El Neurocientífico Miguel Nicolelis Explica Cómo Se Puede Medir El Alma Humana

Imagen

¿Cómo defines el alma?

Cuando se trata de poner este concepto en palabras, puede ser difícil llegar a una definición sucinta. ¿Serán los gestos de una persona o su naturaleza humana natural, o habrá un significado más profundo y complejo detrás?

Mientras que puede ser un reto definirlo por completo, el neurocientífico Miguel Nicolelis cree que el alma puede medirse —y es algo que puede explicar las diferencias en las creencias humanas y nuestras diferentes perspectivas en el mundo.

“Creo que la palabra alma —depende de lo que definas como alma,” dijo. “Si la defines como una aura mística que está fuera del cuerpo, no puedo medir eso. Si estás hablando de el alma como naturaleza humana, el rango de espectro de conductas y reacciones que sabemos que los humanos producen bajo ciertas circunstancias, eso sí puede medirse.”

Nicolelis explica que el cerebro crea infinitas oportunidades para medir cómo una persona reacciona ante ciertos estímulos, y al estudiar esto podemos potencialmente explicar qué nos mueve a actuar en cierta manera.

“El cerebro necesita tener una historia, necesita tener un guión lógico diciendo de dónde venimos y hacia dónde vamos,” dijo Nicoleis.

Mira este video para más sobre la teoría del alma de alguien, y cómo se relaciona con nuestro cerebro y nuestra conducta humana.

(Abajo está sólo la traducción del video; para el link del video haga click en el link en inglés del final de la página).

LA ONDA CEREBRAL — (Museo De Arte Rubin)

Randall Wolf – Cirujano

Miguel Nicolelis – Neurocientífico

¿Cómo aborda el concepto del alma?

¿Somos avatares de Dios?

M. Nicolelis – “Creo que uno de los grandes problemas que tenemos, y esto después de analizar varios libros de hecho, es el explicar el cerebro, y explicar el lenguaje de los seres humanos. El lenguaje es un campo. No resulta muy bien explicar el fenómeno neurofisiológico, porque nuestra lengua es muy categórica y tiende a clasificar objetos y cosas y todo. No tenemos palabras y sintaxis para describir eventos estadísticos o propiedades emergentes que vienen del cerebro, de la interacción de billones de células, así que nuestros pensamientos…. Es muy difícil expresar esto en un lenguaje y no por nada damos tantos premios a escritores y a poetas que pueden explicar nuestros sentimientos tan bien. Pocos de nosotros podemos hacerlo.

Creo que la palabra “alma”… depende de lo que definas como alma. Si la defines como una aura mística que está fuera del cuerpo, no puedo medir eso, no voy a hablar de algo que no puedo, desafortunadamente, cuantificar. Si hablo del alma como la naturaleza humana, como el rango o el espectro de conductas y reacciones que sabemos que los humanos producen bajo ciertas circunstancias, eso sí es medible. Esto puede creerse, en términos de la neurofisiología, como una más de estas propiedades que vienen de la interacción de estos billones de células en donde la suma de las partes es mucho más grande que las salidas individuales.

Como un concepto emergente, les puedo decir que, y de hecho hay mucha gente midiendo los efectos de larga distancia en el cerebro, midiendo campos magnéticos. Porque sabemos ahora que tu puedes tener una influencia de un grupo de células en la parte trasera de tu cerebro, en las células del frente del cerebro; y algunas de estas influencias pueden ser más rápidas que lo que calculamos que se transmite por los nervios, y la pregunta que mucha gente se hace sobre si el campo magnético que se genera en la parte posterior de la cabeza, por ejemplo, influenciaría mucho más rápido otras células en el frente del cerebro. Así que este tipo de propiedad emergente ha sido el foco de mucho trabajo.

Dios para mi es exactamente lo que traté de mencionar sobre la posibilidad de que el cerebro necesita tener una historia, un guión lógico que diga de dónde venimos y hacia dónde vamos. Algunas personas creen que venimos del Big Bang, yo soy uno de ellos; otros creen que el Big Bang se llama Dios; otros creen que no, que hay alguien 35,000 mil pies allá arriba gobernando todo el universo. Para mi esto es una prueba de que el cerebro está tratando de crear una historia. Y cada uno de nosotros tomará la historia personal, o la biología personal que se cree que se acomoda como la mejor explicación. Yo respeto todas estas explicaciones potenciales, yo tengo la mía. Así es como yo lo miro, pero no podría afirmar que somos avatares de Dios, no tengo ninguna prueba de ello.

R. Wolf —Yo soy un gran creyente del Budismo, pero no tanto como religión sino como una forma de vida. Creo que se llama religión, pero para mi el Budismo está basado donde comienza el ser humano, no idealmente, tal vez estoy equivocado pero esta es mi interpretación.

M. Nicolelis — Creo que en este caso y lo que me gusta del Budismo y de todas las demás versiones orientales de la cosmología es que… Yo estuve una vez en Japón y uno de mis amigos nos llevó a un templo y escuché algo que dijo alguien de ahí que nunca he olvidado, “sabes todos tratamos de estudiar la física del Universo, el Big Bang, las partículas elementales, pero el Universo para nosotros realmente sólo tuvo sentido cuando comenzamos a poder hablar del Universo, cuando pudimos mirarlo y sentir curiosidad por él, el Universo es lo que llevamos en nuestras cabezas.”

Por Miguel Nicolelis / 04/13/2014 / Huffpost Healthy Living


En inglés: http://www.huffingtonpost.com/2014/04/13/miguel-nicolelis-soul_n_5134943.html?ncid=fcbklnkushpmg00000030