La Soya. Sí o no, tú decide

La soya es un tema muy común, ya que es uno de los alérgenos más comunes en el mundo occidental. Y últimamente, se ha vuelto más confuso. Hace unos años, los manufactureros de la soya empezaron a promoverla más cuando unos estudios demostraron que ayuda a mejorar algunos síntomas de la menopausia como los bochornos. Pero luego hubo un efecto contrario cuando empezaron a culpar a la soya por todos los problemas del mundo, incluyendo el cáncer.

Si vas a adoptar un estilo de vida basado en plantas, entonces se vuelve un tema aún más confuso, ya que casi todos los productos de la sección vegetariana del supermercado incluyen soya. Es muy difícil quitar la soya por completo de tu dieta, ya que está prácticamente en todos lados; tendrías que moverte al campo y cultivar tus propios productos para evitarla al 100%.

¿Cuál es el riesgo del consumo moderado de la soya? Y ¿Por qué hay tanta información polarizada?

Aquí encontrarás los 10 hechos que necesitas saber sobre la soya:

  1. La soya es el ingrediente principal en el alimento de ganado moderno

Junto con el maíz, el alimento basado en el frijol de soya libre de grasa, es una fuente significativa y barata de proteína para los animales. Sin soya, sería imposible criar animales de granja (como pollo, jabalí y pavo) en una escala industrial.

  1. Tiene propiedades parecidas al estrógeno

El rol de la soya como un remplazo hormonal natural fue promocionado por varios años porque la soya contiene isoflavonas, que son similares al estrógeno. Mientras que las isoflavonas pueden actuar como el estrógeno, también pueden bloquear los estrógenos naturales que son más potentes de unirse al receptor de estrógeno. Es mucho más complejo de lo que la publicidad anuncia.

¿Cómo afecta esto a los niños? Los expertos recomiendan que dos porciones al día debería ser el máximo consumo para niños y niñas.

3. Puede contribuir al cáncer de mama

Este es el asunto más delicado. Algunos artículos apoyan la idea de que la soya contribuye al cáncer de mama, pero la mayoría de estos estudiaron el consume de soya en niveles extremadamente altos. También, muchos de ellos fueron estudios en animales. Y la mayoría de ellos alimentó a los participantes con soya procesada. También existen fuentes que dicen que la soya no tiene relación con el incremento en el riesgo de cáncer de mama.

4. La soya puede afectar tu tiroides especialmente si tienes hipotiroidismo.

Ahora es aceptado, incluso por adeptos a la soya, que la gente con hipotiroidismo debe evitar consumir más de una porción diaria de soya.

Esto es porque la soya es un goitrógeno (lo que significa que promueve el crecimiento de bocio), también puede alentar la función de la tiroides y a veces desencadenar una enfermedad de la tiroides si se toma en grandes cantidades. Así mismo, los niños que toman fórmula de soya tienden a desarrollar problemas con la tiroides en una tasa mayor que otros niños. 

5. La mayoría de la soya es genéticamente modificada.

De hecho, el 93% de toda la soya en los Estados Unidos es genéticamente modificada. Y en Estados Unidos no existen reglas para separar soya genéticamente modificada de los cultivos de soya no modificada.

6. Por lo general es altamente procesada.

Coo el trigo, parte del problema de la soya es que muchas veces se presenta de forma procesada en snacks, pasteles o alternativas de carne. En mi caso, encuentro que eliminar la soya y el trigo de la dieta es parcialmente benéfico porque también significa que eliminas alimentos procesados como pasteles, galletas y otra comida chatarra.

7. La soya es una proteína completa.

Los frijoles de soya son una fuente de proteína completa. Se consideran casi el equivalente en calidad de proteína a las proteínas animales.

8. El aceite de soya es procesado con Hexano.

La mayor parte de la cosecha de soya en los Estados Unidos se utiliza para producir aceite de soya, y utiliza hexano (un solvente químico) en sus primeras fases de extracción. Si eliges productos de soya orgánica o de soya sin procesar no tienes que preocuparte por el hexano.

9. La soya proporciona una gran cantidad de proteína con cantidades moderadas de grasa.

Esto es un hecho. 100g de soya contienen 173 calorías, con 9 gramos de carbohidratos (de los cuales 6 son fibra) y 17 gramos de proteína.

10. En los países asiáticos se ha consumido soya por miles de años.

El cultivo de la soya en China y el este de Asia empezó en el 1100 A.C. Los chinos y japoneses comen 10 gramos de proteína de soya por día (aunque algunos grupos en estos países comen hasta 50 gramos). También mucha de la soya que consumen es fermentada, lo que la hace una opción más saludable. Pero en Estados Unidos, muchos de los suplementos y polvos de soya pueden tener hasta 50 gramos de proteína de soya en una porción.

Entonces, cuál es el veredicto final?

Tú decides, pero si te vas por el sí, evita consumir soya procesada.