Cómo “engañé” a mi hijo de 2 años para que quisiera comer vegetales.

Antes de convertirme en papá, la cultura y la sociedad me habían metido en la cabeza la idea de que tienes que sobornar a los niños para que coman vegetales. Por suerte, cuando nuestro hijo venía en camino, todo esto se me olvidó, y sin querer logré engañarlo para que quisiera comer vegetales y ensaladas.

El astuto e inconsciente plan empezó antes de que el pequeño Joseph naciera…

Mi esposa y yo solíamos ir al mercado orgánico a comprar nuestros vegetales y verdes, mientras acariciábamos su vientre y platicábamos sobre lo que escogeríamos. Él estaba comiendo indirectamente lo que ella comía, así que pensamos que sería buena idea platicar sobre lo que estábamos comiendo.

También, mi esposa y yo tomábamos un jugo verde todos los días: una mezcla de pastos verdes orgánicos, vegetales, raíces y hierbas.

Cuando Joseph nació, continuamos comiendo de esta manera. Y ahora el pequeño Joseph venía al mercado con nosotros – observaba, tomaba y tocaba los vegetales. Cuando se acercaba a los dos años, y empezaba a querer hacer cosas conmigo, le pregunté, “¿Quieres ayudar a papá a preparar una ensalada?”

Y él contestó, “¡sí!”.

Hmmmm…

Y entonces fuimos a la cocina, y lo hice tomar una lechuga, zanahoria, pepinos, pimientos verdes, cebollas, aguacates, aceite de oliva, vinagre, sal de mar y pimienta negra.

Recuerda que éstos fueron los mismos ingredientes que él me ayudó a escoger en el mercado orgánico. Los mismos vegetales que había visto desde que nació. Conocía su aspecto y sus nombres. 

Lo dejé tomar mi brazo mientras yo cortaba los vegetales y mezclaba la ensalada.

¿Y entonces? Bueno…

Este astuto plan para hacer que mi hijo quisiera comer ensalada y vegetales funcionó.

Lo más curioso es que fue de lo más fácil. Mi esposa y yo lo expusimos desde el vientre a los vegetales y jugos orgánicos, comiéndolos. Cuando nació, continuamos comiendo jugos y vegetales orgánicos, y más tarde, los compartimos con él. Lo llevamos al mercado orgánico y lo dejamos escoger los vegetales con nosotros. Lo involucramos en la preparación de alimentos y ensaladas. Y al final, es tan simple como decir que mi hijo disfruta hacer cosas con su papá.

Si tienes hijos, sabes a lo que me refiero.

Tus hijos pequeños quieren estar contigo y hacer cosas juntos. No importa qué. Algunas cosas en la vida son acerca de tiempo de calidad, pero con los niños es calidad y cantidad. Así que no es difícil entender por qué mi hijo disfruta comer vegetales y ensaladas. Sólo quiere hacer lo que su mamá y su papá hacen.

Y lo siento, pero usar el viejo “Mamá y papá pueden tomar y comer esto, pero tú no”, sólo funciona con algunas cosas, como tomar una copa de vino o disfrutar un vaso de cerveza ocasionalmente enfrente de ellos. Tampoco puedes abusar de esto enfrente de los niños. Es una semilla que puede crecer en sus mentes.

Así que el truco que use para que mi hijo quisiera comer vegetales y ensaladas es uno que cualquiera puede utilizar.

Tienes que comerte lo que hablas. Empieza y termina contigo, y hacer va a ser más saludable para todos.

Hacer que los niños quieran hacer las cosas contra tratar de forzarlos significa que tu vida será mucho más fácil…

Y más fácil significa mucho menos estresante. 😉

Fuente:MindBodyGreen