Estoy tratando de librar tu mente, pero sólo puedo enseñarte la puerta. Tú eres la que tiene que atravesarla