Prueba el Jugo de Cúrcuma además de delicioso es súper curativo

Imagen

 

La cúrcuma es conocida por ser una de las hierbas curativas más poderosas. Es muy buena para los huesos y las articulaciones, ya que tiene propiedades anti -inflamatorias. Además, evita que se produzca metástasis en muchas formas diferentes de cáncer.

La cúrcuma también es un desintoxicante natural del hígado y un limpiador de riñón, que acelera el metabolismo y ayuda a controlar el peso. Además de que cura y alivia las condiciones de depresión, psoriasis, daños en la piel, artritis y otros.

 

Por estas razones, la cúrcuma es omnipresente tanto en el Ayurveda como en la medicina china.

 

Aquí están los ingredientes que necesita para el jugo:

• 5-7 pulgadas de raíz de cúrcuma

• 5-7 piezas de tamarindo

• 2 limones

• miel de abeja orgánica

• agua

• una licuadora

• un colador

• un cuenco

• un frasco de vidrio con tapa

 

1. Pela la raíz de cúrcuma. Tus dedos se pondrán amarillos, pero no te preocupes, se quita con jabón para lavar platos. Si tu tabla de cortar o la mesa se manchan, ponles jabón de platos y déjalo reposar por 5 minutos, luego frota con agua y esponja. La mancha de cúrcuma desaparecerá!

 

2. Pela y vacía el tamarindo. Asegúrate de quitarle todas las raíces internas también, sólo necesitamos la pulpa.

 

3. Llena una olla grande con agua, pon la cúrcuma pelada y dejar hervir durante al menos 20 minutos hasta que el agua se vuelva de un rico y vibrante color caléndula.

 

4. Mientras hierves la cúrcuma, en una cacerola vierte 3 centímetros de agua y añade el tamarindo pelado. Revuelve la fruta con un utensilio de madera y revuélvelo con el agua para que se pueda disolver, haciendo una textura como de jalea. No deberías agregarle más agua, pero si lo ves muy seco, puedes añadir un poco.

Durante este tiempo, se empezarán a ver unas pequeñas semillas que salen, cuando la textura se vuelva suave, apagar el fuego y dejar enfriar.

 

5. Regresa al agua de cúrcuma. A estas alturas, el color deberá estar en su punto. Vierte un poco de agua fría para bajar la temperatura. Toma el agua de cúrcuma y se viértela en la licuadora con la cúrcuma. Hervimos la raíz para suavizarla y que tuviera más sabor, pero ahora está lista para mezclarse en la licuadora y obtener todavía más sabor y riqueza. Mezcla hasta que el color se vea como una brillante caléndula.

 

6. Vuelve al tamarindo en la sartén. Vierte la sustancia en el colador que se coloca en la parte superior de un recipiente pequeño para recoger el tamarindo. Mueve la sustancia gelatinosa con una cuchara para que pase la mayor cantidad posible. Sólo queremos usar las partes blanditas de la fruta, sin cáscaras ni semillas.

 

7. Vierte el tamarindo colado en la licuadora junto con el agua de cúrcuma en la licuadora y mezcla otra vez.

 

8. Ya casi está listo. Exprime los limones en la licuadora. Mezcla otra vez y después vierte el contenido de la licuadora en el frasco de vidrio. Agrega miel al gusto, cierra el frasco y agita hasta que quede bien mezclado.

 

9. Puedes conservar el jugo en el refrigerador hasta por 3-4 días. Tómalo diario!