines pequeños y portátiles son una forma fácil y rápida de agregar los brincos a tu rutina diaria.

 

  1. Elimina.

 

Limpia tu colon tomando sumplementos de fibra diario, o probióticos, enzimas digestivas e incorporando limpias de colon como enemas o colónicos.

 

  1. Cepilla en seco.

 

Antes de bañarte, cepilla en seco tu cuerpo, de los pies a la cabeza, utilizando cepillados largos hacia el corazón. Esto activa el sistema linfático, estimula la circulación sanguínea y mejora la eliminación de toxinas a través del órgano más grande del cuerpo – la piel!

 

  1. Raspa tu lengua.

 

Sí, suena chistoso, pero es una forma fácil de limpiar la lengua de las bacterias y residuos tóxicos acumulados de la noche anterior. Considéralo como una ayuda extra a tu cuerpo en el proceso de desintoxicación, a la vez que logras tener un mejor aliento! Te prometo que te encantará.

 

  1. Prueba la hidroterapia.

 

La hidroterapia incluye una gran variedad de métodos y enfoques. Una forma fácil de incorporar la hidroterapia diario es alternando agua fría y caliente cada 30 segundos en la regadera. El agua fría estimula, causando que los vasos sanguíneos se aprieten, mientras que el agua caliente relaja, haciendo que los vasos se dilaten. Esta alternancia entre agua fría y caliente mejora la eliminación, reduce la inflamación, elimina los desechos de lso tejidos y estimula la circulación.

 

  1. Baño de desintoxicación.

 

Tengo una fórmula mágica de baño que es el resultado de varios años de investigación y pruebas. Y sí, la estoy compartiendo con ustedes! Toma uno cada semana para limpiar de afuera hacia adentro.

  • Sales del mar muerto/Sales Epsom (2 tazas): sacan las toxinas a través de la piel
  • Bicarbonato de sodio (2 tazas): sustancia naturalmente alcalinizante que ayuda a eliminar toxinas
  • Jengibre fresco rallado (1 cda): sube la temperatura del cuerpo, lo que ayuda a la perspiración
  • Aceites esenciales de grado terapéutico (4 gotas de cada uno): Geranio, eucalipto y enebro, poseen agentes poderosos que ayudan a la desintoxicación
  1. Masajes.

 

Esto merece dos signos de exclamación. Los masajes aumentan la circulación, estimulan el sistema linfático y eliminan la acumulación de toxinas. También se sienten muy bien.

 

  1. Forma un hogar sano.

 

Introduce plantas en tu hogar (los lirios, helechos y palmas son excelentes filtros de aire naturales), cambia los filtros del aire acondicionado regularmente, evita usar químicos fuertes, instala filtros de cloro, introduce un purificador de aire y considera un sistema de agua de ósmosis inversa.

 

Buena suerte y disfruta – tu cuerpo te lo agradecerá!

 

 

Fuente:MindBodyGreen