10 Razones para incluir el betabel en tu dieta

Imagen

Los betabeles o remolachas vienen en muchas variedades diferentes, incluyendo la más popular: el betabel rojo. Pero también existen oro, amarillo, Chioggia, Cylindra y uno muy popular, el betabel azucarero. Los betabeles se encuentran en casi todas las tiendas en su forma entera (con todo y hojas comestibles) o en rodajas, en conserva, en escabeche y en frascos. Por lo general la gente no las come muy a menudo, o nunca, pero ya que hayas leído todos los beneficios que estos vegetales contienen, seguramente buscarás la forma de incluirlas en tu dieta con más frecuencia.

1-     Los betabeles no contienen grasas trans y no tienen grasas saturadas, y te llenan bastante.

2-     Los betabeles son una fuente importante de ácido fólico, que es la vitamina que ayuda al cuerpo a regenerar células.

3-     Son muy ricos en carbohidratos, por lo que proporcionan una gran cantidad de energía.

4-     Contienen una gran cantidad de magnesio, sodio, potasio y vitamina C.

5-     Sus hojas son comestibles, y contienen muchos de los beneficios del betabel.

6-     Sus hojas son conocidas por combatir el “aliento a ajo”.

7-     Estudios han demostrado que el betabel protege contra enfermedades del corazón.

8-     Contienen altas cantidades de Boro. El Boro se relaciona con la producción de hormonal sexuales humanas, por lo que los antiguos romanos los consumían con fines afrodisíacos.

9-     Limpian el cuerpo y purifican la sangre.

10-  Contienen el mismo producto químico que se utiliza para combatir la depresión, Trimetiglicina.

 

Existen muchas maneras de consumir el betabel: crudo, triturado, en rodajas, en vinagre, asados, hervidos, al vapor y en jugo. Ten cuidado con su preparación, ya que su color es tan fuerte que mancha las manos, la ropa y hasta la tabla de cortar! Para limpiarte el jugo de betabel de la piel, sólo frótala con jugo de limón. Toma en cuenta que es muy importante consumir betabel orgánico, ya que como todos los otros tubérculos, absorbe fácilmente los pesticidas de la tierra en la que se producen.