4 Formas de usar el aceite de coco

Imagen

El aceite de coco se ha vuelto más común en el último par de años, pero las poblaciones tropicales han disfrutado de los beneficios de este aceite de gran alcance durante siglos. Desde la campaña en contra de las grasas saturadas, el aceite de coco, junto con otras grasas saturadas saludables, fue dejado a un lado. Sólo recientemente el aceite de coco  ha hecho una reaparición. Este aceite ofrece muchos beneficios de salud, ya que puede ser utilizado de varias maneras diferentes. El aceite de coco está compuesto de 92% de grasa saturada, y 2/3 de esta grasa saturada está en forma de ácidos grasos de cadena media. Este tipo de ácido graso es utilizado rápidamente por el cuerpo como energía. Un poderoso componente del aceite de coco es el ácido láurico, que tiene fuertes propiedades fungicidas y antimicrobianas.

A continuación presentamos sólo algunas de las muchas maneras en las que puedes utilizar el aceite de coco y mejorar tu salud

1. Aplícalo en la piel

El aceite de coco es un excelente humectante para la piel, además de que contiene varias características que ayudan a nutrirla y sanarla. Tiene propiedades antibacteriales que pueden ser utilizadas en el tratamiento del acné, además de que es una solución mucho más natural y económica que todas las opciones de productos y tratamientos anti-acné que existen en el mercado. Además, las propiedades antioxidantes del aceite de coco ayudan a proteger la piel del daño que causan los radicales libres en la exposición al sol.

2. Úsalo como un acondicionador pre-lavado

El aceite de coco es un gran tratamiento capilar, y ayuda a humectar el cuero cabelludo seco. El aceite de coco ayuda al cabello a mantener su humedad natural y lo hace más fuerte. Para una mascarilla de acondicionamiento profundo, aplico un poco de aceite en tu cuero cabelludo, cepíllalo para esparcirlo uniformemente y deja reposar por 5 minutos. Después lava tu cabello de forma normal.

 

3. Cocina algo delicioso

El aceite de coco es un aceite de cocina fantástico, ya que es estable y puede soportar altas temperaturas. Los aceites vegetales normales se oxidan rápidamente y se vuelven rancios a altas temperaturas. Experimenta utilizando aceite de coco para saltear, hornear o asar.  Le da a los alimentos un rico sabor, combínalo con vegetales, pescado o pollo, o también crudo en smoothies o avena.

4. Balancea tu digestión

Si sufres de malestares digestivos ocasionales, o de problemas digestivos severos y crónicos, el consumo de aceite de coco puede ayudar. Es bueno para mejorar condiciones como la cándida, ayuda a la digestión, y sus ácidos grasos ayudan al cuerpo a absorber otros nutrientes.

Cuando compres aceite de coco, asegúrate de que sea aceite de coco sin refinar, orgánico y prensado en frío.